Llamados a construir la Familia de Dios

Mons. José Mazuelos            Queridos hermanos en el Señor,      “Somos una gran familia contigo” nos dice el lema de la Iglesia Diocesana. Somos la Familia de Dios, hijos de un mismo Padre, hermanos todos en Jesucristo, y todos animados por un mismo Espíritu.  Decirnos hermanos es darnos mutuamente el mayor título de gloria.  Para algunos, la Iglesia es una asociación, una organización, una institución. Tendrá, si queremos, esos elementos accesorios. Pero la Iglesia es, ante todo y sobre todo, la Familia y el Pueblo de Dios.  Y somos una gran familia que tuvo su origen en la Cruz, en el costado traspasado de Jesús, del que fluye sangre y agua, símbolos de la Eucaristía y del Bautismo. Allí Jesús nos hizo hermanos suyos, nos dio a su Madre y nos hizo a todos hijos adoptivos de Dios.

La Iglesia, por tanto, nace de la voluntad de Dios de llamar a todos los hombres a la comunión con Él, a su amistad y a la participación a la misma mesa, en la que les distribuye un Pan, que es el Pan de Vida y el Vino más generoso, que es la Sangre de su mismo Hijo, dado como prenda de salvación eterna. Y es la participación en la mesa eucarística la que nos llama a vivir nuestra fe juntos, como una familia, en la que se ama y se es amado, ya que todos somos llamados a participar por la acción del Espíritu Santo, en su misma vida divina.

Y es la participación en la vida divina la que nos convierte en portadores de Dios, mensajeros de paz y de alegría; llamados a llevar con Jesucristo a todos los hombres la salvación que esperan para poder así  formar parte de esta familia de Dios a la que todos están invitados, pues es voluntad del Padre Dios la salvación de todos los hombres.

Y para construir y vivir la familia de Dios viene este día de la Iglesia Diocesana en el que ponemos de manifiesto la vivencia de fe de los cristianos que caminamos en esta Diócesis de Asidonia-Jerez, preocupados en la edificación de la casa en la que se viva el servicio a Dios y a los hombres.

Como buenos hijos de María, Madre de la Iglesia, se nos invita a abrir el corazón a Jesús para hacer crecer en nuestra vida el amor, la verdad y sobre todo el servicio a los más necesitados. Se nos invita a vivir la experiencia de pertenecer a esta familia aportando nuestra oración, trabajo y dedicación en las distintas tareas parroquiales o institucionales, así como prestando nuestra ayuda económica para el sostenimiento de los sacerdotes, de la evangelización, de la catequesis, de las actividades pastorales, de la construcción y restauración de templos y de la atención a los más pobres y necesitados.

Con esta carta os animo vivamente a que colaboréis para que nuestra Iglesia de Asidonia-Jerez pueda ser esa gran familia que tiene las puertas abiertas para acoger a todos y cumplir fielmente su misión de hacer presente el amor de Dios a todos los hombres.

Como obispo os agradezco de corazón vuestra entrega personal y vuestra generosa colaboración económica.

+José Mazuelos Pérez

Obispo de Asidonia-Jerez

 

Mons. José Mazuelos Pérez
Acerca de Mons. José Mazuelos Pérez 46 Articles
Nace el 9 de Octubre de 1960 en Osuna (Sevilla). Tras cursar estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad Hispalense, obtiene en Junio de 1983 el título de licenciado en Medicina. Ejerce como médico en su pueblo natal y, durante su servicio militar en la Armada, en el Hospital Militar de San Carlos de San Fernando (Cádiz). En Octubre de 1985 ingresa en el Seminario de Sevilla, donde cursa los estudios eclesiásticos. El 17 de Marzo de 1990 es ordenado sacerdote en la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios de Sevilla, y es nombrado párroco de la Parroquia S. Isidro Labrador del Priorato en Lora del Río (Sevilla), donde permanece hasta Septiembre de 1993, que es enviado a realizar estudios en Roma. En el año 1995 obtiene la Licenciatura en Teología moral en la Academia Alfonsiana - Universidad Lateranense de Roma. En el 1998, en la misma Universidad, defiende la tesis: “Posibilidad y significado de una bioética mediterránea. Estudio comparativo de los modelos bioéticos de D. Gracia y H.T. Engelhardt”, obteniendo el título de doctor en Teología Moral. También, durante su estancia en Roma, realiza el Curso de Perfeccionamiento en Bioética en la Facultad de Medicina Gemelli y colabora en la parroquia de Santa Francesca Cabrini de Roma. En Octubre de 1998 es nombrado Párroco de Santa María de las Nieves de Benacazón y Subdirector del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla. En Octubre del año 2000 es designado Director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla, Delegado de Pastoral Universitaria y Director Espiritual de la Hermandad de los Estudiantes de la Universidad Hispalense. El 27 de Abril de 2002 es nombrado Canónigo Penitenciario de la Iglesia Catedral de Sevilla y posteriormente miembro del Colegio de Consultores. Desde su doctorado ha realizado labores docentes como Profesor de la Licenciatura en Moral de la Facultad de Teología de S. Dámaso de Madrid. Profesor auxiliar de la Facultad de Teología Redemptoris Mater del Callao (Perú). Profesor del Instituto Superior de Ciencias Teológicas de Jerez donde, desde su fundación, realiza su docencia como profesor de Teología Moral. Es también Consultor de la Subcomisión de Familia de la Conferencia Episcopal Española. Ha dado diversos cursos, conferencias y seminarios de formación sobre temas de bioéticas a sacerdotes y seglares en diferentes diócesis de España y del extranjero. Se destacan algunas de sus publicaciones tanto en revistas como en obras colectivas: Reflexiones sobre la eutanasia, Isidorianum 16 (1999) 457-488. El problema del inicio de la vida humana y su tutela en el tercer milenio, Burgense 2 (2000) 517-534. Fundamentos y contenidos de la cultura de la vida en el Magisterio de Juan Pablo II, Burgense 45/2 (2004) 465-486. Iglesia y cultura de la vida: retos de la bioética, Asidonense 1 (2008). Reconocimiento de la dignidad personal en la procreación y el origen, en la enfermedad y el final de la vida, en CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, Bioética: Reconocimiento de la persona, Madrid 2002, p. 29-53. La fe cristiana fundamento de una educación sexual responsable, en ARZOBISPADO DE SEVILLA, La formación humana en la vida y ministerio del sacerdote, Sevilla 2002, p. 155-169. Libertad de investigación y respeto a la vida, en J.J. PÉREZ-SOBA (Ed.) Para ser libres nos ha liberado, Madrid 2003, p. 204-220. Metabioética y Relación Médico-enfermo, en C. SIMÓN (dir), Diccionario de bioética, Monte Carmelo, Burgos 2006. La vida humana naciente: clarificación y juicio moral, en J. RICO PAVÉS (dir.), La fe de los sencillos. Comentario a la Instrucción Pastoral Teología y secularización en España, En prensa.