La Iglesia nace de la Palabra

Mons. Francesc Conesa          Queridos diocesanos,      El segundo elemento constitutivo de nuestra Diócesis es la Palabra. La relación entre la Palabra de Dios y la Iglesia es muy estrecha, porque toda comunidad cristiana nace de la Palabra, crece en su escucha y tiene como misión conservarla y transmitirla.
La Palabra es, en efecto, la que convoca a la Iglesia. La predicación del Evangelio, el anuncio de  Jesucristo es el que hacen de nosotros una Iglesia. La palabra “Iglesia” procede del griego “ekklesia” que significa “asamblea”, “personas llamadas, convocadas”. Eso es la Iglesia: un grupo de personas convocadas por la Palabra.
La predicación de los primeros testigos dio origen a nuestra Diócesis, surgida en los primeros siglos del cristianismo. Con la fuerza del Espíritu, su proclamación sigue engendrando la fe en el corazón de los hombres. Somos continuamente “con-vocados” y “reunidos” por la Palabra de Dios para formar la Iglesia de Menorca.
En segundo lugar, nuestra Iglesia crece en la escucha de la Palabra.
Cuando los creyentes de Menorca nos ponemos a la escucha de la Palabra de Dios, nuestra Iglesia va creciendo. La Iglesia es comunidad oyente, que no vive para sí misma sino para el Evangelio.
Creo que es importante que advirtamos que la Palabra de Dios es más grande que la Iglesia. Por eso la Iglesia nunca podrá agotar esa Palabra y siempre tendrá que vivir en actitud de escucha.
La Palabra de Dios siempre sobrepasa la palabra humana de la Iglesia, obligándole a meditar siempre de nuevo lo escuchado y a darle nueva respuesta.
La Iglesia diocesana es la realidad que vive de la Palabra, que permanece en ella y de ella se alimenta constantemente. En un texto muy hermoso, el Concilio explicó que Dios sigue hablando sin interrupción con la Iglesia (DV 8). ¡Dios sigue hablando hoy a la Iglesia de Menorca! Me pregunto si sabremos escucharlo, acoger su Palabra y dejarnos transformar por ella.
Por último, la Iglesia tiene la misión de transmitir esa Palabra recibida. La carta de Pedro dice que los cristianos somos “linaje elegido, sacerdocio real, nación santa” y que estamos llamados a anunciar las proezas del que nos llamó de las tinieblas a su luz maravillosa (1 Pe 2,9). Nuestra Iglesia de Menorca tiene la misión de hacer presente y actual la Palabra de Dios proclamando con todo su ser –con sus palabras, pero sobre todo, con su vida- la grandeza de Dios. La palabra
revelada exige ser pronunciada siempre de nuevo a lo largo de la historia. A través de nuestra Iglesia Diocesana, Dios hace llegar su Palabra a los hombres y mujeres de Menorca. Para nosotros es un gozo, pero también una responsabilidad, porque no estamos al servicio de la palabras humanas sino de la palabra “de Dios”.
+ Francesc Conesa Ferrer
Obispo de Menorca

Mons. Francisco Conesa Ferrer
Acerca de Mons. Francisco Conesa Ferrer 71 Articles
Rector de la Basílica de Santa María de Elche desde 2014 Francisco Simón Conesa Ferrer nació en Elche el 25 de agosto de 1961. Cursó estudios eclesiásticos en el seminario diocesano y fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1985. Es doctor en Teología (1994) y en Filosofía (1995) por la Universidad de Navarra. Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Orihuela-Alicante, donde ha desempeñado los siguientes cargos: vicario parroquial de la parroquia ilicitana de Nuestra Señora del Carmen (1985-1987), de la Inmaculada de San Vicente del Raspeig (1994-1996) y de Nuestra Señora de Gracia de Alicante (1997). Desde 1998 al 2014 fue el vicario general de la diócesis. En la actualidad es profesor del seminario diocesano, donde imparte Filosofía del Lenguaje y Teología Fundamental, desde 1992; profesor asociado de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, desde 1994; canónigo magistral de la Catedral de Orihuela, desde 2001; y rector de la Basílica de Santa María de Elche, desde 2014. Fue nombrado prelado de honor de su Santidad en el año 2012.