“Hay que acompañar y orientar a las parejas con ojos de amor misericordioso y acogida compasiva”

Nueve prelados y más de cien sacerdotes participaron en el XXXVI Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de Iglesia en Castilla (formada por las diócesis de Ávila, Burgos, Ciudad Rodrigo, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora).

El encuentro, que se desarrolló desde el 5 al 8 de marzo en Villagarcía de Campos (Valladolid) abordó la preparación al matrimonio desde las perspectivas pastorales de la exhortación apostólica Amoris laetitia (capítulos VI y VII).

En los dos últimos Encuentros de Villagarcía (2015 y 2016) la reflexión giró sobre la vigorosa llamada del papa Francisco a la salida misionera y la imprescindible “conversión pastoral” (EG 25-33) que debe darse en nuestra Iglesia para vivir y anunciar la alegría del Evangelio. En respuesta a esta llamada, Villagarcía 2017, supone una oportunidad para promover un impulso evangelizador que coordine en torno a la familia la catequesis, la pastoral juvenil, la pastoral familiar, etc.

Iglesia en Valladolid entrevista al sacerdote Ángel García Revilla, secretario de los obispos de la Iglesia en Castilla.

¿Qué balance hace de este XXXVI encuentro?

Ha sido muy positivo por varias razones. No solo por la reunión de los obispos, vicarios y arciprestes de la región, sino también por la presencia en la misma de los delegados de Familia y Vida y de los responsables de los centros de orientación familiar, que nos han manifestado sus inquietudes y han aportado alegría y esperanza.

Las perspectivas pastorales de Amoris laetitia son muy amplias ¿Por qué han considerado oportuno comenzar por la preparación al matrimonio?

La propuesta de don Ricardo recogía las palabras del Papa: “Invito a las comunidades cristianas a reconocer que acompañar el camino del amor de los novios es un bien para ellas mismas…” Hay que transmitirles la alegría del Evangelio y partir para ello de la preparación remota, de la educación afectivo sexual en la adolescencia y juventud. Continuar con la preparación próxima, que exige una renovación, y concluir con la inmediata, la celebración ¿Y cómo celebrar el amor conyugal, la alianza de amor de Dios con esa pareja? Ahí es donde se quiere poner el acento: En acompañar, acoger, orientar y aceptar las situaciones de fragilidad de las parejas con ojos de amor misericordioso y acogida compasiva.

¿Por qué las parejas son hoy en día tan reacias al matrimonio?

Rechazo al compromiso, anticlericalismo… No es una respuesta fácil, porque la secularización se da en todos los estamentos y las parejas, ahora, no entienden el sentido del sacramento. En la medida que vayamos desde atrás, preparando y ofreciendo sin prejuicios, podremos ayudar a redescubrir la riqueza del matrimonio. Conisdero que no hay tanto una actitud “anti” como de desconocimiento.

¿En qué aspectos sería bueno incidir para revertir la situación?

Sería bueno darnos cuenta de que es necesario renovar nuestra pastoral familiar y buscar nuevos itinerarios de preparación al matrimonio. Hay que volcarse en las parejas desde la comunión, la armonía y la colaboración de todos.

¿Es necesario “enseñar a amar” desde pequeños?

Esa es la gran tarea: Enseñar a amar desde pequeños. Solo cuando se conoce bien lo que es el amor en el seno de una familia, o de una comunidad, se consigue vivir de otra manera el noviazgo y el matrimonio.

¿Qué pautas específicas o método de trabajo se han puesto sobre la mesa para desarrollar en las diferentes diócesis?

Todas las diócesis asumen lo recibido y luego cada obispo, con su consejo pastoral, va discerniendo qué es lo que más conviene y qué pautas y orientaciones debe asumir. En este encuentro ha habido unanimidad en la necesidad de coordinarnos entre las diócesis y, dentro de una misma díocesis, entre las parroquias.

Una de las propuestas es la de mejorar, pero también ampliar los cursos de preparación al matrimonio ¿No se corre el riesgo de un mayor rechazo?

Es normal que si la oferta es más amplia suscite un rechazo, pero si se presenta bien y se asume la necesidad de hacerlo, las parejas lo acogerán sin recelo, porque en definitiva lo que se va buscando y lo que se ofrece es un bien para ellas.

¿Qué conclusiones destacaría de las ponencias del obispo de Bilbao, Mario Iceta?

Fueron un aire fresco, un aliento para saborear Amoris laetitia. Hay que garantizar la madurez necesaria en las parejas que van casarse, sin condenarlas y siempre desde una mirada acogedora y misericordiosa.

(Archidiócesis de Valladolid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).