Rezad el Rosario para pedir por la paz

Mons. Francisco Cerro             Octubre es un mes plagado de santos. Desde Francisco de Asís, el 4, pasando por Santa Teresa de Jesús, el 15, San Lucas, el 18… Todos nos dicen con sus vidas que la mayor alegría de la vida es gastarse y desgastarse en su servicio, como nos recuerda la  oración colecta de San Francisco de Borja, el 3 de octubre.

También en la religiosidad popular octubre es el mes del Rosario, donde también celebramos la fiesta litúrgica de nuestra Señora del Rosario, 7 de octubre.

También en la religiosidad popular octubre es el mes del Rosario, donde
también celebramos la fiesta litúrgica de nuestra Señora del Rosario, 7 de
octubre.

Nuestra diócesis, en pleno desarrollo sinodal con las asambleas, también
participa de la preocupación de conflictos, de problemas, de tensiones, de
violencia, dentro y fuera de España. Nos preocupan las guerras, el terrorismo
que azota a Europa, el conflicto de Cataluña.

Ante las situaciones que vivimos nuestra fe cristiana nos lanza a vivir trabajando para que otro mundo sea posible, para que seamos capaces, entre todos, de construir la PAZ. Existe un arma poderosa, sencilla, al alcance de todos, y es rezar el Rosario por la PAZ, para que cesen las guerras, el terrorismo, las injusticias y todo tipo de violencia. Rezar el Rosario, el Evangelio de los pobres, como le llamaba Juan
XXIII, es abrir una brecha grande en los conflictos que vivimos nacionales e internacionales. Hoy vivimos en una aldea global donde los problemas y las
soluciones nos afectan a todos.

La Doctrina Social de la Iglesia, que es el Evangelio aplicado hoy a la vida, y que en nuestro Sínodo Diocesano tanto se ha ponderado para que seamos formados en las líneas maestras de la Doctrina Social de la Iglesia, nos lanza a trabajar juntos y a apostar por la PAZ, que no es un camino más, sino que es el único camino, porque con la PAZ no se pierde nada y con la guerra se pierde todo. Nada hay más valioso
para un padre y una madre que la vida de sus hijos.

La Doctrina Social de la Iglesia, que es el Evangelio aplicado hoy a la vida, y que en nuestro Sínodo Diocesano tanto se ha ponderado para que seamos formados en las líneas maestras de la Doctrina Social de la Iglesia, nos lanza a trabajar juntos y a apostar por la PAZ, que no es un camino más, sino que es el único camino, porque con la PAZ no se pierde nada y con la guerra se pierde todo. Nada hay más valioso
para un padre y una madre que la vida de sus hijos.

Que la falta de trabajo, las injusticias, la violencia de todo tipo, que engendran
división y confrontación den lugar a un arcoíris de PAZ duradera.

+ Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 164 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.