Sé valiene, la misión te espera – DOMUND, 22 de octubre 2017

Mons. Francisco Chaves           El papa Francisco, en la jornada de este año, nos propone tres preguntas: ¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la
misión?

Quiero también con el papa Francisco compartir mi pasión por el anuncio de Jesucristo que hacen los misioneros y que llamamos a todos a que sean valientes y no se queden cómodamente en su sillón diciendo que como todo está mal no podemos hacer nada.

1. ¿Cuál es el fundamento de la misión? Sin lugar a dudas Jesús que nos invita a ir por el mundo entero y proclamar la alegría de la salvación. Tenemos que ser valientes para anunciar a todo el mundo la alegría de que Cristo vive y nos llama
a que la gente conozca a Aquel que tiene el Corazón abierto y nos llama a colaborar con Él en la redención del mundo. El fundamento de la misión, el cimiento es la llamada del Señor a que tenemos que ir con valentía hasta los últimos confines
del mundo a decirles a todos que perderse a Jesucristo es perderse lo mejor de la vida, lo que más anhela la humanidad, la salvación que tanto necesita nuestra gente y nuestros pueblos, porque dar a Cristo, con Él damos todo: paz, fraternidad,  justicia, promoción humana, servicio a los pobres, educación.

2. ¿Cuál es el corazón de la misión? No existe misión sin misioneros. El corazón de la misión es siempre las personas que son capaces, seducidos por Cristo de decirle al mundo “cómo sabe Dios, cómo es el Amor transformador de Cristo capaz de
ir hasta el último rincón de la tierra para anunciar la Buena Noticia de la redención”. El corazón de la misión es Cristo, anunciado con la vida de los misioneros. Sin esta Iglesia en salida, sin estos hombres y mujeres que son lo mejorcito de la humanidad
por su entrega y generosidad no se cumple el corazón de la misión.

3. ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión? La misión es vida y tiene como centro a Cristo como Verdad y Vida que sigue conquistando corazones valientes para decirle a la humanidad desgarrada y cerrada en egoísmo que es necesario llevar el tesoro que es Cristo y que llevamos en vasijas de barro a una humanidad
que se muere de sed, de esperanza, que se desangra en guerras y conflictos y que no encuentra caminos de salida sin Cristo, camino de la vida verdadera.

Un año más animo a los párrocos, a los catequistas, a los que tienen corazón
misionero a echar el resto, a no cansarse de estar ahí trabajando con los misioneros
para anunciar que Jesús vive. Sed generosos con las colectas.

† Francisco Cerro Chaves,
Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.