“La Iglesia debe salir a las calles digitales sin miedo a la hostilidad del ambiente”

El religioso marianista y también ingeniero informático Daniel Pajuelo, confundador de iMisión -iniciativa integrada por católicos laicos, consagrados y sacerdotes con la inquietud de evangelizar en Internet y en las redes sociales-, ha participadoel 31 de marzo en el Congreso Internacional Cátedra Abierta Scholas Occurrentes de la Universidad Católica de Valencia (UCV) para analizar la implementación de la cultura del encuentro impulsada por el Papa Francisco en el ámbito digital.

En primer lugar, Pajuelo ha criticado la distinción entre “mundo real” y “mundo digital”, como si Internet fuera menos real que la vida presencial: “Francisco ha dicho que la red no es un conjunto de cables interconectados sino de personas interconectadas”.

“Llevamos instalados muchos años en la prédica desde los púlpitos y, sin abandonarlos, hemos de pasar a un modelo relacional. Hemos de salir a las calles, también a las digitales, como dice el Papa, donde lo importante es establecer relaciones evangélicas. En las redes tiene mucho más peso, en un primer momento, el testimonio, la coherencia de vida y mostrar a un Jesús encarnado que la emisión de contenidos religiosos. Si no salimos de esos espacios donde nos encontramos seguros, hacemos un flaco favor al mandato del Señor de ir por todo el mundo. La Iglesia nació para ser misionera”, afirma.

En esta salida, hacen falta cristianos “que hagan el esfuerzo de estar presentes en el ámbito digital y posibilitar espacios de diálogo donde ofrecer el ungüento del Espíritu Santo, que sana las heridas y calma la sed; un espacio de paz verdadera en el que las personas puedan volver a fundamentar el sentido de su vida”.

El abrazo a esta cultura del encuentro en lo digital requiere, según este sacerdote marianista, de una “‘kenosis’” –o descendimiento- grande: “Cuando digo una homilía en mi parroquia se me escucha y nadie dice nada. En mi canal de YouTube, el 40% de la gente, de entrada, me insulta. Me dicen que tengo cara de violador y barbaridades parecidas; utilizan todo lo que pueden para hacerme daño”.

Sin embargo, Pajuelo descubre que su presencia en ese espacio “le devuelve la esperanza y abre un camino de diálogo” con el 60% restante. Así, aduce que, por ejemplo, una quincena de personas le ha pedido hablar personalmente con él en el último mes. Una de las personas con las que ya se ha encontrado y ha ayudado “se había intentado suicidar; había practicado el satanismo y tenía un concepto de Dios totalmente tergiversado”.

NO SEPARAR LA FE DE LA IDENTIDAD DIGITAL

El religioso valenciano lamenta la “muy escasa” presencia de la Iglesia en los espacios digitales, y la incapacidad consecuente de responder a las lecturas que se hacen en esos medios desde distintas ideologías sobre “cómo es Dios o cómo son los creyentes”. Por eso, resalta la importancia que los cristianos estén presentes en esos medios y no separen su fe de su “identidad digital”. De lo contrario, “se imposibilita el encuentro” y se incurre en el pecado de “omisión” de no ofrecer a Cristo a los demás, “que buscan saciar su sed”.

Para Pajuelo, si un cristiano está en el ámbito de Internet y “no brilla la luz de su bautismo, de su amor por Cristo y la Iglesia”, es que en su vida existe una “distancia” entre lo digital y lo presencial que hace que la primera identidad “no sea auténtica y tampoco dé fruto”.

“El gran obstáculo para la nueva evangelización no es la falta de vocaciones, de recursos o de formación: es el miedo que tenemos a la hostilidad del ambiente. En mi canal muestro claramente que soy sacerdote, aunque haya gente que no comprenda qué hace un cura en YouTube, o que les molesta. Aunque sean ateos muchos se suscriben a mi canal. De hecho, en tres meses he pasado de 3.000 a 8.000 suscriptores que me dejan preguntas y piden que comente vídeos de otros ‘youtubers’ o artistas que critican a la Iglesia”, expone.

ISIDRO CATELA: “LA IGLESIA NECESITA CREAR UN GRAN MEDIO DIGITAL Y APOSTAR POR LA PRODUCCIÓN DE CONTENIDOS DE FICCIÓN DE CALIDAD Y RENTABLES”

El periodista salmantino Isidro Catela, profesor de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, director del programa Testimonio de TVE y colaborador de COPE, ha pronunciado en el congreso de la UCV la conferencia Medios de comunicación y sociedad, ¿hacia el desencuentro? En su intervención, Catela ha subrayado que hay “dos trenes” que la Iglesia no debe perder en el ámbito de la comunicación: el de los medios “digitales” y el de las obras “de ficción”.

