«Consolad, consolad a mi pueblo» (Is 40,1)

Mons. Joan E. Vives             1.- ¡El Señor llega! Él viene de nuevo a «consolar a su pueblo», según la profunda expresión del profeta Isaías: «Consolad, consolad a mi pueblo» (Is 40,1), con la que también comienza el famoso Oratorio del Mesías de G.F. Händel (1685-1759). Es Adviento. Dios envía a su Hijo para consolarnos. ¡Y necesitamos tanto el consuelo de Dios! Velemos, esperémosle, abrámosle nuestras vidas para que las llene de consuelo, de perdón, de luz, de paz, y para que nos una a Él para servir, haciendo en todo la voluntad del Padre. «Mira, estoy de pie a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo» (Ap 3,20). El Señor viene con el don de la consolación y la misión de consolar a los demás. Para hacer experiencia de la consolación se requiere un corazón abierto, el corazón de los pobres en el espíritu (cf. Mt 5,3), y no el corazón cerrado de los injustos. «La consolación es don y es servicio. Para ser consolado es necesario reconocer estar necesitado… Sólo así el Señor viene, nos consuela y nos da la misión de consolar a otros. Y no es fácil tener el corazón abierto para recibir el don y hacer el servicio, las dos alteridades que hacen posible la consolación», explica el Papa Francisco.

2.- En este domingo en el que empezamos a proclamar un nuevo ciclo de lecturas bíblicas dominicales, valoramos la siembra oportuna, paciente y constante de la Palabra de Dios que el Sembrador Jesús va realizando cada vez que nos reunimos para la fracción del Pan. Por eso los Obispos de Cataluña, a propuesta de la Asociación Bíblica de Cataluña, pedimos que en este domingo de la Palabra se dé mayor relieve a la Liturgia de la Palabra y al libro de los Evangelios del que vamos extrayendo nuestra fuerza y ​​la presencia del Señor, que nos habla atento y fiel, por la fuerza del Espíritu Santo. Los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica son los verdaderos discípulos de Cristo. El Papa Francisco recientemente ha dicho: «Escuchar y poner en práctica la Palabra, esto es la vida cristiana, y nada más. Es bien sencillo. Quizá nosotros lo hemos complicado, con muchas explicaciones que nadie entiende, pero la vida cristiana es esto: escuchar la Palabra de Dios y practicarla». Amemos, pues, la Biblia, leámosla, recémosla, que nos acompañe siempre y que aprendamos fragmentos de memoria para que den sentido y luz a nuestra vida, y estén siempre en nuestro corazón.

3.- También en este tiempo de Adviento fijamos la mirada sobre la Virgen María Inmaculada, aquella joven de Nazaret, humilde y sin pecado, toda pura, toda de Dios, que escuchaba y ponía en práctica lo que venía de parte de Dios. Y que cuando se le pidió que fuera la Madre del Redentor, no dudó en ningún momento, y ofreció su sí, generoso, disponible, lleno de fe y de caridad para con el pueblo santo y con toda la humanidad necesitada de redención. Ahora se lo agradecemos, sabiendo que Ella es «el honor de nuestro pueblo», la fiel esclava del Señor, la que todas las generaciones proclamamos bienaventurada, porque el Señor obra maravillas por Ella, porque ha hecho posible la Encarnación del Hijo de Dios. Teniendo los ojos fijos en la Madre celestial Inmaculada, preparémonos para la fiesta de Navidad, con la oración, la reconciliación sacramental, la penitencia, la lectura de la Palabra de Dios y la caridad solidaria con los pobres y los que nos necesitan. Busquemos la paz y hagamos las paces si tenemos algún rincón oscurecido por las heridas de la vida… Dios llega, con su consuelo. ¡Abrámonos con humildad a su gracia! ¡Feliz Adviento!

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 361 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).