Miguel Garrigós: «El gran anhelo es que cada familia tenga a Jesucristo como centro»

La Delegación de Familia y Vida en la Archidiócesis de Toledo lleva trabajando durante años en la labor de acompañamiento y ayuda a muchas familias de la diócesis, pero en los últimos años ha desarrollado nuevos proyectos que le han ayudado a obtener, en octubre pasado, el premio de la revista «Misión» como institución caracterizada en la promoción y defensa de la familia.

En el mes de la vida y ante la celebración de la Jornada por la Vida, el próximo 25 de marzo, conversamos con su delegado diocesano, el sacerdote Miguel Garrigós quien desde 2011 coordina y dirige los trabajos de este organismo que nos sorprende cada año con distintos proyectos genuinos y evangelizadores.

¿Cómo es su experiencia pastoral como delegado de Familia y Vida?

Es una experiencia muy gozosa donde recibo y aprendo muchísimo y, sobre todo, el contacto con tantas familias que están viviendo con mucho entusiasmo su vocación es algo increíble. Todo ello es una satisfacción muy grande para mí como sacerdote en este cometido pastoral que asumí desde 2011.

¿Qué balance podría hacer de estos últimos años en la pastoral con las familias?

Muy positivo. Se ve que Dios mueve muchos corazones porque, gracias a la colaboración de muchos matrimonios, los proyectos pueden salir adelante. Son estas propias familias las que no sólo viven el evangelio sino que extienden el evangelio; tal como nos indica Amoris Laetitia: las familias no sólo son objetos de evangelización sino sujetos de evangelización.

La labor anterior también es muy encomiable donde se percibe el trabajo de muchos matrimonios en esta área junto con sacerdotes excelentes. Ahora nos toca continuar esa labor de la que hemos recogido el testigo y trabajar en comunión con nuestro arzobispo que tiene un empeño muy grande en el trabajo de la pastoral familiar y, de hecho, buena parte de los éxitos de los trabajos se debe a él mismo porque está muy pendiente: apoyando, supervisando y animando toda la labor.

¿Nos podría hablar del encuentro de familias en Fátima que se desarrolla todos los veranos?

Se trata de una experiencia pastoral que se lleva celebrando desde 2006 y que las últimas ediciones han tenido lugar en Fátima. Son las familias al completo las que pueden disfrutar de unos días de descanso y formación. Se trata de una puesta a punto de la familia donde todas las que participan coinciden en que quedan renovadas en muchos aspectos para empezar con fuerza el nuevo curso pastoral.

Durante los últimos meses se han presentado los nuevos materiales que sirven de apoyo para las parejas que se preparan al sacramento del matrimonio. ¿Qué es lo que se pretende con esta renovación?

Lo que se pretende es que cada persona encuentre su vocación al amor y la viva en plenitud. Nosotros pretendemos con estos materiales ayudar a discernir en la vocación matrimonial.

En esa preparación al amor uno de los grandes proyectos de la fundación COF (Centros de Orientación Familiar) es la educación afectivo-sexual de los adolescentes y jóvenes con el proyecto «YOENTI» cuyos talleres han podido aprovechar más de 4.000 jóvenes.

Junto con la Delegación de Juventud y Adolescencia organizamos los encuentros de novios; se trata de una preparación al matrimonio de manera pausada. Lo que se pretende es que la formación sea sólida, propiciando el encuentro con Jesucristo; queremos que sea un momento evangelizador. Todo ello no sería posible sin la inestimable ayuda de tantos matrimonios y sacerdotes que dedican su tiempo para que esta tarea sea fructuosa.

La Delegación está apostando por apoyar situaciones familiares difíciles. ¿Cómo se están desarrollando estos proyectos?

Hemos querido secundar la expresión del Papa cuando nos invita a «acompañar a las familias con fragilidad». Por un lado, la fundación COF está ayudando a muchas familias ante problemas de distinta índole. Y, por otro, también vemos que es necesario acompañar a las personas que, por distintas razones, han fracasado en su matrimonio. En este contexto: tenemos el grupo «Santa Teresa» de mujeres separadas que está siendo una bendición porque se trata de un grupo de mujeres que están llevando un proceso de sanación muy interesante y con ello poder encontrar su sitio en la Iglesia.

Es interesante también resaltar el trabajo de acompañamiento que se realiza a parejas de personas divorciadas vueltas a casar. Se trata de un grupo más reducido y la idea es acompañarles, acogerles y que ellos mismos también vayan descubriendo su camino dentro de la Iglesia.

