Elementos constitutivos de la diócesis

Mons. Francesc Conesa          Queridos diocesanos: Cada Diócesis es la realización de la única Iglesia de Jesucristo en un lugar determinado y en un espacio humano. La Iglesia existe siempre de forma concreta, en el aquí y ahora, donde el cristiano puede y debe vivir la relación con Dios en el contexto comunitario de los hermanos. Sólo en un lugar determinado se escucha la Palabra de Dios y se celebra la Eucaristía, como sólo entre personas de carne y hueso se hace real el amor. De esta manera la Iglesia se hace acontecimiento, se hace tangible y concreta.

En el Concilio Vaticano II se describe la Diócesis diciendo que es “una porción (portio) del Pueblo de Dios que se confía a un obispo para que la apaciente con la colaboración de su presbiterio. Así,unida a un pastor, que la reúne en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y la Eucaristía,constituye una Iglesia particular” (CD 11). En este texto se enumeran cuatro elementos constitutivos de la Iglesia Diocesana: el Espíritu Santo, el Evangelio, los sacramentos (y especialmente la Eucaristía) y el obispo. Los iremos viendo en los siguientes escritos.

Estos cuatro elementos hacen de la comunidad diocesana una manifestación plena de la Iglesia de Dios en la comunión de las Iglesias, pues en cada Diócesis “está verdaderamente presente y actúa la Iglesia de Cristo una, santa, católica y apostólica” (CD 11). Estos elementos constitutivos fundamentan la Iglesia diocesana y la obligan a vivir esta comunión con las otras Iglesias: el conjunto de los dones del Espíritu no se encuentra sino en el conjunto de las Iglesias; el Evangelio no es su propiedad privada, sino el objeto de una recepción y tradición; la Eucaristía hace de ellas un solo cuerpo; y el ministerio episcopal, lejos de encerrar a cada Iglesia en sí misma, expresa visiblemente la comunión entre ellas.

En el Misal Romano se contiene una hermosa oración por la Iglesia Diocesana, que conecta con esta doctrina del Concilio y en la que se enumeran también los elementos que constituyen una Diócesis. Os la transcribo, para que la recéis, como también suelo hacer yo.

Dios de amor,
que en cada una de las iglesias diseminadas por el mundo
manifiestas la Iglesia una, santa, católica y apostólica;
haz que tu familia de la Diócesis de Menorca se una a su pastor,
y por el Evangelio y la Eucaristía se congregue en el Espíritu Santo,
para que muestre la universalidad de tu pueblo,
y sea signo e instrumento de la presencia de Cristo en el mundo.

+ Francesc Conesa Ferrer
Obispo de Menorca

Mons. Francisco Conesa Ferrer
Acerca de Mons. Francisco Conesa Ferrer 57 Articles
Rector de la Basílica de Santa María de Elche desde 2014 Francisco Simón Conesa Ferrer nació en Elche el 25 de agosto de 1961. Cursó estudios eclesiásticos en el seminario diocesano y fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1985. Es doctor en Teología (1994) y en Filosofía (1995) por la Universidad de Navarra. Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Orihuela-Alicante, donde ha desempeñado los siguientes cargos: vicario parroquial de la parroquia ilicitana de Nuestra Señora del Carmen (1985-1987), de la Inmaculada de San Vicente del Raspeig (1994-1996) y de Nuestra Señora de Gracia de Alicante (1997). Desde 1998 al 2014 fue el vicario general de la diócesis. En la actualidad es profesor del seminario diocesano, donde imparte Filosofía del Lenguaje y Teología Fundamental, desde 1992; profesor asociado de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, desde 1994; canónigo magistral de la Catedral de Orihuela, desde 2001; y rector de la Basílica de Santa María de Elche, desde 2014. Fue nombrado prelado de honor de su Santidad en el año 2012.