Mons. García Burillo destaca el valor de los abuelos en la estructura familiar

En el marco de la fiesta de San Joaquín y Santa Ana, día de los Abuelos, el Obispo de Ávila ha querido reivindicar públicamente el papel que la generación de nuestros mayores desempeña en la vida de las familias.

 

En un escrito a sus diocesanos, Mons. García Burillo ha destacado la importancia de los abuelos en el desarrollo de la vida familiar, en unos momentos en los que las jornadas laborales son tan amplias y surge el inevitable problema de la conciliación. “Las familias no podrían seguir el ritmo impuesto por sus quehaceres diarios si no fuera por la presencia, ayuda y colaboración de los abuelos. Por eso, su figura es necesaria dentro de la estructura familiar”. De ahí que quiera que este día dedicado a ellos sea “un día para el amor y la gratitud, para mostrar respeto y cariño a nuestros mayores, cuya importancia social a veces no es justamente reconocida”.

Asimismo, invita a los padres a propiciar que sus hijos pasen más tiempo con sus abuelos, puesto que será muy enriquecedor para ellos, ya que, según sus palabras, “un trato directo y frecuente con nuestros mayores nos aportará unos valores sumamente necesarios para el hombre de hoy”.

Sin embargo, pese a todo, el Prelado señala cómo la labor de los abuelos a veces es injustamente reconocida, y son “apartados” socialmente. Siguiendo las palabras de San Juan Pablo II, Mons. García Burillo pide que acojamos y asistamos a nuestros mayores, y valoremos sus cualidades. Una tarea “no excesivamente complicada. Basta con un poco de voluntad y muchas dosis de cariño. Los abuelos necesitan poco, pero lo poco que necesitan lo necesitan mucho. Un beso, una caricia, un tiempo de compañía, o simplemente un rato de escucha, para ellos será una bendición”.

Oficina de Comunicación Obispado Ávila

Auxi Rueda

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40312 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).