¿Cómo es el trabajo con estas personas que han sufrido una separación matrimonial y qué es lo que se advierte desde la labor pastoral?

Requiere tener capacidad de sufrimiento porque son personas que han sufrido a lo largo de sus vidas y que comparten ese dolor. Podemos comprobar que estas personas, tras pasar un tiempo, se sienten aliviadas y parte de la Iglesia. No deja de ser un trabajo arduo, pero merece la pena por los frutos que se cosechan. Por eso quiero aprovechar para animar a los que se puedan encontrar en esta situación y que quisieran conocer este acompañamiento para que se pongan en contacto con nuestra delegación diocesana.

Otro de los proyectos que está funcionando es el de «Family Rock». ¿Cuál es el balance?

Se trata de un acompañamiento a los recién casados a través del correo electrónico. El sistema que seguimos es hacer llegar un material a los matrimonios que acaban de recibir el sacramento; la novedad de este curso es que esta iniciativa se ha cristalizado en un encuentro físico de estos matrimonios noveles.

Tratamos de situarnos en la realidad de los recién casados para ayudarles en las dudas que pudieran surgir. Nosotros aportamos ideas, les invitamos a realizar actividades como por ejemplo ver alguna película juntos para comentarla posteriormente.

Toda la información que se envía a través del correo electrónico está recogida en un blog albergado dentro de la propia web de la delegación.

La revista «Misión» ha celebrado, el pasado mes de octubre, la sexta edición de sus premios a diferentes organismos y personas que trabajan incansablemente en favor de la institución familiar, concediendo el premio «Institución» a la Delegación ¿Qué ha supuesto la concesión de este premio para todo el equipo?

Nos sentimos muy agradecidos por este reconocimiento y no cabe duda que también es un estímulo, pero pienso que queda mucho por hacer porque hay muchas familias que precisan de nuestra ayuda. Por una parte crece el deseo de evangelizar y por otra nos dispone a estar atentos a lo que el Señor nos pueda pedir: ser creativos y estar muy pendientes a situaciones a las que aún no se está llegando y este premio nos recuerda que tenemos que seguir trabajando para llegar a todos los que no están.

¿Qué espera y desea del trabajo de la Delegación de Familia y Vida?

El gran anhelo es que cada familia tenga a Jesucristo como centro; es la única manera para que cada familia viva muy feliz en medio de las dificultades. Y el gran sueño es que cada familia de la diócesis, en la situación en la que se encuentre, pueda cumplir en plenitud su vocación.

Dos proyectos innovadores: «La Casa del Padre» y «Familias de Emaús»

Uno de los últimos proyectos novedosos de la Delegación es el conocido con el nombre de «Bebet-Ab» que traducido del hebreo significa «La Casa del Padre» y que pretende la formación en Sagrada Escritura siguiendo la pauta marcada por el plan pastoral diocesano para este curso. Se pretende que las familias tengan un contacto directo con la Palabra de Dios. Es Lectio Divina para las familias de una manera profunda pero sencilla.

Delegación envía mensualmente, a través del correo electrónico, un tema a las familias junto con una explicación bíblica del mismo, además de un texto para que se realice oración en familia semanalmente. No deja de ser una ayuda sencilla para que las familias puedan practicar la lectio divina y puedan ir profundizando cada vez en la Sagrada Escritura.

Además la delegación cuenta con el apoyo de Canal Diocesano que mensualmente dedica un programa a esta temática y en el que varias familias participan y practican el modo de orar en familia con los textos que enviados desde la Delegación para que pueda servir de ayuda a otras familias de la diócesis. La idea es quitar miedos y demostrar que es sencillo y que se puede llevar a cabo fácilmente.

Otro de los proyectos novedosos es el conocido con el nombre de «Familias de Emaús», proyecto conjunto de Cáritas Diocesana y la Delegación, con el que se pretende acompañar a una serie de familias con las que ya se trabaja socialmente en Cáritas y se pretende hacer un camino juntos: se unen familias que trabajan en la Delegación con familias con las que trabaja Cáritas. Se sirven de los materiales de la Escuela de Familias donde todos los participantes aportan. Se trata de un proyecto familiar al completo donde participan los matrimonios junto con sus hijos

(Juan Francisco Pacheco – Archidiócesis de Toledo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).