Estudiantes de la UCV ofrecen sesiones de podología en Casa Caridad

Estudiantes de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ofrecen sesiones de podología en la Casa de la Caridad, en virtud de un convenio de colaboración que han firmado ambas entidades para llevar a cabo actividades solidarias como es la asistencia podológica entre los más desfavorecidos.

Así, alumnos del Grado en Podología de la UCV, tutelados por un profesor, acudirán dos veces al mes al Multicentro de Benicalap y a la sede de la asociación en el Paseo de la Petxina para tratar y curar las principales dolencias en los pies que sufren las personas sin hogar. Este colectivo, debido a sus periodos de vida en la calle y al uso continuado de calzado en mal estado, llega a Casa Caridad con multitud de problemas podológicos.

“La UCV forma estudiantes comprometidos con la sociedad. Así, esta experiencia en Casa Caridad es enriquecedora para ellos, tanto a nivel personal como profesional. Queremos una universidad cercana y al servicio de la sociedad, y especialmente de las personas más necesitadas, en la que la máxima evangélica de la acogida pueda también estar presente en nuestro ejercicio profesional cotidiano”, ha señalado Julio Herrero, decano de la Facultad de Fisioterapia y Podología, a raíz del acuerdo.

Esta colaboración refuerza el servicio que actualmente presta Casa Caridad, donde cada semana acuden profesionales del sector de manera voluntaria. Casa Caridad Valencia es una institución benéfica privada, declarada de utilidad pública, dedicada a resolver las necesidades más básicas de las personas sin hogar y en riesgo de exclusión social. Actualmente sus servicios incluyen comedores sociales, albergues, escuelas infantiles, centro de día, programas de higiene y salud, salidas de ocio y tiempo libre y programas de búsqueda de vivienda y empleo.

(UCV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).