Crónica de la Jornada de Formación y Convivencia CEDIS

En este año 2017 se celebra el 70 aniversario de la aprobación del estatuto jurídico de los Institutos Seculares, cuyos miembros, aun permaneciendo en el mundo como laicos, se consagran plenamente a Dios por medio de la profesión de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

La acción del Espíritu Santo en la Iglesia y en el mundo provoca siempre novedad. Así aconteció también al suscitar una nueva forma de vida consagrada –los Institutos Seculares- reconocida por la Iglesia el 2 de febrero de 1947 con la promulgación de la Constitución apostólica Provida Mater Ecclesia por el Papa Pío XII.

Tal acontecimiento ha sido recordado de forma especial durante la Jornada de Formación y Convivencia organizada por la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS) el pasado día 10 de junio, y en la XCV Asamblea de CEDIS que tuvo lugar al día siguiente. En los actos estuvieron presentes Mons. Manuel Sánchez Monge, Obispo de Santander, y Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, cmf, Obispo de Mondoñedo-Ferrol, ambos miembros de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española, y encargados, dentro de la misma, de la tutela de los Institutos Seculares.

Asistieron al evento unas 200 personas, pertenecientes a 27 Institutos distintos.

En el acto también estuvieron presentes la Rvda. M. Mª Rosario Ríos Álvarez, ODN, y la Rvda. M. Julia García Monge, hdpc, respectivamente Presidenta y Secretaria General de CONFER.

La Jornada fue presentada por Dª Vicenta Estellés Marqués, Presidenta de CEDIS, quien recordó que la misión propia de los Institutos Seculares consiste en hacer presente el Evangelio en medio del mundo, siendo sal y luz en todas las realidades seculares. A continuación cedió la palabra a los señores Obispos, quienes saludaron a la asamblea. En primer lugar, Mons. Manuel Sánchez explicó que para los Institutos Seculares, secularidad (que no es lo mismo que ‘secularismo’) y consagración configuran una misma realidad, de forma que los laicos consagrados están llamados a santificar todas las dimensiones de la existencia humana.

Por su parte, Mons. Luis Ángel de las Heras exhortó a todos los presentes a cultivar un sano orgullo de ser cristianos y consagrados, y a manifestar a todos con naturalidad esa identidad propia, para así poder llevar a Dios a tantas personas que no Le conocen y Le necesitan.

La primera ponencia corrió a cargo de Mons. José Rodríguez Carballo, ofm, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), quien reflexionó sobre «Los Institutos Seculares a la luz de la Evangelii Gaudium». No obstante, el Prelado dedicó la primera parte de su conferencia a la exposición y comentario de las principales ideas que el Papa Francisco ha ido resaltando en otras intervenciones suyas sobre la vida consagrada. Así, por ejemplo, se hizo eco del reiterado llamamiento del Santo Padre a la actualización constante de los carismas y de la propia consagración según los signos de los tiempos, para no convertirse en “piezas de museo”. Es necesario “visitar y revisitar nuestra identidad” –añadió Mons. Rodríguez- es decir, reavivar la autenticidad de los carismas, sin perder su carácter genuino y discerniendo qué nos pide Dios en el momento actual. Por otra parte, explicó que el sentido de la consagración de los miembros de Institutos Seculares se manifiesta en la medida en que se relaciona con la realidad humana, la cual es para ellos, no sólo una realidad sociológica, sino que constituye el lugar teológico de su consagración. En este sentido, afirmó que “el mundo necesita de vuestro ser fermento en la masa” y verdadera profecía en el mundo, pues “la profecía del Reino no es negociable”, como afirma el Papa. Seguidamente, el Secretario de la CIVCSVA apuntó que, aunque el Papa Francisco no ha escrito, por el momento, ningún documento dirigido exclusivamente a los Institutos Seculares, sí tuvo un encuentro con ellos en 2014. En las palabras que les dirigió en aquella ocasión, el Santo Padre destacó algunas ideas que Mons. Rodríguez quiso subrayar, entre ellas la afirmación de que los laicos consagrados están en el corazón del mundo con el corazón de Dios, la exhortación a no dejar que roben su identidad o la necesidad de desprenderse de estructuras innecesarias, teniendo presente que el anuncio del Evangelio no requiere de grandes medios, ni se realiza por proselitismo, sino por contagio o atracción. Posteriormente, el ponente ofreció un bello comentario de la Evangelii Gaudium (EG), aplicando sus enseñanzas a la realidad de los Institutos Seculares. Primeramente, afirmó que la llamada del Papa a caminar por los caminos del mundo y a habitar las periferias, se concreta para el laico consagrado en su implicación en todas las problemáticas humanas, incluida la política y las periferias sociológicas, existenciales y también las periferias del pensamiento. En segundo lugar, Mons. Rodríguez Carballo recordó las cinco tareas fundamentales que el Papa, en EG 24, señala como fundamentales para todo discípulo misionero: primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar. Por último, comentó otros aspectos importantes de la misión de los laicos consagrados, tales como la valentía, la alegría, la esperanza y el testimonio de su vida, la cual es –afirmó- consagrada en sentido pleno y total, y no una consagración de segunda clase ni un camino intermedio entre la consagración bautismal y la religiosa.