“En la Iglesia nos hacen falta medios de comunicación propios de referencia del nivel de la COPE. Se perdió el periódico Ya y no se pudo hacer nada por hacer resurgir algo similar. En cuanto a la televisión, amortizar la inversión necesaria al respecto es carísimo. Por eso, hoy lo que necesita la Iglesia en el ámbito informativo es crear un gran medio digital “, ha indicado.

Asimismo, Catela ha remarcado lo “esencial” de que la Iglesia realice una “apuesta seria” por los trabajos de ficción: “Debemos crear una productora de contenidos de calidad que busque grandes historias. Hemos de aportar lo que otros no aportan y que el producto sea rentable. Y se puede conseguir”.

El director de Testimonio ha recordado que los relatos “de valor” se construyen hoy, sobre todo, “en la ficción”. Los jóvenes, ha incidido Catela, “apenas” ven informativos de televisión y se informan “de aquella manera” en las redes sociales. Sus referencias de valor “están en los consumos a la carta, fundamentalmente, en las series”.

“Los universitario de hoy no consultan El País, ni El Mundo o ABC; de hecho, los estudiantes de Ciencias de la Comunicación no quieren trabajar en esos medios, prefieren hacer otras cosas en el ámbito comunicativo. Los medios viven hoy un momento crítico. Estamos en un cambio de época, como bien señala el Papa y hemos de saber adaptarnos”, ha manifestado.

Para el fomento de una educación integral los medios, en general, Catela ha apuntado que “deben recuperar en sus contenidos informativos las historias de valor, los testimonios que aporten valor añadido. Si no, están condenados a la desaparición porque la gente no consume los medios como hace 40 años”.

Xiskya Valladares: “Si la Iglesia no está en las redes sociales perderemos generaciones de jóvenes”

La religiosa Xiskya Valladares (@xiskya en Twitter), filóloga y periodista, conocida como la “monja tuitera” por sus miles de seguidores, ha manifestado en la UCV elpasado 30 de marzo que las redes sociales “son un lugar, no una herramienta, donde evangelizar y que hay que llenar de valores”.

Si la Iglesia no está en las redes sociales “perderemos generaciones de jóvenes”, ha señalado esta religiosa de Pureza de María, que ha participado en la segunda jornada del Congreso Internacional Cátedra Abierta Scholas Occurrentes de la Universidad Católica de Valencia (UCV), en el que ha tratado sobre cómo hacer presente la cultura del encuentro en la cultura digital.

Valladares ha recordado que las palabras del Papa Francisco cuando dice que las redes sirven, además, para el desarrollo de la persona, aunque la religiosa es consciente de que la clave es “cómo aterrizar en las distintas diócesis locales”.

Como miembro del colectivo iMisión, Valladares ha manifestado que cada vez reciben más peticiones de obispos para impartir cursos en sus diócesis. “Aunque es un proceso lento, tengo esperanza en que cambie la mentalidad”, ha añadido.

Entre los consejos que ha ofrecido para evangelizar en Internet Valladares, que suma cerca de 35.000 seguidores en Twitter, ha enumerado algunos recogidos directamente de los últimos papas.

Así, por ejemplo, ha apuntado que el Papa Francisco recomienda “no bombardear con mensajes religiosos. Es más inteligente ofrecer una lectura evangélica de la actualidad que enviar mensajes religiosos directos u oraciones, porque a quien le interese esto último lo encuentra”, ha subrayado Valladares

De Benedicto XVI se queda con el consejo de “no usar un lenguaje de la Iglesia solo para iniciados. Queremos acercarnos a los alejados, por tanto, usemos un lenguaje como si habláramos con un amigo que no es de iglesia”.

Igualmente, ha añadido la necesidad de “ser auténtico” en las redes sociales. “Cuanto más auténtico, más humano”, ha añadido.

Sobre los ‘haters’ y ‘trolls’ su opción es solo bloquear en el caso de “amenazas e insultos graves”. Valladares dice que siempre encuentra motivos para el diálogo.

LA ESCUELA, EN EL TÚNEL DEL TIEMPO
Valladares también ha hablado sobre la importancia de que las nuevas tecnologías entren en los colegios “como estrategia a nivel de centro”. En su opinión, los alumnos viven dos realidades paralelas: su realidad digital habitual y la que viven cuando acceden al colegio “donde parece que entran en un túnel del tiempo”, donde se les restringen la wi-fi o los dispositivos móviles.

Su idea es que “marcando unos límites” se puede educar en la cultura del encuentro desde la cultura digital. “No consiste en introducir dispositivos y conexiones, sino que consiste en usar la creatividad para trabajar a favor de los valores”, ha expresado la religiosa.

