Nuestra «orquesta» diocesana, se va rejuveneciendo y afinando poco a poco…! (Parte II)

Mons. Ángel Pérez Pueyo           Estoy persuadido de que si continuamos en esta dirección y somos pacientes lograremos impulsar todas nuestras comunidades cristianas, grupos apostólicos, movimientos, cofradías, prelatura, asociaciones… y responder así a sus propias expectativas y a las necesidades de los demás… Y, no tardando mucho, cada uno se sentirá no sólo integrado sino partícipe de este hermoso proyecto eclesial. Mi único deseo ahora es reavivar la vocación específica de cada [email protected] comprometido, de cada [email protected] y de cada sacerdote, tenga la edad que tenga.

Como habéis podido captar no se trata de una simple reestructuración o reorganización de la Diócesis sino de una profunda revitalización personal e institucional. Sólo así, cada uno podrá descubrir las gracias con que Dios le ha adornado, las valorará y las cultivará y él mismo se convertirá incluso en mediación privilegiada para llamar e invitar a otros a servir a Dios en los demás, sobre todo como sacerdotes. Descubrirán el papel fundamental, como «primer violín» (‘concertino’), que tienen en nuestra «orquesta», los sacerdotes, ya que de ellos dependerá que cada uno de nosotros pueda estar bien afinado (templado espiritualmente) y conseguir que se armonice (conjunte) nuestro timbre de voz con el de los demás.

En el mes de febrero del año pasado, el Sr. Arzobispo de Zaragoza, don Vicente Jiménez Zamora, nos animó a los obispos de las diócesis aragonesas a poner nuestras Diócesis en clave de misión y a evangelizar con planteamientos nuevos. Desde esa instancia, escribimos conjuntamente una carta pastoral titulada: «Iglesia en Misión al servicio de nuestro pueblo de Aragón». Las unidades pastorales: instrumento de comunión para la misión.

Desde entonces se está revisando en profundidad nuestra tarea pastoral, reavivando el ardor evangelizador de los sacerdotes, consagrados y laicos e impulsando equipos en misión, integrados por uno o dos sacerdotes, [email protected] y un puñado de [email protected] cualificad@s.

En los días 27 y 28 de febrero nos reunimos en Peralta de la Sal todos los obispos de Aragón con sus respectivos vicarios y arciprestes para revisar las orientaciones y líneas de actuación que establecía la citada Carta Pastoral. Cinco de nuestros animadores de la comunidad dieron un hermoso y profundo testimonio de su experiencia personal. Fueron, sin duda, la estrella del encuentro.

En nuestra Diócesis, desde hace varios años, se contaba ya con la colaboración de una docena de cristianos, «animadores de la comunidad», que venían colaborado con los párrocos en la atención pastoral de algunos núcleos pequeños del Pirineo, asistiéndoles en sus actividades pastorales y convocando a los fieles para una celebración religiosa. Esta valiosa colaboración ha permitido una presencia periódica de la Iglesia en parroquias rurales, según la población. Las celebraciones han sido, al menos, mensuales (unas, con el sacerdote y otras, con el «animador»).

Durante este curso nos habíamos propuesto extender este espíritu misionero al resto de la Diócesis, especialmente en núcleos de mayor población. Gracias a algunos párrocos que han logrado ver el alcance evangelizador y su fecundidad, se ha logrado involucrar a una virgen consagrada de Barbastro y a casi  treinta y cinco [email protected] de las parroquias de Monzón, Binéfar, San Esteban de Litera y Tamarite, constituyendo «equipos de misión» (un sacerdote, alguna religiosa donde hubiera disponibilidad y uno o dos seglares). Cada equipo se ocuparía de toda la actividad pastoral de una zona geográfica. En estos días, desde la comunidad de origen, se está haciendo la celebración del envío de cada uno de los animadores de la comunidad.

Como veis, son pequeños pero elocuentes signos del Espíritu, caricias que Dios ofrece para hacernos sentir que vamos en la dirección que el Papa Francisco está queriendo resituar a la Iglesia.

Por medio de estas líneas querría haceros partícipes del gozo y emoción contenida de vuestro pastor, hermano y amigo que comparte con vosotros el mismo camino. Agradezco y felicito a los agraciados. Y animo a todos a no tener miedo de ofrecerse y responder con generosidad al Señor. Ya sólo nos quedaría que San José nos regalase los doce sacerdotes nacidos en nuestras tierras que garantizasen nuestra supervivencia como Diócesis de Barbastro-Monzón.

Con mi afecto y bendición.

+Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 112 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.