Comunicado del Arzobispado de Zaragoza

El Arzobispado de Zaragoza, ante el Auto Nº 258/2017 de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Sexta, comunica que:

  • La Audiencia Provincial de Zaragoza da la razón al Arzobispado y declara nula la instrucción seguida a raíz de la denuncia interpuesta por la exnotaria María del Carmen Amador Gil y el exjuez Roberto-Ignacio Ferrer Sarroca por la intervención del ordenador del puesto de trabajo de la primera.

 

  • El auto, dictado por unanimidad el pasado dos de mayo y contra el que no cabe recurso alguno, recoge la tesis mantenida en todo momento por el Arzobispado acerca de la plena legalidad y absoluta legitimidad sobre la intervención de dicho ordenador.

 

  • Ello significa que las tres personas investigadas —arzobispo, ecónomo diocesano y perito informático— nunca debieron declarar en condición de investigados (antes imputados), porque la Audiencia considera que la actuación del Arzobispado “fue legítima, fue justificada, proporcional e idónea para la finalidad pretendida porque era el único medio para confirmar las vehementes sospechas que recaían sobre doña Carmen Amador Gil, como la persona que emitía esos mensajes difamatorios y esas filtraciones sobre procedimientos canónicos”.

 

  • Lamenta y quiere llamar la atención sobre algunos titulares e informaciones vertidas en algunos medios de comunicación que calificaron de “espionaje” la actuación del arzobispo y de sus más inmediatos colaboradores, sin respetar los mínimos deontológicos de llamar a las cosas por su nombre y de respetar escrupulosamente la presunción de inocencia.

 

  • Firmemente convencido de que la verdad padece pero no perece, el Arzobispado de Zaragoza manifiesta su confianza en la legalidad y en los intérpretes de la misma.

 

Zaragoza, 6 de mayo de 2017

(Archidiócesis de Zaragoza)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).