El Sínodo sobre los jóvenes (III)

Mons. Vicente Jiménez         Queridos diocesanos:    En esta tercera carta pastoral como preparación para el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, me voy a fijar en la acción pastoral. Consiste en acompañar a los jóvenes tomando en serio el desafío del cuidado pastoral y del discernimiento vocacional, identificando los sujetos, los lugares y los instrumentos para este servicio

Caminar con los jóvenes

Para poder acompañar a los jóvenes es necesario adecuarse a sus tiempos y a sus ritmos en la búsqueda más o menos consciente de un sentido para sus vidas. Este caminar con los jóvenes consiste en llevarles al encuentro con Jesucristo. Para lograr esta finalidad del encuentro con Jesucristo el Papa Francisco pide en Evangelii Gaudium “ser audaces y creativos en repensar los objetivos, el estilo y los métodos evangelizadores” (EG 33).

Tres verbos que nos pueden ayudar a estructurar un estilo pastoral: salir, ver y llamar. Salir es signo de libertad interior respecto a las actividades y a las preocupaciones habituales. Ver, es decir, disponibilidad para pasar tiempo con ellos, para escuchar sus historias, sus alegrías y esperanzas, sus tristezas y angustias. Llamar, es decir, la llamada a la vocación es siempre una novedad que se debe acoger, explorar y construir. Es ponerse en camino para encontrar la alegría del Evangelio.

Sujetos

Para la pastoral los jóvenes son sujetos, no objetos. Todos tienen derecho a ser acompañados. Esta pastoral vocacional es responsabilidad de toda la comunidad cristiana: parroquias, congregaciones religiosas, movimientos y realidades eclesiales. Todas están llamadas a ofrecer a los jóvenes experiencias de crecimiento y de discernimiento realmente significativas.

Las figuras de referencia. Los jóvenes necesitan adultos dignos de confianza, creyentes con sólida pertenencia eclesial, cualidad espiritual, pasión educativa y capacidad de discernimiento. Para ello es necesario estar preparados y formados. Los padres siguen desempeñando su papel educativo insustituible. Los sacerdotes son decisivos a través de su testimonio de vocación, consagración y misión. Los profesores y educadores, que están comprometidos y dan testimonio en las universidades y escuelas, en el trabajo, en la política, en el voluntariado.

Lugares

La vida cotidiana y el compromiso social. La fe, cuanto más auténtica es, tanto más interpela a la vida cotidiana y se deja interpelar por ella: la utilización del tiempo y del dinero, el estilo de vida y de consumo, el estudio y el tiempo libre, el vestido y la comida, la vida afectiva y la sexualidad. La vida cotidiana es ocasión concreta de encuentro con el Señor y con la Iglesia y de descubrimiento de la propia vocación.

Los ámbitos específicos de la pastoral. La Iglesia ofrece a los jóvenes lugares específicos de encuentro y acogida abierta  a todos y cada uno; así como una red integrada de propuestas: Jornadas Mundiales de la Juventud; las parroquias; las universidades y las escuelas católicas; el voluntariado y las actividades sociales; las asociaciones y movimientos eclesiales; casas de espiritualidad; los seminarios y las casas de formación.

El mundo digital. Se ha convertido para los jóvenes en un lugar de vida que ofrece muchas oportunidades, pero a la vez presenta riesgos.

Instrumentos

Los lenguajes de la pastoral. El lenguaje eclesial tiene que conectar con el de los jóvenes para llegar a un encuentro fecundo en el ámbito bíblico, litúrgico, artístico, catequético y mediático.

El cuidado educativo y los itinerarios de evangelización. En la acción pastoral con jóvenes es necesario poner en marcha procesos de crecimiento humano, así como itinerarios de acercamiento a la fe teniendo en cuenta las características personales de cada uno. Un proceso que lleve al encuentro con Jesucristo y con la comunidad cristiana a través tanto de las etapas de la iniciación cristiana como de experiencia de compromiso al servicio de la sociedad.

Silencio, contemplación y oración. No hay discernimiento sin la oración personal, donde se cultiva la amistad con Jesucristo y la meditación de la Palabra de Dios. En particular la lectio divina es un método valioso que la Iglesia ofrece. Un objetivo fundamental de la pastoral juvenil vocacional es ofrecer ocasiones para saborear el valor del silencio y de la contemplación.

Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.