Cáritas Castrense envía a Ceuta 2.000 kilos de ropa para los migrantes alojados en el CETI

La Comandancia General de Ceuta ha entregado esta semana a la Dirección del CETI un total de 19 palés con dos toneladas de ropa para «cubrir las necesidades» de los migrantes acogidos en ese equipamiento.

El acto ha tenido lugar este lunes en la Terminal de Transporte de la Unidad Logística (ULOG) número 23, cuya colaboración ha sido necesaria para el transporte y entrega de las donaciones de Caritas Castrense a raíz de una campaña iniciada en Getafe.

Esta institución de la Iglesia Castrense, integrada dentro de la Confederación de Cáritas Española, está formada por «entusiastas y dedicados voluntarios» que, tanto en su sede Central como en las Cáritas Parroquiales Castrenses, tienen como objetivo primordial «desarrollar el intercambio cristiano de bienes en su entorno y atender a los más necesitados, siempre en colaboración y complementariedad con el resto de Cáritas Diocesanas de España»,.

Además, desde su etapa fundacional Cáritas Castrense viene desarrollando de forma ininterrumpida «una intensa labor de respuesta humanitaria a las emergencias que se declaran en cualquier región del mundo mediante la puesta en marcha de campañas específicas de ayuda a las víctimas o personas más desfavorecidas», segú ha recordado este martes la COMGECEU en una nota a los medios.

La participación de las Fuerzas Armadas españolas en estas emergencias sirve para encauzar y hacer llegar la ayuda «a quienes realmente la necesitan», como los niños de Yibuti, Irak, o Koulikoro (Mali), zona esta última donde se encuentra desplegado un contingente de militares de la ciudad autónoma. Además, anualmente, Caritas Castrense lleva a cabo numerosas acciones de sensibilización dirigidas a «impulsar la solidaridad en el conjunto de la sociedad».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).