Iglesia en salida

Mons. Juan del Río           El pontificado de Francisco está acentuando la acción misionera de la fe. El concepto “Iglesia en salida”, nos remite a que miremos al primer Pentecostés, de cómo Pedro y los demás apóstoles entendieron que no debían quedarse encerrado en el cenáculo, sino expandir el Evangelio a todas las gentes.

Jesús de Nazaret ha querido que su Iglesia fuera la continuación viva de su presencia salvadora en medio del mundo: “como el Padre me ha enviado, así también os envió yo” (Jn 19,20), pero “Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él” (Jn 3, 17). Así, por la ley del misterio de la Encarnación del Verbo, el anuncio del Evangelio se incorpora en cada cultura, pueblo y época. De ahí, que el tema central de la tarea evangelizadora de todos los tiempos, no puede ser otro que Dios revelado en Cristo como Redentor y Salvador de los hombres: “Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él. Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia” (Col 1,17; cf. Ap 22,13).

El Concilio Vaticano II fue un don del Espíritu que dispuso a la Iglesia del siglo XX para enfrentarse con los desafíos de la modernidad. Sin sus documentos y el magisterio de los últimos Papas no estaríamos hablando hoy de “nueva evangelización”. La acción misionera en el nuevo milenio, no puede ser una reduplicación de la primera, ni una táctica proselitista. Es ante todo, una renovación espiritual de la vida de las Iglesias locales, que requiere clara identidad cristiana, coraje para atreverse a transitar por los actuales escenarios culturales, utilizar nuevos métodos, tener un leguaje comunicativo que llegue a la gente. Y sobre todo, ilusionarse con el anuncio a las naciones de la alegría del Evangelio que: “llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús” (Francisco, EG, 1).

Los cristianos, como bautizados en Cristo, somos “discípulos misioneros”, que por medio del testimonio de vida, hacemos realidad el misterio amoroso de una Iglesia joven, alegre y servidora de los pobres. De esta forma, será signo de esperanza en la complejidad de la sociedad actual.

+ Juan del Río

Arzobispo Castrense

Mons. Juan del Río
Acerca de Mons. Juan del Río 117 Articles
Mons. D. Juan del Río Martín nació el 14 de octubre de 1947 en Ayamonte (Huelva). Fue ordenado sacerdote en el Seminario Menor de Pilas (Sevilla) el 2 de febrero de 1974. Obtuvo el Graduado Social por la Universidad de Granada en 1975, el mismo año en que inició los estudios de Filosofía en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, obteniendo el título de Bachiller en Teología en 1979 por la Universidad Gregoriana de Roma. Es doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1984). Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis de Sevilla. Comenzó en 1974 como profesor en el Seminario Menor de Pilas, labor que ejerció hasta 1979. De 1976 a 1979 regentó la Parroquia de Sta. María la Mayor de Pilas. En 1984, una vez finalizados los estudios en Roma, regresó a Sevilla como Vice-rector del Seminario Mayor, profesor de Teología en el Centro de Estudios Teológicos, profesor de Religión en el Instituto Nacional de Bachillerato Ramón Carande y Director espiritual de la Hermandad de los Estudiantes de la Universidad sevillana. CARGOS PASTORALES En los últimos años como sacerdote,continuó su trabajo con los jóvenes e inició su labor con los Medios de Comunicación Social. Así, desde 1987 a 2000 fue capellán de la Universidad Civil de Sevilla y Delegado Diocesano para la Pastoral Universitaria y fue, desde 1988 a 2000, el primer director de la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (ODISUR). Además, colaboró en la realización del Pabellón de la Santa Sede en la Expo´92 de Sevilla, con el cargo de Director Adjunto, durante el periodo de la Expo (1991-1992). El 29 de junio de 2000 fue nombrado obispo de Jerez de la Frontera y recibió la ordenación episcopal el 23 de septiembre de ese mismo año. El 30 de junio de 2008, recibe el nombramiento de Arzobispo Castrense de España y Administrador Apostólico de Asidonia-Jerez. Toma posesión como Arzobispo Castrense el 27 de septiembre de 2008. El 22 de abril de 2009 es nombrado miembro del Comité Ejecutivo de la CEE y el 1 de junio de 2009 del Consejo Central de los Ordinarios Militares. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro del Consejo de Economía y de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde marzo de 2017. Ya había sido miembro de esta Comisión de 2002 a 2005 y su Presidente de 2005 a 2009, año en que fue elegido miembro del Comité Ejecutivo, cargo que desempeñó hasta marzo de 2017. El 20 de octubre de 2011, en la CCXXI reunión de la Comisión Permanente, fue nombrado miembro de la "Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia".