Día de la Iglesia Diocesana. “Somos una familia contigo”

Mons. Bernardo Álvarez            El 19 de noviembre de este año 2017, celebramos el “Día de la Iglesia Diocesana”. Un día para dar gracias a Dios por pertenecer a la Iglesia y por todos los bienes espirituales que a través de ella recibimos. Una jornada anual para reavivar la conciencia de que, en nuestra condición de cristianos, formamos la gran familia de los hijos de Dios que es la Iglesia, y en la que todos estamos llamados a ser miembros vivos y activos.

Para nosotros, la pertenencia a la Iglesia Católica —extendida por toda la Tierra— se concreta en la  Diócesis Nivariense que formamos los católicos de las islas de La Gomera, El Hierro, Tenerife y La Palma. Una Diócesis que cuenta con gran número de instituciones, asociaciones y movimientos en los que fieles laicos, congregaciones religiosas y sacerdotes desarrollan su compromiso cristiano en la Iglesia y en la sociedad.

Particularmente, para la inmensa mayoría de los fieles, a la hora de vivir nuestra fe, contamos con 320 parroquias, atendidas por casi 200 sacerdotes. En cada una de ellas, con su variado patrimonio antiguo y nuevo (templos, capillas, salones parroquiales, casa del párroco…), se imparte la  catequesis para educar en la fe a niños, jóvenes y adultos; a través Cáritas se atiende a los más pobres. Cada una tiene sus celebraciones y fiestas. En cada parroquia los cristianos son bautizados y confirmados, celebran la Santa Misa, contraen matrimonio y son encomendados el día de su muerte.

Todo ello, inserto dentro de nuestro “Plan Pastoral 2015-2020”: “Una iglesia en salida misionera”.  Concretamente, en este curso que estamos comenzando queremos poner el acento en “acompañar y fructificar”. Como nos dice Jesús en el Evangelio “yo les he elegido y le he destinado para que vayan y den fruto, un fruto que permanezca” (Jn. 15, 16).

Es evidente que mantener y acrecentar aún más toda esta actividad, y la conservación de las infraestructuras necesarias, sólo es posible gracias a la colaboración personal y económica de muchos cristianos, a los que agradezco su generosidad. La vida de la Iglesia depende siempre —y hoy más que nunca— de los fieles que cumplen con su deber de “ayudar a la Iglesia en sus necesidades”. Por ello, el Día de la Iglesia Diocesana tiene también como finalidad dar a conocer la realidad económica de nuestra Iglesia y solicitar la ayuda generosa de los fieles en el sostenimiento económico de su Iglesia.

En la Iglesia, el dinero no es un fin sino un medio al servicio de la misión evangelizadora, del culto y de la caridad. Lo que la Iglesia puede hacer depende, en buena parte, de los recursos que tenga para realizarlo. Esto es claro y evidente, y no tenemos por qué avergonzarnos al reconocerlo. Como en toda familia, es natural que la Iglesia sea sostenida económicamente por la aportación de nosotros, los católicos, de todos los que somos miembros activos de ella. Lo cual no quita que otras personas de buena voluntad, que valoran lo que hace la Iglesia, contribuyan a su sostenimiento como sucede, por ejemplo, cuando ponen la “X” a favor de la Iglesia en la declaración de la renta o hacen donaciones directas.

“Acompañar y fructificar” es la clave pastoral para este curso 2017-2018 y hemos elegido este día 19 de noviembre para dar comienzo a la “misión diocesana” en todas las parroquias. Por el mismo hecho de ser cristianos, todos estamos involucrados en la tarea. Todos somos misioneros y debemos participar en la misión de la Iglesia, con nuestra oración, con nuestra prestación personal en las tareas apostólicas y socio-caritativas y, también, nuestra aportación económica.

