Más atención para las víctimas de abusos, el compromiso de la Comisión Pontificia

«Responder directamente a las víctimas, cuando escriben a la Santa Sede».  Es la necesidad expresada por la Comisión Pontificia para la protección de los menores , reunida durante tres días en el Vaticano, que en el comunicado final aconseja «prestar atención a la correspondencia y dar respuestas inmediatas y personales», acción considerada «un componente en el avanzar de la transparencia».

La Comisión vaticana se dice «consiente que dicha tarea sea particularmente ardua, teniendo en cuenta el amplio volumen y la naturaleza de la correspondencia, que requiere recursos y procedimientos claros y específicos». Por otro lado los miembros han acordado enviar al Papa posteriores recomendaciones de someter a su consideración. Otro elemento esencial de la lucha a los abusos sexuales en la Iglesia son consideradas las Líneas Guía de la Comisión Pontificia para la protección de los menores: «un instrumento – se recuerda – fuertemente apoyado por el Papa Francisco».

Los miembros de la Comisión han reiterado también su voluntad de trabajar junto a la Congregación para la doctrina de la Fe en el comunicar las Líneas Guía a las Conferencias Episcopales y a las congregaciones religiosas, ya sea directamente que a través del sitio de la comisión (www.protectionofminors.va).

El comunicado recuerda además que la plenaria ha precedido a un evento sobre educación y prevención, llevado a cabo en la Pontificia Universidad Gregoriana y promovido por el Centro para la Protección de los Menores – instituido en ese ateneo –  y por la Congregación para la Educación Católica. En este acto, focalizado de manera particular en América Latina, han tomado parte más de 150 personalidades, entre las cuales el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, y diversos responsables de dicasterios vaticanos.

(RC- RV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).