Alegrémonos con la Virgen María

Mons. Joan E. Vives          Durante toda la Pascua, la Iglesia canta a María, que está Asunta y resucitada en el cielo, con una oración sencilla y muy querida del Pueblo de Dios, el «Regina coeli». Imploremos a nuestra Madre con insistencia y devoción en estos días de preparación de Pentecostés, cuando María y los apóstoles recibieron las lenguas de fuego del Espíritu Santo y se inició el camino misionero universal de la Iglesia. También encomendémosle la peregrinación que la Diócesis realizaremos en estos próximos días del 29 al 1 de junio al Santuario de Ntra. Sra. de Lourdes, con los enfermos. Queremos vivir «la perfecta alegría pascual», que Ella recibió y que, a buen seguro, quiere que también nosotros celebremos con humildad llena de entusiasmo, y que perdure en todos nosotros más allá de la Pascua.

Durante todo este mes de mayo, en muchos santuarios y ermitas de nuestra Diócesis le vamos cantando a la Inmaculada Virgen María la alabanza pascual que tan bien se le adecua: «Regina coeli… Alégrate, Reina del cielo, ¡aleluya! Porque el que mereciste llevar en tu seno, ¡aleluya! Ha resucitado, según predijo ¡aleluya! Ruega por nosotros a Dios ¡aleluya!». Es una oración breve y gozosa, llena de luz, cantadora de la Vida del Resucitado al que unimos la alegría única de su Santísima Madre, la primera a quien Él visitó -según la tradición, que S. Ignacio recoge en el libro de los Ejercicios-, para confortarla y unirla para siempre a su gozo. Y seguro que Ella desea que sus hijos e hijas de todo el mundo y de todos los tiempos podamos participar de su alegría. ¡María es fuente y causa de nuestra alegría!

¿Dónde están las fuentes de la alegría? Según el Catecismo de la Iglesia Católica encontraremos gozo en la búsqueda de Dios: «Alegraos los que buscáis al Señor» (Sal 105,3); la alcanzaremos en la fe, que ya es inicio de la vida eterna; en la contemplación de la obra creadora de Dios, que no abandona nunca a su criatura; en las virtudes humanas que dan el gozo para llevar una vida moralmente buena; en la caridad, cuyo fruto es la alegría; y en la vivencia de las Bienaventuranzas que remiten a una perfección que pasa por la Cruz (C.E.C. 30, 163, 301, 1804, 1829 y 2015).

En la fiesta de la Ascensión, preparándonos para el estallido del fuego divino del Espíritu que recibiremos en Pentecostés, ¡sintámonos urgidos a celebrar, con María, nuestra Madre y Protectora, la alegría exigente de la Pascua! Roguémosle en este mes de mayo y siempre, con confianza de hijos. «Los apóstoles eran constantes y unánimes en la oración, junto con María, la Madre de Jesús» (Hch 1,14), y así lo hemos de ser también nosotros. Ella mira y abraza a sus hijos con amor e intercede constantemente por todos, para que tengamos paz y seamos fecundos en el amor y las buenas obras. Pidámosle que acompañe especialmente a los niños y jóvenes que ahora reciben la primera comunión y la confirmación, que ayude a los enfermos, que conforte a los atribulados, que bendiga las familias, que sostenga las vocaciones de especial consagración y que, a todos, nos enseñe a ser audaces en el gozo y en la esperanza, y testigos valientes y coherentes del Evangelio de Jesús.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 391 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).