Las misiones en el corazón

Mons. Jaume Pujol           Se cuenta que un pobre ciego permanecía sentado mucho tiempo en una acera pidiendo ayuda a los transeúntes y apenas si la obtenía. ¿Cómo es que no se apiadaban más de él si tenía junto a sí un letrero que decía «Soy ciego, ayúdeme»? Entonces pasó un publicista, se fijó en el cartel, le dio la vuelta y escribió en su anverso: «Hoy es primavera y no puedo verla». Los donativos se intensificaron.

Los lemas siempre ayudan cuando se trata de enviar un mensaje. El DOMUND cada año tiene uno, y el de la Jornada de este año, 22 de octubre de 2017, es «La misión en el corazón de la fe cristiana».

Lo ha elegido el Papa Francisco y creo que reúne dos pensamientos en uno: primero que la Iglesia tiene a todos sus misioneros muy cerca del corazón, le son muy queridos; piensa en estos hombres y mujeres generalmente jóvenes que se han exiliado voluntariamente de su patria y de su cultura para ayudar a otras personas a las que no conocían y con las que acaban identificándose.

El segundo es que la misión no es una actividad más que hace la Iglesia sino que es su razón de ser: evangelizar, mostrar la fuerza transformadora del Evangelio.

El Papa Francisco ha escrito, en la presentación de esta Jornada, que la misión no es la propagación de una ideología religiosa ni de una ética sublime, sino un encuentro con Cristo.

Haciendo referencia a una encíclica de su antecesor, Benedicto XVI, titulada «Dios es amor» (Deus caritas est), afirma: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y con ello una orientación decisiva».

La misión tiene esta raíz espiritual y este sello evangélico, y esto hace que no sea una ONG más, pero no rehúye, sino al contrario, hacer una inmersión en los problemas materiales y de todo tipo de las personas a las que sirve.

Hoy celebramos la 91 Jornada Mundial de las Misiones. Durante estos años, y en siglos anteriores, los misioneros han dejado a sus familias para vivir en tierras muchas veces lejanas y compartir con sus habitantes las alegrías y las penas. Han fundado dispensarios, han ayudado en proyectos agrícolas, artesanales y educativos y han acompañado a la población, sin distinción de razas, patrias ni religiones, a lo largo de sus vidas. Y por encima de todo, han dado testimonio sencillo de vida cristiana. Por todo ello los tenemos en el corazón.

+ Jaume Pujol

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.