Santa Misa Crismal

Mons. Casimiro López Llorente              A TODOS LOS FIELES CRISTIANOS DE SEGORBE-CASTELLÓN:

 SACERDOTES, DIACONOS, CONSAGRADOS Y SEGLARES

Amados todos en el Señor:

Cercana ya la Semana Santa os escribo para invitaros a todos y de un modo muy especial a los sacerdotes, a la Santa Misa Crismal que celebraremos, D.m., el próximo día 10 de Abril, Lunes Santo, a las 11:00 de la mañana en la Santa Iglesia Concatedral de Santa María en Castellón.

La Misa Crismal tiene un significado muy rico y profundo. En ella consagramos el Santo Crisma y bendecimos los óleos de los catecúmenos y de los enfermos. Con el Santo Crisma, el óleo perfumado, que representa al mismo Espíritu Santo, serán ungidos quienes durante el próximo año reciban el sacramento del bautismo, de la confirmación o del orden. Por el óleo de los catecúmenos serán fortalecidos con el Espíritu Santo quienes vayan renacer a la nueva Vida por el bautismo, para que puedan renunciar al mal y vivir según su condición de hijos de Dios. El óleo de los enfermos, cuyo uso atestigua ya el apóstol Santiago, remedia las dolencias del alma y del cuerpo de los enfermos y ancianos, para que puedan soportar y vencer con fortaleza el mal y conseguir el perdón de los pecados. En la Misa Crismal, los sacerdotes renovaréis también las promesas de vuestra ordenación sacerdotal.

Además en la Misa Crismal, presidida por el Obispo, concelebrada por el presbiterio diocesano y participada por el resto del Pueblo de Dios, se hace especialmente visible nuestra Iglesia diocesana de Segorbe-Castellón, una Iglesia que vive de la Palabra de Dios y de la Eucaristía. La concelebración del Obispo con su presbiterio es además una manifestación de la plenitud del orden del Obispo y, a la vez, de la comunión existente entre él y sus presbíteros en el único y mismo sacerdocio y ministerio de Cristo. Participando en la Misa Crismal, los sacerdotes sois testigos y cooperadores en la consagración del crisma, del mismo modo que sois mis colaboradores en el ministerio cotidiano.

Por todo ello es muy deseable que todos los sacerdotes y, en la medida de lo posible el resto del Pueblo de Dios, participéis en la Misa Crismal. De manera especial deberán ser animados a participar quienes se preparan a recibir alguno de los sacramentos indicados, sus padres y sus catequistas o quienes trabajan en la atención de los enfermos y de los ancianos. Ruego, pues, que la presente invitación se haga pública y sea leída en todas las comunidades eclesiales para que llegue a todo el Pueblo de Dios de Segorbe-Castellón. Gracias anticipadas a todos por vuestra participación y colaboración. A los sacerdotes os recuerdo que después de la Misa tendremos la tradicional comida de fraternidad en el Seminario diocesano Mater Dei, a la que todos estáis invitados.

Con mi deseo de una fervorosa y fructífera celebración de los días ‘santos’ que nos disponemos a celebrar, os saluda y bendice,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 384 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.