Trabajo, familia y tiempo de descanso

Mons. Jesús García Burillo            Queridos diocesanos:

El miércoles 21 de junio hemos comenzado el verano; en los colegios, niños y profesores van concluyendo sus clases y exámenes finales; muchos preparan sus vacaciones estivales y se abre un nuevo período importante para la vida familiar. ¿Cómo vivirlo de modo que favorezca, acreciente y refuerce los lazos familiares, y para que el ocio sea verdaderamente un descanso y un tiempo bien aprovechado? Respondemos a estos interrogantes con unas reflexiones que nos propone el Papa Francisco en sus catequesis sobre la familia.

En primer lugar: el trabajo. «El trabajo, se dice comúnmente, es necesario para mantener a la familia, criar a los hijos y asegurar una vida digna a los seres queridos. De una persona seria y honrada, lo más hermoso que se puede decir: “es un trabajador”. El trabajo, en efecto, en sus mil formas, comenzando por la labor de ama de casa, se ocupa del bien común. Ante todo se aprende en la familia. La familia educa al trabajo con el ejemplo de los padres. En el Evangelio, la Familia de Nazaret se presenta como una familia de trabajadores, y Jesús mismo era conocido como el “hijo del carpintero” (Mt 13, 55) o incluso “el carpintero” (Mc 6, 3). Y san Pablo no duda en poner en guardia a los cristianos: “Si alguno no quiere trabajar, que no coma” (2 Ts 3, 10). El compromiso del trabajo y la vida del espíritu, en la concepción cristiana, no están enfrentados entre sí, por el contrario  oración y trabajo deben ir de la mano, en armonía, como enseña san Benito. La falta de trabajo perjudica al espíritu, como la ausencia de oración hace daño a la actividad práctica. Trabajar es propio de la persona humana y expresa su dignidad de ser creada a imagen de Dios. Por ello se dice que el trabajo es sagrado» (Catequesis 19/08/2015).

Muchos de vosotros, seguramente, no podéis dejar vuestro trabajo durante el verano, en casa o fuera de ella, por la situación de escasez laborar o porque os dedicáis a la atención de ancianos o enfermos. Recordad que en la atención a quienes más nos necesitan encontramos el rostro doliente de Cristo: este servicio  es grato a los ojos de Dios y una obra de misericordia.

En segundo lugar: el descanso o el ocio. Después del trabajo, también es necesario el descanso. Dios mismo nos enseña (en el relato del Génesis) la importancia de dedicar un tiempo a contemplar y a gozar de lo que en el trabajo se ha hecho bien. El tiempo de descanso no equivale a la pereza de estar en el sofá. Es tiempo para contemplar cómo crecen los hijos o los nietos; tiempo para mirar nuestra casa, los amigos que hospedamos, la comunidad que nos rodea, y dar gracias Dios que lo hizo de este modo cuando creó el mundo. Y continúa haciéndolo, porque Dios goza contemplando su creación y a sus hijos (cf. Catequesis, 12/08/2015). Es importante el tiempo que dedicamos también a celebrar con alegría el estar juntos compartiendo la vida, los gozos y los sufrimientos de la vida familiar. La gratuidad de estar juntos compartiendo lo sencillo del hogar: las tareas de la casa, salir a hacer la compra, ir al cine, quedar con los amigos, es lo que acompasa el ritmo que a veces el trabajo no permite vivir con tranquilidad.

Por último, queridas familias, os recomiendo vivamente dedicar el tiempo necesario para cultivar el espíritu y la vida interior. Orar en familia, participar en la eucaristía dominical, darse tiempo para “airear” el corazón y el espíritu contemplando la naturaleza o dando un paseo, hay tantos sitios preciosos en nuestra provincia para disfrutar al aire libre. El espíritu de oración restituye el tiempo a Dios, sale de la obsesión de una vida a la que siempre le falta el tiempo, vuelve a encontrar la paz de las cosas necesarias y descubre la alegría de los dones inesperados (cf. Catequesis, 26/08/2015).

Que disfrutéis este período de merecido descanso y lo aprovechéis bien para crecer en la mística de vivir juntos en familia.

Con mi bendición y afecto.

+ Jesús García Burillo,

Obispo de Ávila

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).