En defensa de un trabajo decente, porque la persona es lo primero – Ante la celebración del 28 de abril y el 1º de mayo 2017

Mons. Mario Iceta         Queridos hermanos y hermanas:

Se celebran próximamente dos fechas de especial significación para el mundo del trabajo: el 28 de abril, la Jornada Mundial de la Seguridad y la Salud laboral y el 1º de mayo, Día Internacional de los trabajadores, festividad de San José Obrero. Días que hablan de poner en el centro de la economía, de las relaciones laborales, de la construcción del mundo y de la sociedad a la persona, de manera especial a los más desfavorecidos, como exigencia de la justicia social. Fechas que instan a la solidaridad, a sumar esfuerzos en la construcción de la Casa Común, a ser familia humana, a la defensa de un trabajo decente, con derechos, a la medida del ser humano.

Destacar algunos datos[1]: A pesar que las cifras macroeconómicas dicen que se está saliendo de la crisis, la desigualdad crece. Las diferencias salariares entre grandes directivos y trabajadores aumentan exponencialmente. El mes de marzo finalizaba con 138.157 personas desempleadas en la CAV, 78.274 en Bizkaia. En el Estado 3,7 millones. Las mujeres, los jóvenes, las personas migrantes y los mayores de 55 años son los más afectados. El 95% de los nuevos empleos tiene carácter temporal. En 2016, 40 personas fallecieron en la CAV a consecuencia de un accidente laboral.

Como insiste el Papa Francisco: “Ante el actual desarrollo de la economía y la dificultad que atraviesa la actividad laboral, es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos. El trabajo, en efecto, concierne directamente a la persona, su vida, su libertad y su felicidad. El valor principal del trabajo es el bien de la persona humana, porque la realiza como tal, con sus actitudes y capacidades intelectivas, creativas y manuales. De aquí deriva que el trabajo no tiene solamente una finalidad económica y de ganancia, sino sobre todo una finalidad que implica al hombre y su dignidad. La dignidad del hombre está vinculada al trabajo…  Y si falta el trabajo se lastima esta dignidad.” (P.Francisco en Terni 20.3.2014).

Hoy el trabajo sigue siendo la clave, quizá la clave esencial, como decía San Juan Pablo II de la cuestión social. El trabajo humano es medio imprescindible de realización personal de la vocación propia y reconocimiento de la sagrada dignidad de la persona. Mediante el trabajo se construye la vida social, política, se ordena la vida al bien común, se responde a las exigencias de justicia y caridad que la comunión fraterna pide de todos y cada una de las personas, contribuyendo al Plan de Dios para la humanidad.   Es desde aquí desde donde la defensa de un trabajo decente necesita ocupar un lugar preferente en la vida de las organizaciones sociales, sindicales, políticas, empresariales, también en la iglesia, tal como dice Benedicto XVI en “Caritas in Veritate”, sumando en esa “coalición mundial a favor del trabajo decente” (nº63).

En esta línea conviene recordar algunas insistencias de la Carta Pastoral “Una economía al servicio de las personas” que los Obispos de las Diócesis Vascas hacíamos pública en 2011:

  • “Es imprescindible, por tanto, reflexionar sobre la noción misma de progreso y desarrollo para evaluar su práctica actual y reorientarla de manera positiva” (nº23)
  • “El momento actual exige que cada persona y de cada asociación o instancia social o pública, asuma una doble responsabilidad: la de afrontar las consecuencias de la crisis y su salida, buscando el bien común y prestando especial cuidado a los más débiles; y la de construir nuestra economía y nuestra vida social sobre las bases éticas sólidas” (nº35)
  • “Se hace necesario que nuestras administraciones sigan trabajando por mantener e incluso aumentar la partida dedicada al conjunto del gasto social. Este gasto es concreción de la redistribución de la riqueza y exigencia básica de la de la justicia y el bien común. Sin ingresos fiscales suficientes se compromete dicho gasto, cuya importancia actual es crítica para evitar la exclusión social de los más afectados”(nº39)

Finalizábamos con una llamada: “a todas las personas de buena voluntad, agentes e instituciones sociales y administraciones públicas para que busquen de manera conjunta y solidaria una salida a la crisis, construyan unas bases éticas firmes para el desarrollo de nuestra sociedad, promuevan el empleo digno y se esfuercen por defender a los más débiles y golpeados por la crisis, como exigencia y prueba de la justicia social” (nº40). Hay ejemplos e iniciativas que ya lo están haciendo posible: empresas de inserción, proyectos que hablan de una economía social y solidaria, banca ética…

Qué como Iglesia, nos sintamos comprometidos por el trabajo decente, al servicio de nuestros hermanos y hermanas, de su intrínseca dignidad de hijos e hijas de Dios, que urge a trabajar con misericordia por la justicia, impulsando la solidaridad a favor de los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo, en especial de quienes más sufren.

 

+ Mario Iceta Gabicagogeascoa

Obispo de Bilbao

[1]Otras cifras que tampoco podemos olvidar: 8 personas poseen la misma riqueza que 3.600 millones. En el mundo 201 millones de personas están desempleadas. Las prestaciones por desempleo las perciben el 55,5% de las personas afectadas. En Euskadi: 360.000 trabajadores tienen pendiente la renovación de su convenio laboral; 49.900 hogares tienen a todos sus miembros desempleados. Son perceptores de la RGI 63.769 unidades familiares, de las cuales el 20% la perciben aún con un trabajo, por no alcanzar el SMI (707,6 €.).

 

Mons. Mario Iceta Gabicagogeascoa
Acerca de Mons. Mario Iceta Gabicagogeascoa 97 Articles
Es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra (1995), con una tesis doctoral sobre Bioética y Ética Médica. Es Doctor en Teología por el Instituto Juan Pablo II para el estudio sobre el Matrimonio y Familia de Roma (2002) con una tesis sobre Moral fundamental. Es Master en Economía por la Fundación Universidad Empresa de Madrid y la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Madrid (2004) y miembro correspondiente de la Real Academia de Córdoba en su sección de Ciencias morales, políticas y sociales desde 2004. Así mismo es miembro de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao desde junio de 2008. Fundador de la Sociedad Andaluza de Investigación Bioética (Córdoba, 1993) y de la revista especializada Bioética y Ciencias de la Salud (1993). Ha participado como ponente en diferentes cursos y conferencias de Bioética tanto en España como en el extranjero y posee numerosos artículos en revistas especializadas en Bioética y Teología Moral, así como colaboraciones en diversas publicaciones y diccionarios. Entre sus publicaciones destacan: Futilidad y toma de decisiones en Medicina Paliativa (1997), La moral cristiana habita en la Iglesia (2004), Nos casamos, curso de preparación al Matrimonio (obra en colaboración, 2005). En el campo de la docencia ha ejercido como profesor de Religión en Educación Secundaria (1994-1997); Profesor de Teología de los Sacramentos, Liturgia y Canto Litúrgico en el Seminario Diocesano de Córdoba (1994-1997); Profesor de Moral fundamental y de Moral de la Persona y Bioética en el mismo Seminario, así como en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de la Diócesis (2002-2008). Profesor asociado de Teología Moral fundamental y Bioética en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra desde 2004 hasta la actualidad. Por último, también pertenece a la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española.