Cambio de Provincial de los jesuitas

El pasado sábado 8 de julio se celebró en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo (Madrid) el cambio de provincial de los jesuitas. Se agradeció la dilatada labor del provincial saliente, Francisco José Ruiz Pérez SJ, quien ha estado durante 13 años en cargos de gobierno de la Compañía y se recibió a Antonio España SJ, quien permanecerá en el cargo de provincial de España de la Compañía de Jesús durante los próximos seis años.

La ceremonia respiró mucha serenidad en el provincial entrante y mucho agradecimiento hacia el provincial saliente.El lugar elegido para este cambio fue el colegio que Antonio España SJ ha dirigido los últimos cuatro años. Le acompañaron su madre y varias hermanas y familiares y numerosos jesuitas y laicos llegados de muchos puntos de la provincia.

Antonio España SJ presidió la ceremonia junto a su predecesor, Francisco José Ruiz Pérez SJ, el asistente de Europa Meridional, Joaquín Barrero Díaz SJ, el delegado para la Tercera Edad, Cipriano Díaz Marcos SJ y el provincial de Portugal, José Frazão SJ. Y fue concelebrada por muchos jesuitas, todos ellos revestidos de rojo, por la celebración de la memoria de San León Ignacio Mangín SJ, María Zhu Wu y sus compañeros mártires de China.

Al comienzo de la ceremonia el socio de la provincia, José María Bernal SJ, leyó la patente donde se anunciaba el nombramiento por parte del P. General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ.

Amor, bondad, unión e inspiración

Comenzó su homilía Antonio España SJ agradeciendo a Dios la nueva tarea encargada a pesar de no sentirse preparado para ella. Manifestó que lo importante era «ponerme a servir la misión de la Iglesia y de la Compañía». Explicó su sentido del liderazgo, al que ha sido llamado, parafraseando a Ghandi, quien creía que los líderes de hoy son personas que “unen e inspiran”. Y recordó que en las Constituciones SJ (nº 735), después de enumerar las características que debe poseer un provincial, Ignacio dice “si faltaran algunas… que no falte la bondad y amor a la Compañía de Jesús”. Por eso, para él este liderazgo pide, tanto bondad y amor como unir e inspirar.

No será, para Antonio España, una labor única, “sino de todos nosotros” y nos encontraremos con dificultades en esta tarea, como la increencia, la secularización visible e invisible y la injusticia. Reconoció el valor del gran laicado comprometido de la Provincia y pidió “que busquemos el bien más universal, la prudencia y el discernimiento”, así como modos de estar disponibles a lo que la Misión nos pida. Al hilo de las lecturas, recordó el provincial cómo el P. Arrupe se sintió en manos de Dios (Sabirudría 3, 1-9) e invitó a los presentes a que aprendamos a confiar en Dios, por dentro y por fuera. Aludiendo al Evangelio pidió superar temores (¡No tengáis miedo!) y exponernos en la vida como se expuso Jesús. Terminó pidiendo “hacer posible la cercanía de Dios al mundo en nuestra vocación personal, en el trabajo que desarrollamos, en la familia con la que compartimos la vida y en la Misión de la Iglesia y de la Compañía que Dios nos invita a llevar todos juntos”.

Merecido aplauso al provincial saliente

Antes de concluir la eucaristía, el provincial saliente, Francisco José Ruiz SJ, dirigió a los asistentes una acción de gracias donde recordó todos los dones que la integración de provincias ha traído y sigue generando. Para el ya ex provincial, de todos estos años de andadura de encuentro entre las provincias “quizás lo más importante que queda es que ha ido fraguándose un suelo de bendición: la amistad en el Señor”. Por eso agradeció a Dios, no el haber permitido una nueva organización como provincia, sino que esa organización esté siendo una comunión “por la que nos conocemos más, nos reconocemos más y nos descubrirnos en la amistad en el común Señor de nuestras vidas”.

Por último, el asistente, para sorpresa del ya ex provincial, leyó una carta de agradecimiento del P. General Arturo Sosa, hacia su labor y su persona donde le reconoció numerosas virtudes en su camino de liderar la provincia. Arturo Sosa mostró su “reconocimiento a tantos años de trabajo desinteresado por la Compañía, de entrega sin concesiones a la tarea de integrar varias provincias, con historia y personalidad tan diversa, y de consolidar como un solo proyecto apostólico”, haciendo serenamente la transición que pretendía la Compañía. Agradeció también de forma específica: “Tu siempre fiel información, tu disposición a pedir consejo y a escuchar las sugerencias invitadas desde este gobierno (…), tu amabilidad y carácter templado, tu habilidad para crear un ambiente distendido con los colaboradores (…) tu esfuerzo por llevar adelante decisiones, frecuentemente nada fáciles”. Estas actitudes tuyas, concluía el texto “revelan un fuerte sentido de Compañía que ha brindado a muchos de nosotros, que regamos codo a codo una misma misión, a mirarla con mayor esperanza”.

Después de la lectura se produjo un prolongado aplauso de todos los asistentes hacia Francisco José Ruiz SJ. Al finalizar la ceremonia, los asistentes disfrutaron de un aperitivo en el patio cubierto del colegio.

Breve biografía de Antonio España SJ

Nació en Madrid, en 1966. Entró en la Compañía de Jesús en 1984, durante su formación hizo el noviciado en Sevilla, y después estudió Filosofía en la Universidad Pontificia de Comillas e Historia en la Universidad Autónoma de Madrid. También en Comillas comenzó los estudios de Teología, que terminaría con una licencia en Weston (Boston), en los años 1998-2000. Allí cursó un master en Educación.

Tras sus primeros años destinado en Madrid, realizó su tercera probación en Salamanca y volvió como jefe de formación al Colegio del Recuerdo, antes de ser destinado a Asturias, donde sería coordinador del Consejo Apostólico Local y superior de la comunidad de Oviedo entre los años 2009 y 2013. De Asturias fue destinado en 2013 al puesto de director del colegio del Recuerdo y superior de su comunidad.

(Jesuitas)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).