Cáritas Aragón atendió a cerca de 30.000 personas durante el año 2016

La organización de la Iglesia católica pone de manifiesto su labor en pro de la acogida en estos “difíciles momentos donde ha crecido la desigualdad social y se agrava la situación de las personas en riesgo de vulnerabilidad”.

El número de personas que han sido atendidas en los distintos servicios de acogida de Cáritas Aragón durante el pasado año, 2016, ha sido de 29.627 personas, habiéndose invertido un total de 11.984.002,38 euros en acciones de lucha contra la pobreza y la exclusión social. En números absolutos es evidente un descenso conforme a las cifras del año pasado (32.664 personas y unos 12.126.284,21 euros). Pero la realidad es muy diferente. Cáritas no constata una mejoría en la situación de las personas a las que atiende.

Durante el último año se ha seguido intensificado la gravedad de las situaciones de las familias y personas acompañadas, por lo que la acción social de Cáritas se ha dirigido a compensar la precariedad de sus condiciones de vida. “Esta memoria me permite constatar, una vez más, la delicada atención y el seguimiento sistemático que Cáritas ofrece a las personas y a las familias necesitadas no sólo de pan, de techo, de vestido… sino también de dignidad y de respeto”, apunta el obispo responsable de Cáritas Aragón, don Ángel Pérez Pueyo.

Crecimiento económico y deterioro social

Carlos Sauras, presidente de Cáritas Aragón, reflexiona sobre el servicio de esta organización de la Iglesia Católica y habla de crecimiento económico y deterioro social: En el Informe sobre la situación económica y social de Aragón en 2016, se ponían de manifiesto algunas tendencias positivas en nuestra comunidad. Algo que aporta esperanza en el futuro, lo que resultaba muy difícil durante los años más duros de la crisis.

Entre los problemas que se apuntan está el crecimiento de los contratos a tiempo parcial, sobre todo en las mujeres. Más del 50% de estos trabajadores desearían encontrar empleo a tiempo completo. Por otra parte, nuestra comunidad, como otras regiones de España, tiene un grave problema de pérdida de población y de envejecimiento. En 2016 todas las comarcas aragonesas perdieron habitantes.

En la Memoria de Cáritas Aragón del 2016, así como en la Memoria confederal de Cáritas Española, se refleja esa mejoría, en cuanto que ha descendido el número de personas atendidas.

Más recursos

Al mismo tiempo, se constata que ha sido necesario dedicar más recursos económicos y más agentes de Cáritas –voluntarios y técnicos- por la sencilla razón de que las personas atendidas presentan un mayor grado de deterioro. Se trata de personas que ya estaban mal antes del inicio de la crisis, antes del 2008, y otras muchas que han visto agravada su situación tras años de paro y precariedad. Se trata de una sociedad herida y con mayor desigualdad.

Las personas a las que la mejoría no ha alcanzado se encuentran con una pobreza más intensa. Quienes siguen estando necesitados son algo menos en número pero más pobres.

En la última Asamblea General de Cáritas Española se hacía un llamamiento a la ciudadanía a tomar conciencia de las zonas de sombra en las que permanecen muchos ciudadanos, cuando un sector de la sociedad parece recrearse en la salida de la crisis y el cambio de tendencia económica. La Fundación FOESSA constataba recientemente que 7 de cada 10 hogares no percibían todavía que los efectos de la recuperación económica les hayan llegado. Muchas familias siguen padeciendo las consecuencias de unas condiciones de precariedad que, como viene alertando Cáritas desde hace tiempo, son el resultado directo del modelo socioeconómico imperante.

La Memoria de Cáritas Aragón pone de relieve el esfuerzo de los voluntarios y de los trabajadores de esta institución de la Iglesia para acompañar a cuantos se encuentran en la pobreza y acuden en busca de ayuda. Ese apoyo solidario en el que se vuelcan todos los que participan en las seis Cáritas Diocesanas aragonesas.

(Iglesia en Aragón)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41517 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).