“No de palabra y de boca, sino de verdad y con obras”

Mons. Rafael Zornoza           Este domingo celebramos el Día de la Iglesia Diocesana. Esta familia donde cada uno tiene su puesto hace un servicio inigualable manifestando a las distintas personas –como se ve en tantas campañas que emprendemos a favor de los pobres, misiones, etc. — que nos hemos propuesto amar “no de palabra y de boca, sino de verdad y con obras”, como nos recuerda San Juan. ¿A que se dedican los recursos de la Iglesia?

Desde el año 2007, por la modificación en el Sistema de Asignación Tributaria que se firmó entre el Estado Español, la Iglesia española presenta la Memoria de Actividades ante el Ministerio de Justicia. En esta Memoria se detalla una parte de la inmensa labor de la Iglesia, hecha por una auditora independiente de prestigio mundial, se constata que a Iglesia católica ofrece 47 millones de horas anuales de actividad pastoral; 6.298 centros para mitigar la pobreza; 230.000 bautizos y más de 240.000 primeras comuniones; 13.000 misioneros en 129 países de los 5 continentes; más de 211.000 personas acompañadas en hospitales. La actividad celebrativa (bodas, comuniones y bautizos) supone un impacto socio económico de casi 5.000 millones de euros en el Producto Interior Bruto (PIB) de España y la creación de 62.382 empleos totales generados, según un estudio de la consultora KPMG. Dentro de las actividades asistenciales de la Iglesia se incluyen sus acciones de promoción del empleo, de lucha frente a la pobreza, contra la violencia de género, su trabajo con los inmigrantes, con la infancia y los jóvenes. “La Iglesia devuelve a la sociedad en materia asistencial casi tres veces más de lo que recibe”. El dinero que ingresa la Iglesia a través de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), junto a la aportación de los fieles, permite el sostenimiento de las actividades de las más de 23.000 parroquias que existen en las 70 diócesis españolas. En ellas se celebran 9,5 millones de eucaristías al año a las que asisten más de 10 millones de personas. Esto supone el 0,47 por ciento del PIB.

Concretamente nuestra diócesis sirve a los fieles en 115 parroquias atendidas por 151 sacerdotes, en las que voluntariamente trabajan 1.700 catequistas. Se han realizado el año pasado 4.563 bautizos y 5.660 primeras comuniones; 1.362 confirmaciones y 1.079 matrimonios. Son incontables las reuniones, catecumenados, acciones caritativas, momentos de convivencia que se realizan en ellas. En la línea de la nueva evangelización estamos desarrollando iniciativas pioneras, como la Escuela de Evangelizadores, Escuelas de Discipulado para adultos y jóvenes; métodos de nueva evangelización, como Cursos Alfa, Cenáculos, Oratorios infantiles, Proyecto Centinelas, Lifeteen, etc. Hemos de ser solidarios y apoyar con nuestros bienes la actividad de la Iglesia, que, por otra parte, tiene tanta repercusión social. “Cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mi me lo hicisteis” (Mt 25,40).  Por la nueva “Ley de Mecenazgo”, a partir del 1 de enero, por el régimen de desgravaciones y donativos, un donativo, por ejemplo, de 150€ desgrava 112’5€. Así, quizás, podemos aportar más y que se beneficien muchos. En efecto, “Somos una gran familia CONTIGO”, como dice el lema de esta campaña. Con tu ayuda la Iglesia –todos nosotros—, podemos cumplir la misión que nos ha confiado el Señor; y, sobre todo, vivamos unidos, en comunión de fe, esperanza y amor, como hermanos discípulos que siguen a Jesús mostrando el camino de la vida.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 325 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.