Un centenar de adultos se confirma este sábado en la concatedral de Santa María en Castellón

La Concatedral de Santa María acogerá en Castellón de la Plana este sábado, vigilia de Pentecostés, la ceremonia en la que el Obispo, Mons. Casimirio López Llorente, confirmará a un centenar de adultos provenientes de 20 parroquias de la Diócesis.

El delegado de Catequesis, Carlos Asensi, explica que en la mayoría de los casos los confirmandos completan su iniciación cristiana para ser padrinos de bautismo o casarse sacramentalmente, pero que es la ocasión para que “se encuentren con Jesucristo y que no sea algo formal, sino vivencial”.

Los tres sacramentos de iniciación cristiana son el bautismo, la eucaristía y la confirmación. Éste último se suele recibir en la adolescencia, pero cuando por diversas razones se retrasa se sigue un itinerario catequético específico. La media de edad de los que se confirmarán el sábado está en 30 años, aunque también hay algunas personas de 40 y 50 años.

Las catequesis preparatorias se suelen impartir en las parroquias. Sin embargo, en el grupo que el Obispo confirmará en la Concatedral hay 29 que han seguido unos cursillos arciprestales en Castellón, o bien algunos scouts de la Agrupación Belcaire preparados en el Seminario.

Este año, los adultos confirmandos son de las parroquias Santa María, la Sagrada Familia, El Salvador, El Carmen, San Cristóbal, San Pedro del Grao, Santo Tomás de Villanueva, San Miguel, San Francisco y la capilla del Pilar de Benadresa para la ciudad de Castellón, la Arciprestal y los Santos Evangelistas de Vila-real, San Juan Bautista de la Vall d’Alba, San Bartolomé de Onda, San José y San Vicente Ferrer de Almazora, Santo Tomás de Benicasim, La Asunción de l’Alcora, Santa María Magdalena de Moncófar y San Bartolomé de Alfondeguilla.

(Diócesis de Segorbe-Castellón)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).