Fiesta de la Misericordia

Mons. Jaume Pujol        El Papa Francisco cuenta una anécdota de sus años como sacerdote en Buenos Aires. Una vez, cuando iba a salir de la iglesia, se le acercó una anciana a pedirle que le confesara. Mientras se preparaban para ello, el Papa bromeó con ella, viéndola tan buena: «Vamos, pero no sé, no sé si Dios podrá perdonarle sus pecados», a lo que ella respondió: «Si Dios no perdonara los pecados, el mundo no existiría». Una reflexión digna de un verdadero teólogo, pensó el hoy Papa.

El perdón de los pecados es una manifestación de la misericordia de Dios. San Juan Pablo II anunció, durante la canonización de Sor Faustina Kowalska: «En todo el mundo, el segundo domingo de Pascua recibirá el nombre de domingo de la Divina Misericordia. Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al género humano en los años venideros.»

Hoy celebramos esta fiesta tan entrañable que Dios mismo quiso que se instituyera en la Iglesia, según las frecuentes revelaciones que tuvo la monja polaca y que dejó escritas en su Diario.

La devoción que sentía el papa Wojtyla por esta característica del amor divino hacia la humanidad le llevó a publicar la encíclica Dives in Misericordia, y el Papa actual se hizo igualmente eco con la bula Misericordiæ Vultus en la que declaró un año santo, un jubileo extraordinario, entre 2015 y 2016.

En ella recordaba las famosas palabras de San Juan XXIII en la inauguración del Concilio Vaticano II: «En nuestro tiempo, la esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad.»

La tentación de aplicar la justicia, siempre y nada más que la justicia, no corresponde al amor maternal que la Iglesia tiene para todos sus hijos. Ha llegado el momento de poner en práctica la buena noticia, la alegría del perdón, y, al tiempo que damos gracias a Dios por su misericordia, practicarla nosotros con nuestros hermanos. «Misericordia» —dice Francisco— «es la vía que une Dios al hombre […]. Es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida.»

En este tiempo de alegría pascual, la fiesta de este domingo es un estrecho lazo que nos une a Dios y al prójimo en Jesucristo, que es el rostro de la misericordia del Padre.

 

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.