La mañana culminó con el momento más importante de la Jornada: la Santa Misa, que fue presidida por el Card. Fernando Sebastián Aguilar, cmf, quien por la tarde ofreció también una conferencia sobre «La novedad de los Institutos Seculares en la vida y misión de la Iglesia – Relectura de la Provida Mater Ecclesia y de los 70 años de vida de los Institutos Seculares». El Cardenal abordó la cuestión de la identidad de los Institutos Seculares y de sus miembros, en cuanto personas que viven una especial consagración en medio de las realidades temporales; y se detuvo a explicar cada una de las notas de esta definición. De esta forma, primeramente describió la naturaleza de la estructura fundamental de la vida cristiana, es decir, de la vida de todo bautizado en cuanto tal. En este sentido, afirmó que la secularidad, al hacer referencia al tiempo y al espacio, es una condición de todo hombre; ahora bien, el bautizado –consagrado por el Bautismo- vive su estar en el mundo, esto es su secularidad, de una forma nueva, según la Voluntad de Dios y para santificar todas las realidades temporales. En segundo lugar, analizó la diferencia entre esa consagración bautismal y la vida de especial consagración. Ésta última supone una vivencia más profunda, con mayor totalidad y eficacia, de la vida bautismal. La persona que profesa los consejos evangélicos -y por tanto, imita la forma de vida de Cristo pobre, virgen y obediente-, vive ya en este mundo, anticipadamente, la vida celestial, en cuanto desprendimiento del mundo y caridad totalizante. En un tercer momento, el Card. Sebastián advirtió de la importancia de distinguir entre el núcleo esencial de la vida consagrada y las diferentes formas de organizar, expresar y vivir la vida consagrada. En esta línea, explicó la naturaleza de los Institutos Seculares, esto es, que la forma de vida de sus miembros se caracteriza por vivir su consagración en las realidades temporales, aunque no todas las realidades temporales sean propias de la vida consagrada (tal es el caso, por ejemplo, de la realidad matrimonial o del afán de vivir para enriquecerse); pero lo propio de los miembros de Institutos Seculares es vivir su consagración en el siglo para llevar el Evangelio a realidades a las que sacerdotes u otras formas de vida consagrada no pueden llegar.

A lo largo de la Jornada se proyectaron dos vídeos: el primero sobre la historia de la CEDIS y, en general, de los Institutos Seculares en España; y otro sobre la Conferencia Mundial de Institutos Seculares (CMIS), en que se recogían los textos más significativos del Magisterio pontificio acerca de los Institutos Seculares.

La Jornada se completó con un momento de oración animado por las canciones que interpretó el grupo musical “Brotes de Olivo”, que nos ayudó a dar gracias a Dios por todos sus dones, y en especial por nuestra vocación de laicos consagrados en medio del mundo.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43473 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).