Educación emocionada

Mons. Jesús Sanz          Hemos tenido en Oviedo un Congreso importante de las Escuelas Católicas. Fueron casi 1600 participantes de toda España de las diversas instituciones docentes que, con un ideario eclesial, llevan adelante esta apasionante tarea de educar desde una perspectiva cristiana. El lema del encuentro fue: “Emociona”.

Jesús vivió emociones en el puñado de años que compartió con los que se cruzó en su vida. Emocionado vio jugar a unos niños y sacó lección de su inocente espontaneidad. Emocionado verá echar los dos reales de todo lo que tenía a aquella anciana que fue al Templo a orar. También le emocionaron los tragos duros de la vida que te rompen en llanto, como aquella viuda y madre que con lágrimas iba a enterrar a su hijo único, o el sollozo de una pobre mujer que iban a lapidar hipócritamente a pleno día quienes de ella abusaron en la noche de su clandestinidad. Jesús se emocionó mirando a Nicodemo con sus inquietudes nocturnas, a la Samaritana con su sed y sus trampas, a Mateo en su mostrador de recaudaciones, a Zaqueo encaramado en el árbol de sus corrupciones, a Bartimeo con toda su ceguera. Tantos rostros de pobreza con todas sus hambres, de soledad con sus desprecios, de búsqueda sincera y confusa en la muchedumbre anónima. Con todos se encontró Jesús, emocionado.

No hubo sol que amaneciera que no le sorprendiese rezando a su Padre. No hubo atardecer que no tuviera a la luna como cómplice de su plegaria discreta. Así cuando se extasió con los lirios del campo, los pájaros del cielo, viendo en ellos la belleza que no es prestada ni postiza, sino la que engalana sin caducidad el alma. Cuántas emociones tuvo Jesús, cuántas nos enseñó el Maestro, teniendo como texto el libro de la vida. La ternura en todas sus formas, la bondad en todos sus pliegues, la verdad que nos hace libres, la paz que levanta puentes, la misericordia que nos perdona, la gratitud que nos ensancha la mirada, la fe que nos hace hijos, el amor fraterno que nos hermana, la esperanza que nos asoma a un venidero mejor mañana.

Nuestro mundo vive demasiado apagado por emociones falsas que no se corresponden con la verdad de lo que el corazón nos exige en el cumplimiento que no tiene nuestra medida interesada, ni responde a nuestra pretensión mezquina, ni nos permite volar con nuestra alicorta mirada. Necesitamos la emoción que nos conmueva, la que es capaz de despertar lo bello, lo bondadoso y lo verdadero, precisamente en un mundo que cultiva con esmero, tramposa financiación y tecnología punta, lo que es zafio y grosero, lo que pervierte e insidia y lo que se canjea al precio de cualquier mentira.

La escuela católica tiene este reto y se reconoce en este desafío: saber emocionar poniendo en movimiento y posibilitando un encuentro con Dios que cambia la vida. Esto supuso el paso de Jesús en los entresijos cotidianos de cuanto veía, tocaba, acompañaba, brindando con los gozos de la mejor alegría o sollozando con las lágrimas de todos los llantos. Nada le resultó ajeno, ni fuera de lugar, sino que la vida misma se tornó en un divino pretexto para contar la más hermosa historia de parte de Dios, esa que supo a lo que sabe una Buena Noticia.

Educar con la emoción cristiana tiene que ver con la responsabilidad que todos nosotros como Iglesia tenemos delante: en la familia, en las comunidades cristianas, en la escuela. Tres engarces distintos pero inseparables para ofrecer la pasión con la que los cristianos queremos educar acompañando a la generación que se nos ha confiado en el tiempo donde cumplimos los años y el espacio por donde pasa la vida.

 

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

 

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 371 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.