«El Sínodo de los jóvenes»

Mons. Juan José Omella          Dentro de menos de un año está previsto que Roma acoja la XV Asamblea General Ordinaria de los obispos, convocada por el papa Francisco, con el título «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». Este Sínodo se plantea el reto de cómo acompañar a los chicos y chicas en su camino vital hacia la madurez personal y espiritual. El Sínodo trabajará para encontrar nuevos caminos para ayudar a los jóvenes a buscar con alegría su proyecto de vida, mediante un proceso de discernimiento que los conduzca a un encuentro personal con Dios, que ilumine sus decisiones y fundamente su fe.

Desde que se anunció la convocatoria del próximo Sínodo, que tendrá lugar en octubre de 2018, nuestra archidiócesis ya ha empezado a trabajar y ha organizado varias iniciativas preparatorias. La Delegación Diocesana de Pastoral de Juventud ha elaborado un documento de síntesis a partir de las respuestas de los cuestionarios elaborados por la Santa Sede, dirigido a los responsables y animadores de pastoral juvenil, así como a todos los jóvenes de entre 16 y 29 años. Las respuestas a estos cuestionarios serán enviadas desde todo el mundo a la Santa Sede y servirán para elaborar el instrumento de trabajo que ayudará a los participantes en el Sínodo a dialogar y hacer propuestas al Papa.

En esta misma línea, el pasado sábado siete de octubre, nuestra Delegación de Juventud convocó una Jornada Diocesana con la intención de prepararnos para este gran objetivo. Con la presencia del obispo auxiliar Antoni Vadell y de varios expertos, se pudo reflexionar sobre cómo la Iglesia ha de acompañar a los jóvenes del siglo XXI.

Hay que recordar también que el pasado mes de marzo el Seminario Conciliar de Barcelona acogió un simposio sobre el acompañamiento de los jóvenes, organizado por el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), la Conferencia Episcopal Española y el Arzobispado de Barcelona. Comparto con vosotros las palabras del presidente del CCEE, el card. Angelo Bagnasco, en la sesión conclusiva de este simposio, que creo que resumen bien el trabajo realizado por los 275 expertos europeos que participaron.

El cardenal hizo referencia a la figura del educador en el contexto actual. El educador cristiano sobre todo debe levantar la mirada a Cristo, verdadero y único maestro. Mientras la cultura contemporánea parece «no tener nada que decir a los jóvenes, nada significativo que les avive el corazón y llene la existencia», en la persona de Jesús «resplandecen todas las virtudes humanas de forma eminente, resplandece la plena humanidad del hombre, esta humanidad que nuestra época se arriesga a no reconocer, reduciendo la persona a un estado líquido». Añadía que es necesario mirar las nuevas generaciones con gran simpatía y confianza: «A ellos les tocará ser los nuevos evangelizadores, convencidos de que evangelizar hoy significa enseñar a los hombres el arte de vivir».

El papa Francisco, desde el inicio de su pontificado, ha manifestado su voluntad de instaurar la sinodalidad -término que significa hacer camino juntos– en el gobierno de la Iglesia. Es deseo del Santo Padre dar más valor y relevancia al Sínodo de los Obispos, que es una de las manifestaciones habituales de la sinodalidad eclesial. En esta ocasión, confía en que el próximo Sínodo sirva para encontrar caminos que ayuden a revitalizar la pastoral juvenil y vocacional de nuestra Iglesia. Colaboremos ya desde ahora para hacerlo posible con nuestra oración.

+ Cardenal Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona

Mons. Juan del Río
Acerca de Mons. Juan del Río 117 Articles
Mons. D. Juan del Río Martín nació el 14 de octubre de 1947 en Ayamonte (Huelva). Fue ordenado sacerdote en el Seminario Menor de Pilas (Sevilla) el 2 de febrero de 1974. Obtuvo el Graduado Social por la Universidad de Granada en 1975, el mismo año en que inició los estudios de Filosofía en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, obteniendo el título de Bachiller en Teología en 1979 por la Universidad Gregoriana de Roma. Es doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1984). Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis de Sevilla. Comenzó en 1974 como profesor en el Seminario Menor de Pilas, labor que ejerció hasta 1979. De 1976 a 1979 regentó la Parroquia de Sta. María la Mayor de Pilas. En 1984, una vez finalizados los estudios en Roma, regresó a Sevilla como Vice-rector del Seminario Mayor, profesor de Teología en el Centro de Estudios Teológicos, profesor de Religión en el Instituto Nacional de Bachillerato Ramón Carande y Director espiritual de la Hermandad de los Estudiantes de la Universidad sevillana. CARGOS PASTORALES En los últimos años como sacerdote,continuó su trabajo con los jóvenes e inició su labor con los Medios de Comunicación Social. Así, desde 1987 a 2000 fue capellán de la Universidad Civil de Sevilla y Delegado Diocesano para la Pastoral Universitaria y fue, desde 1988 a 2000, el primer director de la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (ODISUR). Además, colaboró en la realización del Pabellón de la Santa Sede en la Expo´92 de Sevilla, con el cargo de Director Adjunto, durante el periodo de la Expo (1991-1992). El 29 de junio de 2000 fue nombrado obispo de Jerez de la Frontera y recibió la ordenación episcopal el 23 de septiembre de ese mismo año. El 30 de junio de 2008, recibe el nombramiento de Arzobispo Castrense de España y Administrador Apostólico de Asidonia-Jerez. Toma posesión como Arzobispo Castrense el 27 de septiembre de 2008. El 22 de abril de 2009 es nombrado miembro del Comité Ejecutivo de la CEE y el 1 de junio de 2009 del Consejo Central de los Ordinarios Militares. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro del Consejo de Economía y de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde marzo de 2017. Ya había sido miembro de esta Comisión de 2002 a 2005 y su Presidente de 2005 a 2009, año en que fue elegido miembro del Comité Ejecutivo, cargo que desempeñó hasta marzo de 2017. El 20 de octubre de 2011, en la CCXXI reunión de la Comisión Permanente, fue nombrado miembro de la "Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia".