La lucha confiada contra el mal

Mons. Sebastià Taltavull           Entre las muchas preguntas que todos nos hacemos, una de las más frecuentes es la que se refiere a la existencia del mal. ¿Por qué existen el dolor, el mal, la enfermedad y la muerte, a pesar de todos los progresos? ¿De qué sirven tantas conquistas si son a un precio a menudo insoportable? Sin embargo, el miedo puede ser vencida por la confianza que Dios ha sembrado en nuestro corazón. Sabemos que «es el Espíritu quien se pone en nuestro lugar y viene en ayuda de nuestra debilidad» (Rm 8, 26-27). Con esta confianza y observando nuestra realidad humana con los ojos de Dios, descubrimos un matiz diferente a la visión de la mezcla de trigo y cizaña, aunque la perplejidad de esta amalgama nos desconcierte la mayoría de veces.

Jesús nos quiere hacer ver, sin embargo, que la palabra definitiva será dada por el bien muy por encima del mal, y que éste será vencido. La Resurrección es la respuesta. Dios mismo, en la persona de su Hijo Jesús, ha vencido para siempre el mal. Con todo, hay un tiempo de espera en el que somos invitados a profundizar en dos actitudes necesarias para el cristiano, también tentado de arrancar las malas hierbas que han crecido junto con el trigo. Son la prudencia y la paciencia. Con esto, Jesús quiere que no nos creamos tan autosuficientes como para prescindir de Él para erradicarlo del todo.

Jesús, cuando lucha contra el mal y el pecado, siempre mira de salvar la persona, el pecador, el que ha sido agredido o descartado. Quizás es importante que, en el momento en que tengamos que actuar contra el mal, pensamos que quien separa definitivamente la cizaña del trigo es Dios, y que nuestro trabajo debe ser hecho con la paciencia de vencer el mal con el bien, en un mismo y al entorno. Controlar el mal y saber dónde está. Hay que aplicar la radicalidad de aportar todo el bien necesario para que influya progresivamente en la eliminación del mal y la persona sea liberada de su influencia nociva. Este es nuestro trabajo y esta nuestra responsabilidad: contemplando la cruz de Jesús, vencer el mal con el bien.

+  Sebastià Taltavull,

Administrador apostólico de Mallorca

Obispo auxiliar de Barcelona

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 140 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.