«Sin acceso a la verdad no hay posibilidad de comunicación», recuerdan los Obispos de la CEMCS

Los obispos de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS) recuerdan que en el terreno de la verdad florece todo lo necesario para el desarrollo de la humanidad: el amor, el conocimiento, el progreso, la alegría, la esperanza, la confianza.

Así lo manifiestan en el mensaje que han elaborada para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2017, que se celebra este domingo 28 de mayo, solemnidad de la Ascensión del Señor. Y es que estamos a tiempo de permanecer en la verdad como motor imprescindible de la humanidad, que se verá acompañada con la bondad y la belleza

«CON­FIAN­ZA Y ES­PE­RAN­ZA EN LA VER­DAD, EN LA ERA DE LA POST­VER­DAD»

 

Men­sa­je de los obis­pos de la Co­mi­sión Epis­co­pal de Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción So­cial para la Jor­na­da Mun­dial de las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les 2017, que se ce­le­bra este do­min­go 28 de mayo, So­le­ma­ni­dad de la As­cen­sión del Se­ñor.

La ce­le­bra­ción de la Jor­na­da Mun­dial de las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les en la so­lem­ni­dad de la As­cen­sión del Se­ñor pone ante nues­tros ojos un mo­men­to es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de la his­to­ria de Je­sús en­tre no­so­tros. A los cua­ren­ta días de su Re­su­rrec­ción, el Se­ñor se reúne con los após­to­les en lo alto de un mon­te para des­pe­dir­se de ellos an­tes de vol­ver al Pa­dre. Tam­bién allí, des­pués de su Pa­sión, muer­te y Re­su­rrec­ción, les en­co­mien­da ser par­tí­ci­pes de su mi­sión que se pro­lon­ga has­ta nues­tros días: «Id por todo el mun­do y anun­ciad la Bue­na No­ti­cia» (Mc 16, 15). De este modo, a lo lar­go de los si­glos, la Igle­sia pro­lon­ga la pre­sen­cia de Je­su­cris­to y con­ti­núa anun­cian­do, ce­le­bran­do y com­par­tien­do la sal­va­ción que Dios ha ofre­ci­do a su pue­blo en la per­so­na de su Hijo.

El Papa pide a los co­mu­ni­ca­do­res el es­fuer­zo de ofre­cer «buen tri­go» para la for­ma­ción de las per­so­nas, que les per­mi­ta en­ri­que­cer­se con su re­fle­xión y cre­cer en su hu­ma­ni­dad

Pro­mo­ver con­fian­za y es­pe­ran­za con la ver­dad

Para esta Jor­na­da de las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les, el papa Fran­cis­co vuel­ve a ofre­cer­nos su Men­sa­je, ani­man­do a los co­mu­ni­ca­do­res a pro­mo­ver es­pe­ran­za y con­fian­za en nues­tro tiem­po. En un con­tex­to glo­bal en el que cre­ce la des­con­fian­za de unos y otros por la si­tua­ción po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca en mu­chos paí­ses, por los con­flic­tos le­ja­nos que el te­rro­ris­mo hace cer­ca­nos, por la lle­ga­da a nues­tras fron­te­ras de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, el Papa pro­po­ne co­mu­ni­car con­fian­za y es­pe­ran­za. Nos in­vi­ta «a to­dos a ofre­cer, a los hom­bres y a las mu­je­res de nues­tro tiem­po, na­rra­cio­nes mar­ca­das por la ló­gi­ca de la “bue­na no­ti­cia”»[1], y pide a los co­mu­ni­ca­do­res el es­fuer­zo de ofre­cer «buen tri­go» para la for­ma­ción de las per­so­nas, que les per­mi­ta en­ri­que­cer­se con su re­fle­xión y cre­cer en su hu­ma­ni­dad[2].

