Princesa de Barcelona, protege tu ciudad

Mons. Joan E. Vives          En este domingo celebramos la fiesta de la Ntra. Señora de la Merced, patrona de Barcelona y abogada de los que están privados de libertad. Su devoción se extiende a muchos lugares de Cataluña y a todo el mundo, y todos podemos esperar su protección. Es una advocación muy expresiva: Dios tiene merced de nosotros, tiene misericordia, a través de la Madre de su Hijo, la Inmaculada Virgen María. Dios se deja vencer por el amor de María, nuestra Madre, y Madre de toda la humanidad. Y celebramos que bajó a Barcelona (s. XIII), y tocó el corazón del laico S. Pedro Nolasco y del canónigo y fraile S. Ramón de Penyafort así como del rey Jaime I. María les mostró la necesidad de que los cautivos fueran liberados y ellos, con caridad activa y creativa, se pusieron en acción: irían a rescatar a los cristianos cautivos de los sarracenos que veían peligrar su fe, buscarían limosnas para pagar rescates, y si convenía, ellos mismos se ofrecerían como rehenes, para que regresasen los prisioneros y fueran liberados los cautivos. Ponían en práctica así lo que dice el Evangelio: «Estuve en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,36). Este espíritu mercedario es hoy un elemento de la espiritualidad mariana auténtica.

Después de que en tantos lugares del mundo la guerra, el terrorismo y la violencia se apoderen de muchos pueblos hermanos, este pasado agosto también ha clavado su garra de muerte, de miedo y de barbarie muy cerca de nosotros, en Barcelona y Cambrils, y nos sentimos golpeados y necesidades de fuerza divina para aprender de nuevo a no tener miedo y a construir una sociedad europea de paz, justicia, acogida y perdón. La Virgen de la Merced nos ayudará a tener un corazón pacífico y pacificador, respetuoso con quienes piensan o rezan de forma diferente y a unir los brazos para defender los valores democráticos y para mantenernos firmes en el respeto y defensa de toda vida y en la promoción de los derechos humanos.Dejémonos atraer por María hacia la merced y la misericordia. Pidámosle que nos ayude a saber perdonar, a ser redentores y reconciliadores. Ella nos hace hermanos con todos los emigrantes y los refugiados que han venido o vendrán a vivir, trabajar y salir adelante, como unos más, en nuestro país. Recordemos que el Evangelio también nos dice «Fui forastero y me hospedasteis» (Mt 25,35). También los forasteros y los diferentes son hijos e hijas de Dios. Podemos estrechar los lazos de la fraternidad y del amor entre todos. María, que hermanó a los Apóstoles después de Pentecostés y que es Madre de la Iglesia, nos ayudará a forjar puentes de comprensión, de cooperación y de futuro, con el anhelo puesto más allá, porque queremos que toda la humanidad viva unida y hermanada.Gozosa fiesta de la Virgen de la Merced, Madre de los cautivos y de los que carecen de libertad, portadora de paz y de concordia. Le encomendamos el futuro del Principado para que lo proteja con su intercesión poderosa. Bellamente lo cantan los Goigs con letra de Mn. Cinto Verdaguer y música de Lluís Millet: “Dels captius Mare i Patrona, puix del cel ens heu baixat: Princesa de Barcelona, protegiu vostra Ciutat! (…) Barcelona enamorada vos fa trono del seu cor, puix del Cel li sou baixada, feu-ne cel del vostre amor. Vostre braç que esforç els dóna, sia sempre al seu costat… Per sa Reina vos corona, la que ho és del Principat. Princesa de Barcelona, protegiu vostra Ciutat!”.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 326 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).