“Por un trabajo decente”

Mons. Amadeo Rodríguez          Queridos diocesanos: En la Carta Pastoral, con la que os he presentado nuestro Plan de Pastoral, os recuerdo que en nuestra vida cristiana no debe haber ni polarizaciones ni exclusiones: nosotros siempre llevamos a Cristo porque vivimos en Él y, por eso, en la imagen que hemos de proyectar de Jesús lo “espiritual”, lo “social” y lo “misionero” han de estar siempre armonizados. Eso significa que hemos de estar muy atentos a las situaciones y a las necesidades que vayamos descubriendo, y así podremos poner en ellas una mirada de fe. Y estas situaciones se van alternando al hilo de los acontecimientos que reclaman nuestra atención.

Digo esto en relación al argumento que me mueve a escribir esta carta. Dentro de unos días, el 7 de octubre, vamos a participar, como una llamada de nuestro compromiso cristiano, en la Jornada Mundial por un Trabajo Decente. Considero que es una gran iniciativa, porque orienta la mirada de las comunidades cristianas hacia la realidad social que viven la gran mayoría de sus miembros. Es increíble como a veces, en el contexto de la celebración eucarística, dejamos de mirar a lo que más nos duele, a los que nos reunimos en la misa dominical. Y hoy por hoy el trabajo, con esa condición de que sea decente, es probablemente la mayor preocupación humana y social de cuantos celebramos el sacramento de nuestra fe, la Eucaristía, en nuestra Diócesis de Jaén y en toda Andalucía.

Y como no quiero perderme en generalidades, aunque me consta que el trabajo es un problema que preocupa en todas las ciudades y pueblos de la Diócesis, y que son muchísimos los que se ven privados entre nosotros de ese legítimo y básico derecho, en esta ocasión quiero mirar, sobre todo, y con especial cariño, hacia Linares. Su grito es ahora el grito de todos los giennenses. Sabemos que esa gran ciudad ha sido y es noticia últimamente por sus problemas sociales, y en especial por su elevadísima tasa de paro. Tiene el triste honor de ser la ciudad con más paro de España. Desde hace años ha ido perdiendo las fuentes de trabajo que hacían de ella una ciudad laboriosa por excelencia, aunque no le faltaran dificultades.

No obstante, ese deterioro laboral, que tanto nos duele, hay que decir que Linares tiene también el ejemplar honor de ser una ciudad consciente de sus problemas: una plataforma ciudadana ha logrado un despertar de conciencias en torno al paro y a las consecuencias que el paro acarrea. En una ciudad de entorno a los sesenta mil habitantes han salido a la calle, con el lema “todos a una por Linares”, cerca de cuarenta mil personas, como decían al día siguiente los medios de comunicación. Eso es, a todas luces, un clamor que no debería caer en saco roto para aquellos que tienen la responsabilidad de tomar decisiones.

Pues bien, ahora que ya os he presentado el problema con una imagen muy real y muy nuestra, recuerdo que trabajar es un derecho básico de la persona. Es una de las tres “T” a las que con frecuencia se refiere al Papa Francisco, junto con la Tierra y el Techo. Eso significa que hemos de prestar toda nuestra atención al derecho al trabajo, pero con una exigencia imprescindible, que sea un trabajo decente; es decir, que sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer. Así definía el trabajo decente el Papa emérito Benedicto XVI en su tercera encíclica “Caritas in Veritate”. Y lo describía de ese modo: «un trabajo libremente elegido; un trabajo que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al desarrollo de su comunidad; un trabajo que haga que los trabajadores sean respetados; un trabajo que permita satisfacer las necesidades de la familia y escolarizar a los hijos sin que se vean obligados a trabajar; un trabajo que consienta a los trabajadores a organizarse libremente y a hacer oír su voz; un trabajo que dé espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito personal, familiar y espiritual; un trabajo que asegure una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación» (C in V, 63). Ya antes, San Juan Pablo II, en el año 2000, con motivo del Jubileo de los Trabajadores, había pedido “una coalición mundial en favor del trabajo decente”. La última llamada proviene del Papa Francisco: «Nuestro sueño vuela más alto… al trabajo libre, creativo, participativo y solidario, en el que el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida» (EG 192).

Esta es la preocupación del magisterio de los pastores, de los que tienen la misión de crear comunión en la sensibilidad de los cristianos ante los problemas más acuciantes de la sociedad. Por mi parte, como ya hice en otras ocasiones, me sumo a esta visión del trabajo por parte del magisterio de la Iglesia, para extenderla a todos vosotros. La preocupación y sensibilidad por el trabajo decente es una preocupación de todo cristiano. Por eso considero que, como Pastor de la Diócesis de Jaén, debo alentar a los sacerdotes, vuestros pastores cercanos en cada parroquia o templo donde se celebra la Eucaristía, y a todos los que participáis en la Misa del domingo, a que se haga una mención significativa y convencida, en cualquier momento en que la comunidad esté reunida, de esta preocupación de la Iglesia, o sea, de todos nosotros. Que todos seamos: #Iglesiaporeltrabajodecente.

Lo que se nos pide es interiorizar este mensaje y situarlo en nuestro compromiso cristiano; por supuesto también hemos de llevarlo a la oración, en la que compartimos con el Señor los problemas de nuestro mundo; y, naturalmente, haríamos muy bien difundiendo lo que nos preocupa entre los que hacen vida con nosotros y siendo misioneros de un mensaje que siempre nace de nuestra fe y de nuestra condición de hijos de Dios, fuente de la dignidad de todos. Y si os unís a iniciativas que se puedan promover por algunos grupos de la Iglesia, haréis también muy bien. En fin, no olvidemos nunca que el trabajo es una de las grandes preocupaciones de la Iglesia en el mundo, como nos recordó el Concilio Vaticano II en Gaudium et Spes.

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 183 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.