Las religiosas españolas completan su formación en nuestra diócesis

Con el objetivo de atender a las necesidades de la vida consagrada en el mundo actual, la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada ha desarrollado estos días en Ávila dos cursos de verano, en colaboración con la Cátedra de Teología de la Vida Consagrada de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid.

Como puede leerse en la Instrucción “Caminar desde Cristo”, «el tiempo en que vivimos impone una reflexión seria y sólida acerca de la formación en la vida consagrada, desde la Verdad de la Palabra, desde la Belleza de la liturgia y desde la Bondad de la comunión eclesial». Y es precísamente lo que se ha realizado en estos dos programas formativos: uno para formadoras de religiosas, y otro para educandas (las conocidas como «junioras»), que están en período de formación.

El Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Mons. Jesús Catalá, Obispo de Málaga, ha compartido algunos momentos con las religiosas participantes en estos cursos, aprovechando su presencia en Ávila para asistir a la reunión de la Comisión Episcopal, también celebrada en nuestra ciudad. Esta comisión está formada por siete obispos, tres religiosos y cuatro diocesanos, lo que da muestra de que “hay equilibrio en la vida consagrada”, como él mismo ha afirmado. Como él mismo nos contaba, esta es una de las «reuniones habituales, y responde a la preocupación que tenemos de ayudar a la vida consagrada en todos los ámbitos».

De esta manera, Mons. Catalá ha querido conocer de cerca estas sesiones de formación. «Me parece muy conveniente como presidente conocer desde dentro el trabajo de formación que se lleva a cabo en torno a la vida consagrada», señalaba. El Prelado ha explicado que, aunque las personas de especial consagración reciben ya un programa formativo académico y humano dentro de su propia orden religiosa, este tipo de jornadas es un complemento fundamental para ellas, pues se trata de una «formación a varios niveles: para las formadoras, una formación teológica más específica, contando con consagrados que son profesores de distintas facultades; y una formación dentro del aspecto más humano, de crecimiento integral y maduración personal, pensada sobre todo para aquellas religiosas que están trabajando en el campo de la educación, son superioras o tienen a su cargo la formación de otras personas, ya que es comprensible que necesitan unos instrumentos pedagógicos, psicológicos y educativos para ejercer mejor su misión. Y para las que están formándose, complementaria a la que recibe cada una en su congregación».

La especial relevancia de estas iniciativas formativas proviene principalmente de la necesidad de favorecer procesos que se acerquen a la persona en su ser integral. «No se trata sólo de lo académico o lo teórico, sino de una formación que implique la vida. En estas jornadas, por ejemplo, se vive profundamente la Liturgia, que forma parte de la vida consagrada. Se solemniza cada día el rezo de Laudes o Vísperas, las celebraciones eucarísticas y los ratos de oración», comentaba el Obispo de Málaga. Y destacaba un aspecto clave de esta iniciativa para consagradas, como es la experiencia de convivencia que plantea el programa: «Una persona de vida consagrada suele tener vocación a la comunidad, a la vida en común, y el hecho de compartir no solo con las hermanas de su misma comunidad, sino de veinte congregaciones distintas, cada una con su carisma, también les ayuda en su vida, en su formación y en su maduración personal», argumentaba.

(Diócesis de Ávila)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).