La evangelizadora de hoy es la Virgen

Mons. Francisco Pérez          Estamos en el mes de mayo, tiempo de gozo y alegría donde se ven los campos verdes y la mies que comienza a amarillear para la siega. Es tiempo de fiesta, de peregrinaciones y romerías donde la Virgen se nos muestra alegre y gozosa de ver a sus hijos que conviven y confraternizan. Es tiempo de poner el mejor traje a los niños que van a recibir la primera Comunión de Jesús Eucaristía. Es tiempo de preparar los campamentos de verano para los niños y jóvenes que desean encontrarse con la naturaleza como el regalo más hermoso que Dios nos ha dado por amor. Es tiempo de compartir en familia muchos acontecimientos que nos unen y nos hacen sentir la belleza de ser abuelos, padres y hermanos juntos. Es tiempo de fiestas patronales con la típica procesión por las calles del pueblo.

Esto que nos parece lo más normal es de una riqueza impresionante no solamente religiosa sino civil y social. Hace poco me escribía una persona desde Estocolmo (Suecia) y me decía que no sólo añoraba lo que teníamos aquí sino que se sentía muy dolida por el rumbo que esta sociedad, del norte de Europa, iba tomando. Lo religioso ya no cuenta para nada y se imponen todas las ideologías que están destruyendo a la persona y de modo muy especial a la familia que ha perdido su propia identidad, es decir, ya no existe. Se actúa como zombis en medio de una civilización que pierde los valores esenciales que son inherentes para seguir dignificando a la persona y a la convivencia civil. Los sociólogos con buen criterio afirman que una sociedad que pierde el rumbo, para lo que está llamada, se sitúa en el precipicio de una sociedad tiránica. La decadencia humana o antropológica es tierra de cultivo para el imperio del orden por decreto.

El mes de mayo nos sitúa ante la presencia de una mujer que es la Madre de Dios: La Virgen María. ¿Qué tendrá la Virgen que a todos nos atrae y nos enamora? ¿Qué puede enseñarnos la Virgen en estos momentos históricos? ¿Ella nos puede enseñar a ser mejores y a caminar por el sendero justo? ¿Podemos recurrir a ella y sentirnos arropados por su maternal amor? ¿Obtiene gracias, si somos fieles hijos suyos, para estar más seguros en la vida? ¿Hace “milagros” a favor de la fidelidad matrimonial, sacerdotal, religiosa, consagrada y laical? Estoy seguro que cada uno de nosotros ante estas preguntas damos una respuesta certera y gozosa. Una madre es tan grande que nada de este mundo se la puede comparar y si es la Virgen María mucho más. Dentro de poco van a ser canonizados por el Papa Francisco, en Fátima (Portugal), los niños Francisco y Jacinta que hace 100 años recibieron directamente diversos mensajes a través de la aparición de la Virgen. Es curioso comprobar que lo hiciera con unos niños y es que ya Jesús dijo que de los sencillos y los humildes (“de los niños”) es el reino de los cielos. Y les pidió que rezaran por la conversión de los pecadores y para que reinara la paz.

En este mes de mayo bien merece la pena que recemos por la paz que está amenazada en nuestra sociedad y que tanto mal puede acarrear “la guerra en parcelas” de la que habla el Papa Francisco. Creo que si todos personalmente o todas las noches en nuestras familias rezáramos, desgranado las cuentas del rosario, a la Virgen como la “evangelizadora de nuestra época” aumentaría la unión familiar, la solidaridad por los más necesitados, la alegría en nuestros corazones, el respeto sincero y auténtico hacia los demás, la solicitud para que se destierren las corrupciones de todo tipo y matiz y la conversión de nuestros corazones. Si una madre quiere lo mejor para sus hijos ¿cómo no lo va a querer nuestra Madre del Cielo?

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 386 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).