Nuevo Vicario de Pastoral de Calahorra y La Calzada-Logroño: “Me toca ponerme al servicio de la Iglesia diocesana”

Recientemente Mons. Carlos Escribano ha tenido a bien nombrar en la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño Vicario de Pastoral a Víctor Manuel Jiménez López de Murillas. Es toda una delicia entrevistarnos con él.

¿Algunos datos personales?

Nací hace 47 años en Autol y soy el mayor de cinco hermanos. Mis padres, Ángel y Mª Santos, y también mis abuelos, me inculcaron desde pequeño a valorar las cosas sencillas y verdaderas, como son el amor de la familia, la amistad, el compartir, etc. Por otra parte, desde muy pequeño entré en contacto con la vida parroquial, pues mis padres pertenecían a un grupo de matrimonios que se reunían con el sacerdote de mi pueblo los domingos por la tarde. Íbamos a Misa de la Parroquia con todos los hermanos, participábamos en los grupos de catequesis, en las actividades de los Scouts, y en otras actividades que se promovían desde la Parroquia. También tuve una relación estupenda con las Religiosas Misioneras del Pilar, a las que ayudábamos en la residencia de ancianos y la guardería de niños. Puedo decir que mi infancia y adolescencia se fueron forjando en este clima familiar y parroquial de forma muy natural.

¿Cómo y cuándo surgió lo del Seminario?

Siendo yo chaval había muchos seminaristas de Autol y junto con los sacerdotes teníamos nuestros ratos de convivencia. La llamada en mi vocación no fue “a lo san Pablo”, sino de lenta maduración de una semilla que cada vez iba creciendo con más fuerza a medida que sentía cómo las cosas de Dios me llenaban de alegría, daban sentido a mi vida y me hacían ver cada vez más claro que mi vida no sólo era para mí, sino para los demás, como la de tantos sacerdotes y misioneros de mi pueblo a los que tanto debo de lo que hoy soy. Todo ello me ayudó a dar el paso de entrar en el Seminario. Tras estos largos años para madurar entre luces y sombras la vocación a la que el Señor me llamaba, recibí la ordenación sacerdotal junto a mis dos hermanos sacerdotes: Roberto y Javier.

¿Dónde te estrenaste como cura?

Recién ordenado, me destinó D. Ramón Búa como vicario parroquial de Haro. Con los jarreros, y a la sombra de la Virgen de La Vega y San Felices, crecí como sacerdote y pude gozar de serlo con la ayuda de mis hermanos y de tantos buenos cristianos con los que a lo largo de 10 años trabajamos en la catequesis, el grupo de jóvenes de Acción Católica, la liturgia, la misión parroquial, la dirección de la Coral (mi gran afición), y acompañar en las alegrías y en las penas a la comunidad cristiana.

¿Volviste luego al Seminario, ahora como formador?

Efectivamente. Siendo el D. Fernando Sebastián Administrador de nuestra diócesis, me encomendó la tarea de formador de nuestro Seminario con sede en Burgos para reabrir el Seminario Menor con los chavales del Preseminario. Fueron unos años muy ricos de pastoral vocacional y de dedicación completa al servicio de los seminaristas, de los que guardo grandes recuerdos. A la par, hice la Licenciatura en Teología catequética en Madrid, para poder seguir al frente del secretariado de catequesis y dar alguna asignatura en el instituto de teología de Logroño.

Y por fin, Calahorra.

Así es. Mi última etapa la he vivido en la parroquia de los Santos Mártires de Calahorra, a la que me destinó hace 10 años D. Juan José Omella. Esta comunidad parroquial tiene mucha vida y de ella puedo decir que he recibido el ciento por uno del Evangelio. Compartiendo la vida con los sacerdotes y en estrecha unión con los laicos, he podido comprobar qué bien tan grande hace la Iglesia a la sociedad.

¿Y ahora?

Ahora me toca dejar esta familia de fe y ponerme al servicio de la Iglesia diocesana y nuestro obispo D. Carlos Escribano, como vicario de pastoral. Los sentimientos humanos me los guardo, pero sí que os puedo decir que el espíritu con el que acojo este nuevo cargo es de disponibilidad total y serena, pues no dudo que el Señor da la fuerza, nuestra Diócesis está a punto de iniciar algo grande y aún somos muchos los cristianos en La Rioja que creemos en aquello que Jesús nos dijo, y que elegí como lema de mi ordenación sacerdotal: “Yo he venido para que tenga vida, y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).

Gracias, Víctor, Desde “Pueblo de Dios” te deseamos lo mejor.

(Justo García Turza – Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).