Sabemos que “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles”. Por eso no dejemos de encomendar al Señor nuestros esfuerzos misioneros, para que sea  Él quien de crecimiento a lo que sembramos y “haga prósperas las obras de nuestras manos”. Así se irá haciendo realidad lo que pedimos al Señor en la liturgia: “Que nuestra Diócesis Nivariense se renueve constantemente a la luz del Evangelio y encuentre siempre nuevos impulsos de vida; que se consoliden los vínculos de unidad entre los laicos y los pastores de tu Iglesia, entre  el Obispo y sus presbíteros y diáconos”. Que así sea, en la intención y en la acción de todos.

 

+ Bernardo Álvarez Afonso

Obispo Nivariense

Mons. Bernardo Álvarez
Acerca de Mons. Bernardo Álvarez 60 Articles
Nació el 29 de julio de 1949 en Breña Alta (Isla de La Palma). Fue ordenado Sacerdote el 16 de julio de 1976. El 29 de junio de 2005 el Papa Benedicto XVI le nombra Obispo de Tenerife. Recibe la ordenación Episcopal el 4 de septiembre de 2005 en la Catedral de La laguna (Templo de Nuestra Señora de la Concepción) de manos del Nuncio de S. Santidad Mons. Manuel Monteiro de Castro y los Obispos Eméritos de Tenerife Mons. Damián Iguacen Borau y Mons. Felipe Fernández García, así como otros Obispos asistentes. En esta misma fecha toma posesión canónica de la Diócesis Nivariense. ESTUDIOS REALIZADOS: Realizó el Bachiller Elemental y Superior, con sus respectivas Reválidas, en Santa Cruz de La Palma, finalizando en el año 1967. Inició los estudios de Arquitecto Técnico (Aparejador) en 1967 en La Laguna, que abandonó para ingresar en el Seminario Diocesano de Tenerife en octubre de 1969. Realizó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Tenerife, que concluyó en junio de 1976, año en el que también recibió la ordenación sacerdotal de manos del Obispo D. Luis Franco Cascón. En junio 1987, tras el correspondiente examen, recibió el título de Bachiller en Teología por la Facultad de Teología del Norte de España – Sede de Burgos. Posteriormente, estudió de teología en la Universidad Gregoriana de Roma, desde 1992 a 1994, adquiriendo el título de Licenciado en Teología Dogmática. RESPONSABILIDADES: Ha sido párroco en cuatro destinos diferentes durante 11 años (desde octubre de 1976, a octubre de 1987). - Parroquias de Agulo y Hermigua (La Gomera): 1976-1980 - Parroquias de San Isidro y San Pío X (Los Llanos de Aridane-La Palma): 1980-1982 - Parroquias de San Miguel y Ntra. Sra. del Carmen (Tazacorte – La Palma): 1982-1986. - Parroquias de San Fernando Rey y San Martín de Porres (S/C de Tenerife) 1986-1987. - Arcipreste de Ofra: 1986-1987. Director Espiritual en el Seminario Diocesano de Tenerife, desde octubre de 1987 a julio de 1992. Secretario de la Asamblea Diocesana de octubre 1988 a junio 1989. Secretario de la Vicaría de Pastoral de la Diócesis de Tenerife, desde octubre de 1987 a julio de 1992, y desde septiembre de 1994 a mayo de 1999. Delegado Diocesano de Liturgia desde octubre de 1989 a julio de 1992. Desde 1994 a 1999 fue responsable del Departamento de Catequesis de Adultos de la Delegación Diocesana de Catequesis. Durante 10 años dirigió el Boletín Oficial del Obispado: de octubre de 1994 a octubre de 2004. Secretario General del Primer Sínodo Diocesano, desde septiembre de 1995 a mayo de 1999. Vicario General de la Diócesis, desde mayo de 1999. MOns. Bernardo Álvarez Alfonso, Obispo de San Cristóbal de La Laguna fue consagrado en Tenerife, en la Catedral, el 4 de septiembre de 2005 por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Arzobispo titular de Beneventum y Nuncio Apostólico en España, asistido por Mons. Felipe Fernández García, Obispo emérito y Administrator Apostólico de San Cristóbal de La Laguna, y por Mons. Damián Iguacen Borau, Obispo emérito de San Cristóbal de La Laguna.