El Papa a las Superintendencias iraquíes: “Todos somos hermanos, y donde hay hermandad hay paz”

“Todos somos hermanos, y donde hay hermandad hay paz. Somos hijos de Dios, todos. Y nosotros, tenemos un Padre común en la tierra, Abraham. Y a partir de aquella primera ‘salida’ de Abraham hemos llegamos, hasta hoy, todos juntos”.

Con estas palabras el Papa Francisco alentó a los participantes en la reunión del Comité permanente para el diálogo entre el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y las Superintendencias iraquíes (para chíitas, sunitas, cristianos, yazidís, sabeos / mandeos), a quienes recibió en Audiencia, el miércoles 29 de marzo, en el Aula Pablo VI, del Vaticano.

En sus saludos, el Santo Padre señaló que, “es un verdadero placer este encuentro de diálogo y de fraternidad. Todos somos hermanos – afirmó el Pontífice – y donde hay hermandad hay paz. Somos hijos de Dios, todos, agregó. Y nosotros, como ha dicho Su Eminencia [el Cardenal Jean-Louis Tauran] tenemos un Padre común en la tierra, Abraham. Y a partir de aquella primera “salida” de Abraham – subrayó el Papa – hemos llegamos, hasta hoy, todos juntos. Somos hermanos y, como hermanos, todos diferentes y todos iguales, como los dedos de una mano: cinco son los dedos, todos dedos, pero todos diferentes. Doy gracias a Dios, el Señor, dijo el Pontífice, que nos ha ayudado a estar reunidos aquí”.

Antes de concluir sus saludos, el Papa Francisco puntualizó que, “el diálogo entre ustedes, su visita es una verdadera riqueza de hermandad, y, por eso dijo, es un camino hacia la paz, de todos. La paz del corazón, la paz de las familias, la paz de los países, la paz en el mundo”. Le pido a Dios Todopoderoso – oró el Papa – que los bendiga a todos, y a ustedes les pido que, por favor, recen por mí. Muchas gracias.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).