Memoria agradecida del Curso Pastoral 2016-2017

Mons. Julián López         Queridos diocesanos:

nbsp; Parece que fue ayer cuando comenzábamos con alegría y confianza un nuevo curso pastoral como Iglesia diocesana. Semana tras semana “Iglesia en León” ha venido tejiendo algo más que una crónica del camino que hemos hecho desde mediados de septiembre de 2016 hasta hoy. En sus páginas figuran los editoriales, las cartas del obispo, las reflexiones firmadas, las crónicas de acontecimientos relativos a parroquias, comunidades e instituciones diocesanas, retazos de la vida eclesial en los más diversos sectores, las miradas a la Iglesia Universal, las referencias a campañas eclesiales, etc., No han faltado tampoco indicaciones litúrgicas, reflexiones sobre las lecturas bíblicas de los domingos y fiestas, sobre Fe y Cultura y sobre los más variados temas, la agenda diocesana, anuncios de acontecimientos y, como simpático remate, las “tiras” de Juárez y de Lolo, ingeniosas, alegres, con ternura a veces y dando en el clavo siempre, etc.

Demos gracias a Dios y a José María, director del Secretariado diocesano de Medios de Comunicación y a todas las personas que hacen posible las ocho páginas de nuestra “Hoja” porque suponen mucha más dedicación y trabajo de lo que aparentan una vez impresas. Por eso “Iglesia en León” merece ser mucho más difundida, por ejemplo, invitando expresamente a llevársela y a leerla. No es el único medio de comunicación de la actualidad diocesana. Están también los programas facilitados por la COPE-León “Iglesia-Noticia” los domingos a las 9:45 de la mañana y “El Espejo de la Iglesia Diocesana” los viernes a las 13:30. Y la página semanal que aparece los sábados en el “Diario de León” en la sección de “Sociedad” que agradecemos, así como las noticias y colaboraciones que aparecen en este y en el otro periódico leonés “La Nueva Crónica”. Y, por supuesto, el Boletín del Obispado.

Pero más allá de las referencias a nuestra actualidad eclesial está, como bien sabéis, la realidad de la vida cristiana de los bautizados, de los matrimonios y de las familias, el día a día de la acción evangelizadora y pastoral de los sacerdotes y diáconos, la pequeña o grande historia de las parroquias, comunidades religiosas, institutos de vida apostólica, asociaciones de fieles, seminarios diocesanos, centros de enseñanza de titularidad eclesial, y un larguísimo etcétera imposible de enumerar. Dejemos el balance del curso en las manos del Señor, aunque hagamos examen también nosotros, no para presumir ni para apenarnos si los resultados no son los que esperábamos sino para estimularnos a perseverar. “Perseverar” es hoy una de las “palabras clave” de nuestra misión y apostolado, dados los tiempos que corren y el ambiente cada día más secularizado. Y para perseverar, confiemos todos en la palabra del Señor y en la fuerza de su Espíritu.

Os recuerdo que el quinquenio 2015-2020 tiene como lema “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio” (Mc 16,15) y como icono de referencia la visita de María a su pariente Isabel (cf. Lc 1,39-47.56). Ya hemos consumado dos cursos pastorales apoyados en el ejemplo de la Virgen Fiel y primera evangelizadora, la Mujer dócil a la acción del Espíritu y modelo perfecto de los discípulos de Cristo. Ella seguirá ayudándonos, no lo dudéis. Llega el verano y con él una pausa, pero solo eso. Hay que recobrar fuerzas y reponer energías espirituales. Pero no queda ya espacio en la carta para ocuparme del tema. De momento, a los que estáis empezando las vacaciones y a los que seguís trabajando, mi afectuoso aprecio y gratitud en el nombre del Señor:

+ Julián López,

Obispo de León    

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 166 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984. Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983). Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993). Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989). El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril. El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella