Semana Española de Misionología en Burgos bajo el lema «La Familia y la Misión»

Durante toda esta semana se está celebrando en Burgos la 70 Semana Española de Misionología (SEM), que dedicada en esta edición al tema “Familia y Misión”.

El lunes 3 de julio comenzaron las primeras ponencias y testimonios misioneros como el de la familia misionera integrada por Isabel Herrero y Gonzalo Violero, una trabajadora social y un físico que renunciaron a su trabajo para ir a la misión de Arequipa (Perú), donde estuvieron de 2008 a 2014, enviados por los Misioneros Combonianos. Gonzalo lo explicaba así: “Somos voluntarios, no cooperantes. Nosotros vamos y nos quedamos y renunciamos a nuestro trabajo. Cuando volvemos tenemos que empezar una vida de nuevo”.

Gonzalo e Isabel fueron a la misión con su hijo de un año (que ahora tiene 10), y allí recibieron como un regalo a su hija pequeña (que ahora tiene 8). Isabel reconoce que “vivir los primeros años con tus hijos en un país de misión, con los últimos de los últimos, entraña mucho riesgo”. “En Arequipa hemos cogido de todo ‒continúa Isabel‒, y nuestros hijos también. Conocemos a familias que han tenido que volver por problemas serios de salud. En nuestro caso, lo tenemos muy claro. Nuestra vocación es la familia. En la familia surgió la vocación misionera y por eso conocimos a los Misioneros Combonianos. Ahora bien, si hay problemas o riesgo serio… nos volvemos. Después de estos años entregados a la misión, esta familia considera que con sus hijos adolescentes el lugar más idóneo es España, pero añaden “después, Dios dirá”.

Como Gonzalo, Isabel y sus hijos, otras 250 familias españolas se encuentran actualmente en tierras de misión. Y es una situación que produce con cierta frecuencia, la semana pasada la familia burgalesa Peinador Morquecho recibía el envío misionero  y recientemente también lo hicieron otras familias en Segorbe Castellón como informaba la Delegación de Misiones.

Esto pone de manifiesto que a la vez que crece el voluntariado de cooperación internacional, es cada día más frecuente que familias cristianas hagan su maleta para entregarse a tiempo pleno al Evangelio. Y por este motivo los responsables de la Semana de Misionología han considerado necesario en este contexto, una reflexión en profundidad sobre “Familia y misión” que viene obligada por esta presencia de familias en la misión “ad gentes”, sin olvidar que en el viejo continente tan secularizado la familia es el valor más alto y el cauce privilegiado para la transmisión de la fe.

La Semana Española de Misionología de Burgos, organizada por el Arzobispado de Burgos,  la Comisión Episcopal de Misiones y  Obras Misionales Pontificias y cumple 70 años reflexionando sobre la teología y la acción misionera de la Iglesia, dedicando la edición de este año al tema de «Familia y Misió». En esta edición estudia en profundidad el tema de la familia misionera en varias sesiones y modalidades:  conferencias, ponencias, mesas redondas y testimonios. Particpan ponentes de seis universidades españolas y tres mesas redondas en las que participan familias misioneras que han estado en América, África y Asia; se hablará de la misión en contextos actuales diversos, como separados y emigrantes; y de algunos aspectos de la misión en la familia de nuestra sociedad, como los abuelos, la promoción solidaria y la atención a los matrimonios en crisis a través de los Centros de Orientación Familiar.

(OMP)

Eloy Bueno: «Un Paraíso sin matrimonio no habría sido Paraíso»

«Un Paraíso sin matrimonio no habría sido Paraíso». Con estas palabras iniciaba el 4 de julio Eloy Bueno, de la Facultad de Teología del Norte, sede de Burgos, su conferencia titulada «La Iglesia se hace ‘misión’ en la familia» en el marco de la Semana Española de Misionología. El teólogo ha mostrado cómo el primer ser humano (Adán) reclamaba una relación interpersonal para ser realmente feliz. La alianza de Dios con los hombres no es con un individuo, sino con una relación de amor. El plan de Dios se realiza con una relación entre el hombre y la mujer. Este hecho antropológico se ha visto viciado a lo largo de la historia por una visión clerical de la familia como «algo de laicos»: La alianza de Dios con el ser humano, testimoniada en la pareja Adán-Eva dará lugar a la imagen de la carta de San Pablo a los Efesios: Cristo-Iglesia.

Esta relación es la que se percibe en las primeras comunidades cristianas, que son «iglesia doméstica»: la iglesia no estaba al lado de las familias, al lado de las casas, sino «en las casas». Familia e Iglesia se identifican en los primeros siglos del cristianismo. El hogar es el centro de reunión, de celebración y de misión. Por tanto, el hogar-familia se convierte en el icono de la Iglesia, en el lugar de salvación. Sin embargo, esto se desvía posteriormente hacia el monasterio, convirtiéndose la comunidad religiosa en «lugar de la santidad».

Tras estas reflexiones y su contextualización en el Concilio Vaticano II, sugirió una revisión de la pastoral de la Iglesia y, sobre todo, una reflexión sobre los acentos sobre la familia. No es una cuestión de los laicos, sino que «la Iglesia se realiza a medida de la familia». De ahí que sea «familia de familias». La Iglesia nace de una experiencia cotidiana, de una fraternidad… Algo sucede en la Iglesia cuando se unen un bautizado y una bautizada. La Iglesia se «autorrealiza» y visibiliza el amor de Dios.

