25 años del Catecismo de la Iglesia Católica

Mons. Joan E. Vives            Hace 25 años, el 11 de octubre de 1992, el Papa S. Juan Pablo II, con «Fidei depositum», aprobaba y regalaba a la Iglesia «El Catecismo de la Iglesia Católica», uno de los textos más importantes que dimanan del Concilio Vaticano II, que expresa y formula el tesoro de la fe de la Iglesia. En tiempos difíciles de «dictadura del relativismo» (Benedicto XVI) el Catecismo ha sido y es el lugar de referencia de la fe de la Iglesia y regla segura de sus enseñanzas.

El Catecismo fue fruto de una amplísima cooperación. Su redacción duró 6 años por parte una Comisión que presidió el Cardenal Joseph Ratzinger y que elaboró el texto, ponderó las modificaciones y examinó las observaciones de numerosos teólogos, exegetas, expertos en catequesis, y, sobre todo, de los obispos del mundo entero. Se puede decir que el Catecismo fue el fruto de una colaboración de todo el Episcopado de la Iglesia Católica, y atestigua así la naturaleza colegial del episcopado y la catolicidad de la Iglesia.

Presenta con fidelidad y de modo orgánico la doctrina de la Sagrada Escritura, de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, así como de la herencia espiritual de los Padres y Santos. Tiene en cuenta, también, las declaraciones doctrinales inspiradas por el Espíritu Santo e ilumina con la luz de la fe las situaciones nuevas y los problemas que en otras épocas no se habían planteado aún. Tiene 4 partes: CredoLiturgia, con los sacramentos en primer lugar; el Actuar cristiano, expuesto a partir del Decálogo; y, por último, la Oración cristiana. Las cuatro están relacionadas entre sí: el misterio cristiano es el objeto de la fe (1ª parte); ese misterio es celebrado y comunicado en las acciones litúrgicas (2ª parte); está presente para iluminar y sostener a los hijos de Dios en su obrar (3ª parte); inspira nuestra oración, cuya expresión principal es el «Padre nuestro», y constituye el objeto de nuestra súplica, nuestra alabanza y nuestra intercesión (4ª parte).

Los Obispos de Cataluña decíamos en el documento «Transmitir el tesoro de la fe» (2013) que los esfuerzos realizados por comunicar el Evangelio y educar la fe de la manera que en cada momento ha parecido más adecuada han sido muy importantes en Cataluña y han contado con el servicio generoso de muchos cristianos. A la hora de un balance, algunos podrían hacer suya la lamentación de Simón: “Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada” (Lc 5,5). Hoy no sólo palpamos la dificultad de transmitir la fe, sino que además nos preguntamos qué es lo que no hemos hecho bien, porque el testimonio y el anuncio tantas veces realizados, parecen infructuosos. Sin embargo, lejos de caer en la inacción o el pesimismo, seguimos sintiendo que la misión encomendada por Jesús a su Iglesia está muy viva y que ésta, lejos de ninguna ambición terrenal, “sólo desea una cosa: continuar, bajo la guía del Espíritu Defensor, la obra misma de Cristo que vino al mundo para dar testimonio de la verdad, para salvar y no condenar, a servir y no a ser servido” (GS 3).

Renovemos la acogida del Catecismo con espíritu de comunión y usémoslo asiduamente para anunciar la fe. Es texto de referencia seguro y auténtico para la enseñanza de la doctrina católica, y sobre todo para la elaboración de los catecismos locales. Se ofrece a todo hombre que nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros (cf. 1Pe 3,15) y que desee conocer lo que cree la Iglesia católica.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 384 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).