El Papa ac­tua­li­za así la ex­pe­rien­cia de la Igle­sia en su mi­sión de anun­ciar el Evan­ge­lio, re­cor­dan­do pre­ci­sa­men­te que solo la ver­dad pro­du­ce con­fian­za y es­pe­ran­za ver­da­de­ras. Por di­fí­cil que sea de en­ten­der y acep­tar en oca­sio­nes, la ver­dad ilu­mi­na la reali­dad, se­ña­la al hom­bre el ca­mino del au­tén­ti­co pro­gre­so y per­mi­te la rea­li­za­ción de su hu­ma­ni­dad. Por eso, en el cen­tro del men­sa­je de la Igle­sia está Je­su­cris­to, quien a sí mis­mo se pre­sen­ta como «ca­mino, ver­dad y vida» (cf. Jn 14, 6). Es Je­sús, el Re­su­ci­ta­do, quien ofre­ce al mun­do la es­pe­ran­za de­fi­ni­ti­va so­bre el pe­ca­do y so­bre la muer­te al pro­cla­mar con su vida que el pe­ca­do es per­do­na­do, que la muer­te ha sido ven­ci­da. Como dice el papa Fran­cis­co, «con­ti­nua­men­te ve­mos, y ve­re­mos, pro­ble­mas cer­ca de no­so­tros y den­tro de no­so­tros. Siem­pre los ha­brá, pero en esta no­che hay que ilu­mi­nar esos pro­ble­mas con la luz del Re­su­ci­ta­do, en cier­to modo hay que “evan­ge­li­zar­los”. Evan­ge­li­zar los pro­ble­mas. No per­mi­ta­mos que la os­cu­ri­dad y los mie­dos atrai­gan la mi­ra­da del alma y se apo­de­ren del co­ra­zón, sino es­cu­che­mos las pa­la­bras del Ángel: el Se­ñor “no está aquí. Ha re­su­ci­ta­do” (v. 6); Él es nues­tra ma­yor ale­gría, siem­pre está a nues­tro lado y nun­ca nos de­frau­da­rá»[3].

Don­de Je­sús des­a­pa­re­ce o es ocul­ta­do el hom­bre que­da des­con­cer­ta­do, desorien­ta­do: que­da sin ca­mino, sin ver­dad y sin vida

En bue­na ló­gi­ca, del mis­mo modo que la pre­sen­cia de Je­su­cris­to es cau­sa de es­pe­ran­za, de con­fian­za y de vida, se pue­de de­cir que su au­sen­cia es cau­sa de te­mor, de error y de muer­te. Don­de Je­sús des­a­pa­re­ce o es ocul­ta­do el hom­bre que­da des­con­cer­ta­do, desorien­ta­do: que­da sin ca­mino, sin ver­dad y sin vida. La des­con­fian­za y la des­es­pe­ran­za son el fru­to de la men­ti­ra o de la ocul­ta­ción de la ver­dad.

Por eso, el su­ce­sor de san Pe­dro, aler­ta en su Men­sa­je de este año a los co­mu­ni­ca­do­res de la ne­ce­si­dad de ofre­cer bue­na ma­te­ria de re­fle­xión al co­ra­zón hu­mano y no ofre­cer la ci­za­ña que aho­ga la es­pe­ran­za y arrui­na la co­se­cha del tri­go: «Nues­tros pa­dres en la fe –dice el papa Fran­cis­co– ya ha­bla­ban de la men­te hu­ma­na como de una pie­dra de mo­lino que, mo­vi­da por el agua, no se pue­de de­te­ner. Sin em­bar­go, quien se en­car­ga del mo­lino tie­ne la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir si mo­ler tri­go o ci­za­ña. La men­te del hom­bre está siem­pre en ac­ción y no pue­de de­jar de “mo­ler” lo que re­ci­be, pero está en no­so­tros de­ci­dir qué ma­te­rial le ofre­ce­mos. (cf. Ca­siano el Ro­mano, Car­ta a Leon­cio Igu­meno)».