La familia debe ser el néctar transformador de la cultura y de la sociedad

Tras la ponencia de Eloy Bueno, Mª Jesús Hernando, de la Universidad San Dámaso de Madrid, se centró en el contexto de la familia que vive la misión. Es necesario redescubrir el humus necesario para que la comunidad de familias se realice en la acción misionera. A partir de esta afirmación mostró los diferentes contextos para una efectiva misión ad intra y ad extra. La familia se tiene que implicar, como ‘pequeña iglesia’ que es, en todos los ámbitos, ya que la familia llega a todos los rincones. Debe ser el néctar transformador de la cultura y de la sociedad. Por eso la familia cristiana debe estar en actitud permanente de servicio y diálogo con todos los hombres.

La jornada del martes concluyó con la mesa redonda «Familias en la ‘misión’», moderada por José Manuel Madruga, delegado de Misiones de Burgos. Rubén Fernández y Teresa Sarabia expusieron su experiencia misionera en México, e hicieron lo propio Israel Peralta y Begoña de Castro en Mozambique e Irene Sánchez y Marcos García en Taiwán.

«La familia, toda familia, es una facultad de Teología»

La exdirectora de Familia e Infancia del Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, Mª Salomé Adroher, protagonizó el miércoles 5 de julio la tercera jornada de la 70 Semana Española de Misionología

Más libertad de decisiones, más igualdad hombre-mujer y más fraternidad. Estos son los rasgos que definen la familia actual, según Mª Salomé Adroher, experta en Derecho Internacional de la Universidad de Comillas y ex directora de Familia e Infancia del Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, quien disertó ayer sobre Familia: misionera en la sociedad actual para abrir la tercera jornada de la 70 Semana Española de Misionología. Tras situar al auditorio en el perfil de la familia española actual con una serie de datos recientes (CIS, 2015), aseveró que la familia española es la ONG más importante y, a veces, la menos apoyada. «Ser padre es el mayor gesto de solidaridad y tener hermanos es el primer aprendizaje en fraternidad».

La familia actual tiene tres retos importantes: conciliación (no se puede expulsar de la familia a los dependientes), afrontar los riesgos de las nuevas tecnologías para que no quede mitigada la comunicación, e individualismo (atención a la búsqueda exclusiva de la libertad individual).

Desde esta panorámica propuso a toda la Iglesia una nueva mirada a la familia: la familia no es un sujeto pasivo de la pastoral, sino el agente primordial. La familia, todas las familias, son la primera facultad de Teología. La familia no es receptora de la pastoral, es agente primordial. Es el primer lugar donde se aprende a entregarse al prójimo y ponerse en su lugar. Preciosas las palabras del Papa: «es el proyecto de hacer domicilio al mundo».

La Iglesia ha cambiado su manera de ver a la familia y ha dejado de considerarla como un segundo espacio o espacio imperfecto, donde se daba primacía a los religiosos y clérigos. Este cambio hace que ahora sus preocupaciones no sean, así insiste el Papa, las cuestiones de moral sexual o de bioética, sino los problemas de la misma familia. Estos son los problemas que deben interesar y debe atender la Iglesia.

Familias en misión, aquí y ahora

Tras la conferencia, se celebró una mesa redonda de experiencias de misión en contextos diversos. El testimonio de Dorys Castillo y Miguel Velázquez, ambos emigrantes y, ahora trabajadores en el campo de la migración, dejó constancia de la inmensa labor de la Iglesia en la acogida e integración de este colectivo.  Más sorprendente fue el testimonio de Julián Ajenjo y María Soler, ambos separados, en la creación y dinamización de los Grupos SEPAS (Valencia). Su testimonio sobre el proceso de como un separado o divorciado deja de sentirse alguien ajeno a la Iglesia impactó al auditorio. Este proyecto, nacido en Valencia, en el Centro Arrupe, poco a poco se va extendiendo a otras latitudes. La mesa redonda contó con la presencia de Gema Conde, vicealcaldesa y concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Burgos.

Por la tarde se desarrolló una nueva mesa redonda con el tema ‘Familias en misión aquí y ahora’: Fernando de Santiago y Carmen Arteche contaron su experiencia de misión como abuelos en Burgos; Sonia Rodríguez y Rafa Martínez hicieron lo propio como familias en comunidad; y Carlos Carazo y Marta Casas hablaron sobre su trabajo en el Centro de Orientación Familiar de Madrid.

Clausura de la 70 Semana Española de Misionología

Avance del programa para este jueves 6 de julio

Ponencia «Valores familiares para sociedades líquidas». Facultad de Teología. 12:00–13:45 horas. Agustín Domingo Moratalla, profesor de la Universidad de Valencia, presenta la IV ponencia de la Semana Española de Misionología.

Conferencia «La familia, bien necesario para la sociedad». Facultad de Teología. 13:45–14:45 horas. Mª Pilar Gonzálvez Vicente, directora general de Servicios para la Familia y la Infancia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad será la encargada de pronunciar la conferencia de clausura de la 70 Semana Española de Misionología.

Facultad de Teología. Calle Eduardo Martínez del Campo en Burgos. 14:45–15:30 horas. El arzobispo de Pamplona y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Mons. Francisco Pérez González, clausura las jornadas, que se cerrarán con una Eucaristía.

(Archidiócesis de Burgos)
Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41049 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).