Día de la Iglesia Diocesana 2017 – “Somos una gran familia contigo”

Mons. Jesús Murgui      Estimados hermanos y hermanas: Celebramos el Día de la Iglesia Diocesana y lo hacemos con el lema “Somos una gran familia contigo”.

Llamar a la Iglesia familia es algo profundamente enraizado en la Sagrada Escritura. Efectivamente en ella se llama a Dios, Padre, elemento principal e insustituible en toda familia naturalmente constituida. Y al mismo tiempo, para describir como es el amor de Dios sobre nosotros el profeta Isaías echa mano del amor de una madre: «¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella llegase a olvidarse, yo no te olvido.» (Is. 49, 15)

Un elemento imprescindible para que exista un buen ambiente familiar es la
calidez. En la familia uno ama y es amado. Contamos por supuesto con el amor
de Dios que nos ama con amor paternal y maternal a cada uno de nosotros. Lo
que se nos recuerda en este día es la necesidad de que nos sintamos amados
unos por otros entre los hermanos, hasta el punto de que en esta familia nadie
se sienta extraño, porque todos somos hermanos y partícipes de un mismo
hogar. Como dice el Concilio Vaticano II en “Gaudium et Spes” 24, Dios “ha
querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con
espíritu de hermanos”. Y como afirma en “Lumen Gentium” 1: “La Iglesia es en
Cristo como un sacramento, signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de
la unidad de todo el género humano”. La Iglesia, familia de los Hijos de Dios,
instrumento, signo de la unidad de la familia humana.

Así son pertinentes las preguntas que se hacia el papa Francisco en una de sus
catequesis:

“Preguntémonos hoy: ¿Cuánto amo a la Iglesia? ¿Rezo por ella? ¿Me siento
parte de la familia de la Iglesia? ¿Qué hago para que sea una comunidad donde
todos se sientan acogidos y comprendidos, que sientan la misericordia y el amor
de Dios que renueva la vida? La fe es un don y un acto que nos toca
personalmente, pero Dios nos llama a vivir nuestra fe juntos, como una familia,
como Iglesia.”

Vivamos la fe juntos, como una familia, en comunidad. Vivamos la fe en
comunidades y parroquias acogedoras, familiares, abiertas y misioneras; quizás
avanzar en esto nos suponga un esfuerzo de conversión, adquiriendo la
mentalidad y los sentimientos de Cristo. Crezcamos, así, en conciencia
diocesana, en sensibilidad y comunión eclesial.

Recuerda: La Iglesia sin ti, sin mí, está incompleta. Somos necesarios en esta
familia.

Con mis saludos y mis mejores deseos para todos. Dios os bendiga.

+ Jesús Murgui Soriano
Obispo de Orihuela-Alicante

 

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 150 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979. Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca. El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.