La nue­va era de la post­ver­dad

Esta in­sis­ten­cia del Papa para ani­mar a los co­mu­ni­ca­do­res a ofre­cer la ver­dad está re­la­cio­na­da con el sur­gi­mien­to en nues­tro tiem­po de una nue­va era que se de­no­mi­na de la post­ver­dad. Si los clá­si­cos de­fi­nie­ron la ver­dad como la ade­cua­ción de la reali­dad y el in­te­lec­to de la per­so­na, la post­ver­dad se pue­de de­fi­nir como la ade­cua­ción del in­te­lec­to y la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria o lo so­cial­men­te co­rrec­to, que es mu­da­ble, efí­me­ro y fu­gaz, y, por de­fi­ni­ción, in­de­pen­dien­te de la reali­dad. La post­ver­dad es la con­se­cuen­cia ló­gi­ca por un lado del re­la­ti­vis­mo mo­ral, y por otro lado de la mo­der­ni­dad lí­qui­da, y en am­bos tie­ne su fun­da­men­to.

La post­ver­dad se pue­de de­fi­nir como la ade­cua­ción del in­te­lec­to y la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria o lo so­cial­men­te co­rrec­to, que es mu­da­ble, efí­me­ro y fu­gaz, y, por de­fi­ni­ción, in­de­pen­dien­te de la reali­dad

Del re­la­ti­vis­mo mo­ral ha­bla­ron con in­sis­ten­cia san Juan Pa­blo II y Be­ne­dic­to XVI. El pri­me­ro afir­ma­ba en Cen­tes­si­mus an­nus: «Si no exis­te una ver­dad úl­ti­ma, la cual guía y orien­ta la ac­ción po­lí­ti­ca, en­ton­ces las ideas y las con­vic­cio­nes hu­ma­nas pue­den ser ins­tru­men­ta­li­za­das fá­cil­men­te para fi­nes de po­der» y pro­vo­car lo que se co­no­ce como la dic­ta­du­ra de la ma­yo­ría. «Una de­mo­cra­cia sin va­lo­res –con­ti­nua­ba- se con­vier­te con fa­ci­li­dad en un to­ta­li­ta­ris­mo vi­si­ble o en­cu­bier­to, como de­mues­tra la his­to­ria»[4]. Pro­fun­di­zan­do en esta idea, Be­ne­dic­to XVI se­ña­la­ba que «en la raíz de esta ten­den­cia se en­cuen­tra el re­la­ti­vis­mo éti­co, en el que al­gu­nos ven in­clu­so una de las con­di­cio­nes prin­ci­pa­les de la de­mo­cra­cia, pues el re­la­ti­vis­mo ga­ran­ti­za­ría la to­le­ran­cia y el res­pe­to re­cí­pro­co de las per­so­nas. Pero si fue­ra así, la ma­yo­ría de un mo­men­to se con­ver­ti­ría en la úl­ti­ma fuen­te del de­re­cho. La his­to­ria de­mues­tra con gran cla­ri­dad que las ma­yo­rías pue­den equi­vo­car­se»[5] y, en mu­chas oca­sio­nes, esa equi­vo­ca­ción ha re­sul­ta­do trá­gi­ca.

Ade­más del re­la­ti­vis­mo mo­ral el otro an­te­ce­den­te de la post­ver­dad es lo que des­de la pers­pec­ti­va de la so­cio­lo­gía se lla­mó mo­der­ni­dad lí­qui­da. Como apun­ta Zyg­munt Bau­man, la mo­der­ni­dad lí­qui­da tra­jo con­si­go un mun­do sin se­gu­ri­dad mo­ral, un mun­do pre­ca­rio sin nada es­ta­ble, ni tie­rra fir­me, cu­yas con­se­cuen­cias se pue­den ver ya en la con­cep­ción de la fa­mi­lia, en las re­la­cio­nes per­so­na­les, en el com­pro­mi­so so­cial y en la vida pú­bli­ca: la fi­de­li­dad ha sido sus­ti­tui­da por la fle­xi­bi­li­dad. Se es­ta­ble­ce una so­cie­dad en la que no hay com­pro­mi­sos de­fi­ni­ti­vos, ni si­quie­ra du­ra­de­ros. Se pro­mue­ve el no es­tar com­pro­me­ti­do con nada para siem­pre, sino es­tar pre­pa­ra­do para cam­biar la sin­to­nía, la men­te, las ideas, la vida, en cual­quier mo­men­to en el que sea re­que­ri­do. Se crea así una si­tua­ción lí­qui­da, un tiem­po pro­vi­sio­nal, sin prin­ci­pios só­li­dos, so­bre el que no se pue­de cons­truir el fu­tu­ro.