Valladares también se ha referido a los “riesgos” aunque modifica el foco del problema. “Los riesgos de las nuevas tecnologías no nacen de ella sino del corazón humano, de la falta de valores y de la falta de educación emocional porque lo digital es una prolongación de la vida real. Con tecnología o sin ella hay que educar”.

PROGRAMAS DE SCHOLAS EN CENTROS VALENCIANOS
En la mesa redonda se han presentado los programas Scholas que se desarrollan en distintas instituciones educativas en Valencia en colaboración con la UCV. Así, los educadores Miquel Ruiz, Victoria Vergara y Pablo Romeu han detallado las actuaciones que desarrollan en los colegios Santa Cruz y La Anunciación para potenciar la conciencia social y las artes entre los alumnos.

Igualmente, Amparo Bargues y Ángel Turbi, profesores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UCV, han expuesto dos proyectos que desarrollarán próximamente en colegios de la ciudad: uno basado en juegos populares y otro para fomentar valores y crecimiento personal a través del atletismo. En la mesa ha participado también Amanda Sancho, vicedecana del Grado en Ciencias del Mar de la UCV, que ha detallado la ApS que ha aplicado en su asignatura para acercar a los alumnos la Laudato Si y que ha consistido en divulgar y concienciar a la sociedad de la problemática de las basuras marinas, en particular de los microplásticos.

La exposición ha contado con la intervención de Marta Simoncelli, coordinadora de las acciones de la Fundación Scholas Occurrentes en España, que ha presentado Scholas Ciudadanía, la adaptación del programa original de las escuelas de vecinos que en España empezó hace un año.

“Salir del aula y abrirse al mundo al principio da miedo pero es muy bueno y necesario para el adolescente; le permite salir de su burbuja y perder el miedo al otro, ver que lo diverso nos une. Lo hemos probado en Madrid y en Barcelona y tenemos muchas ganas de hacerlo en Valencia, más aún con el apoyo de la UCV”, ha afirmado.

Scholas Ciudadanía es un programa educativo para estudiantes de Secundaria que busca acercarlos a su realidad más próxima a través del compromiso social, cívico y político. Así, es fundamental que los participantes representen la multiplicidad de colegios que existan en el área, es decir, que haya alumnos de escuelas ubicadas en diferentes barrios, de gestión pública y privada y religiosas y laicas.

El programa se ofrece con carácter gratuito para los alumnos y las escuelas y durante unas semanas, los jóvenes en lugar de ir a su colegio acuden a una sede para cursar el programa, que abarca dos etapas: seleccionar al menos dos problemas de su ciudad y elaborar un informe que se presentará a las autoridades con propuestas y soluciones.

La jornada de hoy también ha contado con la participación de Camino Cañón Loyes, catedrático de la Universidad Pontificia de Comillas, y José Manuel Alofonso, profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca.

INTERDISCIPLINARIEDAD Y VERDAD

La jornada de hoy también ha contado con la participación de María del Camino Cañón, catedrática de Lógica Matemática y directora general de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), ha criticado el constructivismo radical presente en algunas teorías de la educación pues “la verdad es central en la búsqueda de conocimiento y ésta, si es genuina, propicia actitudes morales y facilita la convivencia y la solidaridad”.

Igualmente, esta experta ha incidido en la necesidad de introducir a los alumnos en la búsqueda de finalidades objetivas, como son los que señala la Laudato Si del papa Francisco con su propuesta de la ecología integral, orientadas a preservar el planeta en solidaridad con las generaciones futuras.

EDUCAR POR UNA CULTURA DE PAZ

José Manuel Alfonso Sánchez, catedrático de la Facultad de Educación de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), ha asegurado que “no se puede educar sin optimismo. No es ninguna ingenuidad sino que es necesario para quienes nos dedicamos a la educación, al menos, como punto de partida, porque, de lo contario, no se puede hacer nada”.

Igualmente, el ponente ha citado a Pestalozzi -educador suizo considerado como uno de los padres de la pedagogía moderna- para reivindicar la necesidad de una “educación de la cabeza, del corazón y de las manos. Hemos cultivado demasiado la primera y olvidado las segundas”. En este sentido, ha incidido en la importancia de recuperar disciplinas como el arte, la literatura, la música, el teatro y el cine  así como de cambiar todo el sistema educativo para que verdaderamente eduque para la paz.

Finalmente, el catedrático de la UPSA ha propuesto el mensaje evangélico como válido para la escuela de hoy. “Amad a vuestros enemigos es la pedagogía del amor, como lo es el sermón de la montaña”, ha aseverado.

(UCV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).