Vuestro Obispo responde a la encuesta de los jóvenes al Papa (1ª parte)

Mons. Ángel Pérez Pueyo           El Papa Francisco ha convocado un Sínodo de Obispos en Roma para octubre de 2018: quiere conocer el sentir de los propios jóvenes. Ha dado en el clavo  eligiendo como lema: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». Subraya, así,  lo medular. En la vida sólo hay una pregunta realmente importante a la que tenemos que responder: ¿desde dónde quieres, Señor, que te ame; desde dónde quieres, Señor, que te siga; desde dónde quieres, Señor que te sirva?

 Dios ha hecho tan bien las cosas que ha adornado a cada uno de sus hijos con las cualidades necesarias para que pueda colaborar en la construcción de la civilización del amor y participar eternamente de su propia felicidad. Lo audaz es descubrir la «talla» hermosa que ha esculpido en nuestro propio corazón. Lo fuerte es dejarse modelar por Él. Nuestra tarea es ir quitando todo lo que sobra hasta que la «escultura» emerja a la superficie. Así es toda vocación: una GRACIA, un verdadero regalo al servicio de la humanidad. El Papa Francisco ha situado la pastoral vocacional dentro de la pastoral juvenil como el proceso natural que todo joven realiza hasta que hace su propia opción de vida.

Los jóvenes de nuestra Diócesis, el pasado 6 de mayo, tuvieron una «quedada» conmigo, su obispo, en Roda de Isábena para «abrir la maleta de sus sueños», recrear el futuro de la Iglesia y poder expresarle al Papa sus propios anhelos e inquietudes. Fue la respuesta que fluía del corazón de estos jóvenes que no soportan la injusticia ni aceptan doblegarse a la cultura del descarte o de la globalización. “Abrid vuestro corazón a Dios, -les exhortaba como obispo suyo acercándolos a Jesús Eucaristía-, dejaos tocar por Cristo, dejaos sorprender por su ternura, dadle la oportunidad de que os hable. Abridle de par en par las puertas de vuestro corazón. Expresadle vuestros anhelos, ilusiones, vuestros miedos y temores. Cobijaos en su amor misericordioso. Que Él ilumine con su luz vuestra mente y os toque con su gracia el corazón. No os arrepentiréis. Jesús es alguien real. Es tu amigo del alma que nunca te fallará. Háblale al corazón”.

Aquella tarde, el centenar de jóvenes que se dio cita en aquel emblemático lugar donde nacimos como Diócesis, expresaron libremente sus sentimientos, anhelos y preocupaciones. Perdonad mi osadía: que un «sesentón» se atreva ahora a responder el mismo cuestionario. Mi único anhelo es abriros el corazón y expresaros lo que siento y lo que estoy dispuesto a hacer por vosotros. Pero, sobre todo, me gustaría animaros a todos los jóvenes, entre 16 y 30 años, cercanos, indiferentes o alejados de la Iglesia, a que expreséis con total sinceridad lo que pensáis, sentís y buscáis. Mandádselo, antes del 1 de septiembre, por email a Coke y Lolo, nuestros Delegados de Pastoral Juvenil, para que se lo puedan remitir al Papa Francisco. Su email: cokesanchol [AT] gmail [DOT] com  o  lolomonter [AT] gmail [DOT] com

 

A) JÓVENES, IGLESIA Y SOCIEDAD

1. ¿Sé escucha hoy a los jóvenes?

No lo suficiente. Ni siquiera a los que están más cerca de la Iglesia.  Se les suele ofrecer servicios de formación, celebraciones, servicios de entretenimiento… que muchas veces   no responden ni a sus expectativas ni a sus necesidades.

2. ¿Cuáles son los desafíos y las oportunidades de los jóvenes hoy?

Ofrecerles un trabajo digno con el que puedan abrirse camino y ganarse la vida, constituir una familia… y crecer como personas.

Darles alguna responsabilidad en el ámbito eclesial: diócesis, parroquia, grupo apostólico, movimiento, cofradía…. que les ayude a implicarse, a comprometerse, a madurar.

3. ¿Qué tipos, lugares y espacios de grupo juvenil, institucional o no institucional están teniendo más éxito en el ámbito eclesial o no eclesial? ¿Por qué?

Todo va mejor si en los grupos apostólicos, movimientos, cofradías… los jóvenes se sienten acogidos, escuchados, respetados y queridos. Nuestras parroquias deberían ser espacios de relación y comunión y no sólo lugares de “administración de sacramentos”. Por ahora no está cuajando ninguna comunidad juvenil.

4. ¿Qué pides a la iglesia?

Que me ofrezca a Cristo. El resto viene por añadidura. Cuando un joven se ha encontrado personalmente con Jesucristo, descubre cómo su vida se ilumina, se transforma, vibra y hace vibrar a los demás a través de su testimonio de vida.

5. ¿Cómo y dónde podéis encontrar jóvenes que no frecuentan vuestros ambientes eclesiales?

En la propia vida ordinaria, en el colegio, en la pandilla de amigos, en el barrio, en el trabajo, en los diferentes grupos deportivos, culturales, de ocio… Lo que realmente les «descoloca» a los más alejados es la alegría que contagian sus compañeros cristianos a través de su autenticidad, sencillez, humildad, coherencia de vida…

 

B) LA PASTORAL JUVENIL VOCACIONAL

6.  La familia

El papel que ocupa la familia con los hijos, aunque muchos padres ya hayan arrojado la toalla, es insustituible. Es una iglesia doméstica para quienes aciertan a vivir la vida como llamada-respuesta a la voluntad de Dios. Es en el propio hogar donde se descubren y cultivan realmente todos los valores con que Dios ha adornado a cada uno de sus hijos. «Vocacionalizar» la familia es una asignatura pendiente. También “vocacionalizar” la parroquia y la propia Diócesis, poniéndola en «clave de SOL – MISIÓN».

7.  Escuela / Universidad

Aun siendo muy importantes y contribuir a la madurez de los jóvenes, siempre cumplen una tarea subsidiaria. Los maestros, los profesores, el personal no docente… son siempre una mediación necesaria, pero complementaria.

8.-  Otros ámbitos

La pandilla, que actualmente es el ámbito natural de socialización, y todo grupo recreativo, deportivo, cultural o religioso que entrañe un sentimiento fuerte de pertenencia y de compromiso, donde pueda sentirse útil, haciendo algo por los demás.

Seguiremos la semana que viene.

 

Con mi afecto y bendición

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 133 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.