La mo­der­ni­dad lí­qui­da tra­jo con­si­go un mun­do sin se­gu­ri­dad mo­ral… cu­yas con­se­cuen­cias se pue­den ver ya en la con­cep­ción de la fa­mi­lia, en las re­la­cio­nes per­so­na­les, en el com­pro­mi­so so­cial y en la vida pú­bli­ca

Ade­más, en una con­se­cuen­cia to­da­vía no desa­rro­lla­da, el tiem­po de la post­ver­dad lle­va con­si­go, inevi­ta­ble­men­te, el tiem­po de la post­bon­dad y el tiem­po de la post­be­lle­za. Cuan­do se pier­de la re­fe­ren­cia ob­je­ti­va de la ver­dad des­a­pa­re­ce tam­bién la bon­dad como guía de la ac­ción hu­ma­na orien­ta­da por la ver­dad y la be­lle­za como ex­pre­sión ar­tís­ti­ca del bien y la ver­dad, va­lio­sa por sí mis­ma y agra­da­ble para los de­más. La post­ver­dad nos abo­ca a un mun­do sin bon­dad ni be­lle­za, un mun­do sin amor ni ale­gría, un mun­do en el que no cabe ni el pro­gre­so, ni la con­fian­za ni la es­pe­ran­za.

Per­ma­ne­cer en la ver­dad

El lla­ma­mien­to que nos co­rres­pon­de es el de per­ma­ne­cer en el te­rreno fir­me de la ver­dad. Un te­rreno en el que cada avan­ce de la so­cie­dad se suma a los an­te­rio­res y con­du­ce a los si­guien­tes. Vi­vir al tiem­po en que las apor­ta­cio­nes de los an­te­pa­sa­dos me­jo­ran a los con­tem­po­rá­neos y jun­tos ayu­dan a pre­pa­rar un fu­tu­ro me­jor para los que vie­nen de­trás. El ho­ri­zon­te es­pe­ran­za­dor no se re­la­cio­na solo con un bie­nes­tar per­so­nal eco­nó­mi­co sino con un ho­ri­zon­te de cre­ci­mien­to en hu­ma­ni­dad, de la hu­ma­ni­dad, y éste solo se pue­de dar cuan­do el ser hu­mano bus­ca ser hu­mano. En el te­rreno de la ver­dad bro­tan y flo­re­cen to­das las gran­des reali­da­des ne­ce­sa­rias para el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad: el amor, el co­no­ci­mien­to, el pro­gre­so, la ale­gría, la es­pe­ran­za, la con­fian­za. Nada de ello hay en la men­ti­ra o en el ocul­ta­mien­to de la ver­dad. Es­ta­mos a tiem­po de per­ma­ne­cer en la ver­dad como mo­tor im­pres­cin­di­ble de la hu­ma­ni­dad.

