Florencio Roselló, pastoral penitenciaria: «La Iglesia en España tiene 78 centros de acogida para permisos y libertades»

Florencio Roselló es Padre Mercedario y director del departamento de la Pastoral penitenciaria en España. A finales de abril estuvo en Menorca para conocer la realidad cotidiana del Centro Penitenciario de la isla. La publicación diocesana Full dominical Església de Menorca le hizo esta entrevista.

¿Qué es el Departamento de Pastoral Penitenciaria?

El Departamento de Pastoral Penitenciaria es el organismo creado por la Conferencia Episcopal Española, integrado dentro de la Comisión de Pastoral Social, que se encarga de coordinar la acción de la iglesia en este campo pastoral como es la prisión y su entorno (prevención y reinserción).

¿Tiene presencia física en todos los centros penitenciarios?

Más que visitar físicamente sí tengo contacto personal y directo con los delegados diocesanos, capellanes y voluntarios. Es más importante animar, motivar y coordinar a quien debe de visitar las prisiones que hacerme presente en todas ellas. Nuestra fuerza está en la presencia constante y continuada dentro de las prisiones a través de la Pastoral Penitenciaria de cada diócesis. En cada agente de pastoral penitenciaria está el Director del Departamento.

¿Cuáles son sus proyectos y actuaciones?

Podría concretarlos en tres actuaciones: Primeramente continuar la gran labor iniciada en el Departamento de Pastoral Penitenciaria por mi antecesor el P. José Sesma, que logró estructurar esta pastoral y hacerla visible tanto en la iglesia como en la sociedad. En segundo lugar intensificar la formación, tanto de capellanes como de voluntarios en un mundo tan cambiante y particular como es la cárcel. Si queremos responder debemos de formar. Y en tercer lugar seguir proponiendo respuestas y alternativas a la prisión. En este momento la Iglesia en España tiene 78 centros de acogida para permisos y libertades y miles de puestos de trabajos en beneficio de la comunidad que evitan el ingreso en prisión.

A mi entender los Centros Penitenciarios deberían serlo de “inserción”. ¿Lo son realmente?

Los artículos 25.2 de nuestra Constitución Española, y 1 de la Ley Orgánica General Penitenciaria nos hablan de que las penas privativas de libertad estarán orientadas a la reinserción social de los privados de libertad. La realidad es que no se consigue plenamente el objetivo. Ahora bien, yo siempre me pregunto si toda responsabilidad recae solo en la prisión. ¿La sociedad, qué hace?, ¿estamos dispuestos a darles trabajo cuándo salen de prisión?, ¿a favorecer un alquiler social de una vivienda?, ¿les abrimos nuestros círculos de relaciones una vez han estado en prisión? Son preguntas que quieren ser una reflexión más profunda de la responsabilidad del fallo de la reinserción social de los presos.

Un caso reciente en nuestra Isla me demuestra que la justicia no siempre es justa. ¿Qué opina?

Yo quiero entender que sí que lucha y trabaja por ser justa. Hemos llegado a un punto de judicializar nuestra vida social, todo lo llevamos a juicio, lo sometemos a bueno y malo. El hecho de que se cometan errores en la justicia no quiere decir que no sea justa. Cada día se emiten miles de sentencias judiciales, la mayoría de ellas no generan polémica. Conozco bastantes profesionales honestos que no merecen ser puestos en duda por su trabajo.

(Toni Olives – Diócesis de Menorca)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).