Caridad que llegue a todas las periferias

Mons. Joan E. Vives          En la fiesta del Corpus Christi, cuando nos dejamos maravillar por el don tan excelso de la Eucaristía, la carne de Cristo «para la vida del mundo» (Jn 6,51), la Iglesia quiere que vivamos una Jornada de Caridad y que apoyemos a Cáritas, que es la expresión del amor de Dios hacia los que necesitan ayuda y solidaridad.

nbsp;Cáritas, en su dimensión diocesana así como también desde las parroquias, y por parte de los sacerdotes, religiosos, laicos, familias e instituciones particulares, no pasa indiferente al lado de los que sufren sino que, como el Buen Samaritano (Lc 10,25-37), siempre intenta una respuesta solidaria y de justicia, ya que en los pobres encuentra la presencia del Señor que nos reclama obras de amor (Mt 25,31-46). Todos tenemos que estar al lado de aquellos a quienes la vida no ha dado tantas oportunidades o que pasan por momentos difíciles y necesitan un apoyo solidario. Cáritas quiere ser ayuda para todos ellos y también voz de los sin voz, para reclamar del conjunto de la sociedad y de los poderes públicos, medidas generosas de justicia distributiva y social.

«Los pobres son el tesoro de la Iglesia», decía el diácono romano S. Lorenzo a sus perseguidores. Y lo son porque nos acercan a Jesús que en ellos se manifiesta y nos animan a ser generosos y a amar de verdad. Tenemos una misión, que sólo en la pobreza seremos capaces de realizar, es decir, amar al prójimo con obras y de verdad, y orar por los ricos, los sabios, por aquellos que ahora se ríen, por todos aquellos que son responsables de la pobreza, afirma el Papa Francisco. Y nos anima a llevar una vida compartida con los pobres, yendo a su encuentro, caminando con ellos, esforzándonos siempre por comprender sus sufrimientos. Debemos suscitar alrededor de ellos una comunidad, restituyendo de esta manera, en la medida que podamos, una existencia, una identidad y una dignidad. La opción preferencial por los pobres no significa sólo ayudarles sino también defenderlos y darles voz.

Los cristianos creemos en un Dios que repara todas las injusticias, que consuela todas las penas y que sabe recompensar a quienes mantienen la confianza en Él. La Eucaristía es el sacramento pascual de este amor misericordioso incondicional y totalmente entregado del Hijo de Dios hecho hombre y gloriosamente resucitado. En espera de la plenitud del Reino del cielo, cuando Dios mismo enjugará las lágrimas de la humanidad y la justicia brillará eternamente, nuestra contribución es esencial para la Iglesia y para el mundo: debemos ser testigos creíbles y coherentes de Jesucristo, luminosos por la caridad e intercesores ante Dios.

Hoy damos gracias a Dios por todos los directivos, trabajadores y técnicos, voluntarios, empresas con corazón y colaboradores de Cáritas de Urgell porque son todos ellos los que nos ayudan a estar cerca de los necesitados, y dan crecimiento a las iniciativas de servicio y de solidaridad. «Os he dado ejemplo -dice el Señor a los apóstoles, después del lavatorio de los pies en el Cenáculo- para que lo que Yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis» (Jn 13,15). Este mandato nos compromete a todos, en los escenarios y desafíos actuales, porque nos sentimos urgidos a una nueva «salida» misionera y caritativa, salir de la propia comodidad y atrevernos a llegar a todas las periferias geográficas y existenciales de la humanidad, que necesita la luz del Evangelio y del Amor Misericordioso de Jesús.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 384 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).