En el te­rreno de la ver­dad bro­tan y flo­re­cen to­das las gran­des reali­da­des ne­ce­sa­rias para el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad: el amor, el co­no­ci­mien­to, el pro­gre­so, la ale­gría, la es­pe­ran­za, la con­fian­za

Quie­nes nos de­di­ca­mos de un modo u otro a la co­mu­ni­ca­ción so­mos los pri­me­ros im­pli­ca­dos e in­tere­sa­dos en man­te­ner la pri­ma­cía de la ver­dad, pues sin ac­ce­so a la ver­dad no hay po­si­bi­li­dad de una au­tén­ti­ca co­mu­ni­ca­ción. El Papa lo pide con su ha­bi­tual tono alen­ta­dor: «Me gus­ta­ría con este men­sa­je lle­gar y ani­mar a to­dos los que, tan­to en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal como en el de las re­la­cio­nes per­so­na­les, “mue­len” cada día mu­cha in­for­ma­ción para ofre­cer un pan tierno y bueno a to­dos los que se ali­men­tan de los fru­tos de su co­mu­ni­ca­ción. Qui­sie­ra ex­hor­tar a to­dos a una co­mu­ni­ca­ción cons­truc­ti­va que, re­cha­zan­do los pre­jui­cios con­tra los de­más, fo­men­te una cul­tu­ra del en­cuen­tro que ayu­de a mi­rar la reali­dad con au­tén­ti­ca con­fian­za»[6].

Quie­nes nos de­di­ca­mos de un modo u otro a la co­mu­ni­ca­ción so­mos los pri­me­ros im­pli­ca­dos e in­tere­sa­dos en man­te­ner la pri­ma­cía de la ver­dad, pues sin ac­ce­so a la ver­dad no hay po­si­bi­li­dad de una au­tén­ti­ca co­mu­ni­ca­ción

En este ser­vi­cio a la ver­dad, mu­chas per­so­nas han en­tre­ga­do su vida. A ellos agra­de­ce­mos su ge­ne­ro­si­dad y su en­tre­ga, y pe­di­mos que sean re­com­pen­sa­dos con la Vida, por el Se­ñor de la Ver­dad. A to­dos no­so­tros, co­la­bo­ra­do­res de la ver­dad, que la en­con­tra­mos en Je­su­cris­to, ca­mino, ver­dad y vida, nos co­rres­pon­de ofre­cer­la a nues­tro tiem­po. Es el ser­vi­cio que el Se­ñor nos pi­dió en el día de su As­cen­sión al Cie­lo: la bue­na no­ti­cia que anun­cia­mos siem­bra es­pe­ran­za y con­fian­za en nues­tros tiem­pos.

Que la Vir­gen Ma­ría, Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za y mo­de­lo de con­fian­za en el Se­ñor nos alien­te en nues­tras vi­das.

 

+Gi­nés Ra­món Gar­cía Bel­trán, Obis­po de Gua­dix y Pre­si­den­te de la CEMCS

+Juan del Río Mar­tín, Ar­zo­bis­po Cas­tren­se

+San­tia­go Gar­cía Ara­cil, Ar­zo­bis­po Emé­ri­to de Mé­ri­da-Ba­da­joz

+Joan Pi­ris Frí­go­la, Obis­po Emé­ri­to de Llei­da

+José Ma­nuel Lor­ca Pla­nes, Obis­po de Car­ta­ge­na

+Sal­va­dor Gi­mé­nez Va­lls, Obis­po de Llei­da

+José Ig­na­cio Mu­ni­lla Agui­rre, Obis­po de San Se­bas­tián

+Se­bas­tià Tal­ta­vull An­gla­da, Obis­po Au­xi­liar de Bar­ce­lo­na y Ad­mi­nis­tra­dor apos­tó­li­co de Ma­llor­ca

 

Miér­co­les, 12 de abril de 2017

[1] Fran­cis­co, Men­sa­je para la Jor­na­da Mun­dial de las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les (24.I.2017).

[2] Ibíd.

[3] Fran­cis­co, Ho­mi­lía en la Vi­gi­lia pas­cual (26.III.2016).

[4] Juan Pa­blo II, car­ta en­cí­cli­ca Cen­te­si­mus an­nus, n. 46 (1.V.1991).

[5] Be­ne­dic­to XVI, Dis­cur­so di­ri­gi­do a los miem­bros de la Co­mi­sión Teo­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal (5.X.2007).

[6] Fran­cis­co, Men­sa­je para la Jor­na­da Mun­dial de las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les (24.I.2017).

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).