“La Diócesis en salida misionera”

Mons. Carlos Escribano       En este nuevo curso 2017-2108 comienza a caminar la Misión en nuestra Diócesis, para dar un fuerte impulso al proceso de discernimiento y conversión
pastoral a la luz de Evangelii Gaudium, y proseguir con la renovación de nuestra Iglesia de Calahorra y La Calzada-Logroño, promovida a raíz de la celebración del Sínodo Diocesano.

La Iglesia nació de la evangelización y su fin es evangelizar. Y esto queremos seguir haciendo, porque, de no hacerlo, no seríamos ni buenos cristianos,ni misioneros de la Buena Nueva del amor de Dios que da la vida en plenitud.

Es cierto que en este momento nos enfrentamos a una situación totalmente inédita en la historia de la Iglesia, marcada por la secularización, la indiferencia religiosa y el cansancio de la fe. Se trata de un cambio de época de tal envergadura, que nos
impone un cambio a nivel personal e institucional de igual proporción, en consonancia y comunión con la llamada a la conversión pastoral y personal que nos
hace el Papa.

“La Diócesis en salida misionera”

Sabemos que la Iglesia es misionera cuando abre nuevos caminos al Evangelio,
y es verdaderamente Madre cuando inicia en la fe a nuevos cristianos. En esto
consiste la Misión, en evangelizar con entusiasmo apostólico y en apostar con
audacia por nuevas formas de dar testimonio de Jesucristo, para que su vida y mensaje arraiguen hondamente en el corazón del hombre de hoy.

Queridos cristianos de La Rioja, vuestro obispo necesita de todas vuestras manos
y todas vuestras fuerzas, para dar un fuerte impulso a la Misión. Todos podemos
aportar lo mejor de nosotros mismos para colaborar en las acciones programadas
para los próximos cursos, que se centrarán en los aspectos fundamentales del
primer anuncio de Jesucristo y su Evangelio.

Una pieza clave de la Misión será la formación de los discípulos misioneros
(sacerdotes, religiosos, catequistas, padres, educadores…), llamados a hacer
nuestro el mismo estilo de Jesucristo en su trato con los hombres necesitados de
misericordia, curación, perdón, pan y palabras de vida eterna. La Iglesia te necesita,
¿qué estás dispuesto a dar de tu persona y de tu tiempo a la Misión?

Sentando las bases de la Misión

Para promover el itinerario de la Misión a lo largo de los próximos cursos, se va
a constituir una Comisión Diocesana, a la que se irán incorporando un buen
número de sacerdotes, religiosos y laicos, responsables de poner en marcha el
Plan de la Misión en sus distintas áreas.

En este curso queremos comenzar asentando las bases de la Misión, para que
sean fuertes sus cimientos espirituales, teológicos, pastorales y personales. Por eso,
dedicaremos todo este primer curso al diseño de la Misión y a la distribución de
responsabilidades en el Pueblo de Dios, así como a la primera fase de motivación en
los Consejos Diocesanos, arciprestazgos, parroquias, asociaciones y movimientos
laicales.

Partimos de una convicción, la misma que motivó la primera salida misionera de los Apóstoles en Pentecostés. La Misión necesita un intenso clima de oración y de confianza plena en el Espíritu Santo, que nos ayudará a no replegarnos en los cuarteles de invierno, para ser en verdad una Iglesia en salida centrada en lo esencial, es decir, en Jesucristo. Pidamos con insistencia al Señor que nos conceda la gracia, de que en cada cristiano nazca un misionero, y en cada parroquia resurja la Misión.

Con mi bendición:

+ Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

 

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 210 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.