Día del Seminario

Mons. Antonio Cañizares         Celebramos, como todos los años, el Día del Seminario, “corazón de la diócesis”, como le llamó el Concilio Vaticano II. El Seminario es la institución que la Iglesia utiliza para que siga habiendo sacerdotes. Una institución eclesial verdaderamente entrañable en la que nos sentimos implicados toda la Iglesia diocesana y que debiera constituir una solicitud y una preocupación común de todos: sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles cristianos laicos. El porvenir religioso de una diócesis depende en gran parte del Seminario diocesano, sencillamente porque la vitalidad espiritual de ella depende de que tenga sacerdotes.

Nadie de la Iglesia debería sentirse ajeno al Seminario, que tiene la delicadísima responsabilidad de acoger, seleccionar, formar, fructificar las vocaciones sacerdotales, problema capital de la Iglesia de nuestro tiempo. En el Seminario tenemos puestas nuestras esperanzas porque en él se forman los que han sido llamados por Dios al sacerdocio, para que puedan llegar a ser, por el Sacramento del Orden, imagen viva, presencia sacramental, de Jesucristo, Sacerdote, Buen Pastor que ha venido al mundo para dar su vida por todos los hombres, para que todos tengan vida.

¿Qué sería del mundo sin Jesucristo? ¿Qué sería del mundo sin sacerdotes, elegidos, llamados y consagrados para llevar a Cristo a los hombres, para que los hombres crean y vivan por Él? Si desapareciera el sacerdocio, todavía podría seguir existiendo la fe, pero lentamente se extinguiría en una agonía implacable la riqueza espiritual antes existente en una comunidad determinada. Los sacerdotes, por ello, son esperanza fundamental para la Iglesia y el mundo de mañana.

Con esta Jornada se intenta sensibilizarnos a todos sobre la realidad, necesidad y sentido de las vocaciones sacerdotales y del Seminario. Es una tarea muy crucial y una prioridad muy importante y principalísima para la vida y futuro de la Iglesia. La Iglesia del mañana pasa a través de los seminarios de hoy. Con el pasar del tiempo, la responsabilidad pastoral ya no será nuestra, pero ahora sí es nuestra y nos obliga. Cumplirla con celo es un gran acto de amor hacia la grey. Atender con verdadera atención y total solicitud al Seminario y a todo lo relacionado con él, cuidar de que haya vocaciones y cultivarlas es el mejor servicio a la Iglesia de mañana.

Por ello, con esta jornada o “Día del Seminario” se pretende que toda la comunidad diocesana, y la sociedad en general, se acerque afectiva y efectivamente al Seminario Diocesano. Que se promuevan nuevas vocaciones sacerdotales entre los miembros más jóvenes de nuestra Iglesia y que toda la Diócesis sienta su propia responsabilidad sobre las vocaciones sacerdotales.

El problema de las vocaciones sacerdotales es problema fundamental de la Iglesia; es condición esencial para la vida de la Iglesia, de su misión y de su desarrollo; es una comprobación de su vitalidad espiritual y es la condición misma de esta vitalidad, signo inequívoco de su salud interior en un país.

Para hacerles acoger con entusiasmo a los jóvenes el don y la gracia de la llamada que Dios les dirige a ser sacerdotes es necesario que este ideal se les presente en su auténtica realidad y con todas sus severas exigencias como donación total de sí al amor de Cristo (cf. Mt 12, 29) y como consagración irrevocable al servicio exclusivo del Evangelio. Y para conseguir esto, el testimonio de un sacerdocio ejemplar vivido, o el valor de una vida religiosa que se muestra en concreto en las distintas instituciones reconocidas por la Iglesia, tiene un peso considerable, más aún, preponderante. Una comunidad que no vive generosamente según el Evangelio no puede ser sino una comunidad pobre en vocaciones.

Nuestra Diócesis, gracias a Dios, ha sido y está siendo bendecida por bastantes vocaciones en un tiempo aparentemente de “sequía” vocacional. Señal de que Dios, al mismo tiempo, la está también enriqueciendo en vida teologal y cristiana, con sacerdotes ejemplares y con comunidades cristianas vivas, donde “se tiene despierta la fe y se mantiene el amor de Dios”, donde se hace posible el encuentro con el Señor, se enseña a orar y a mantener el “trato de amistad con Él”, el Tú a tú que les lleve a los jóvenes a decir: “Señor, ¿qué quieres que haga?”.

Es esta una responsabilidad grande que tiene nuestra Diócesis si con tanta generosidad ha sido bendecida por Dios, con no menor responsabilidad estamos llamados todos a continuar fortaleciendo esa vitalidad cristiana de nuestras comunidades y a proseguir mejorando sin cesar la calidad de nuestro Seminario diocesano. No podemos enterrar el “denario” que el Señor nos ha entregado; es necesario que lo hagamos fructificar, que lo acrecentemos con nuevas y abundantes vocaciones al servicio de la Iglesia diocesana, o de otras iglesias, sencillamente, al servicio de la Iglesia una, única y universal. Si recibimos es para dar. Cuanto más demos más estaremos fortalecidos. Nuestra diócesis, como todo en la Iglesia, es ser misionera, compartidora de los bienes que recibe. No podemos quedarnos autocomplacidos porque tengamos muchos y ejemplares sacerdotes, abundantes vocaciones, un gran Seminario.

Por otra parte, pensando en nuestra Diócesis, es preciso que, sin ser pesimistas, tengamos muy en cuenta los tiempos que se nos avecinan: la secularización y la descristianización ya nos tocan, y con fuerza; vamos a experimentar, sin duda, cambios importantes en la población. Todo ello reclama que estemos preparados para los grandes e importantes retos que se nos avecinan, que vamos a tener delante de nosotros en un futuro tal vez no lejano. ¿Qué haremos entonces si no hemos preparado ese momento con nuevas vocaciones sacerdotales capaces de responder a la urgencia evangelizadora?

No olvidemos algo elemental, pero, por ello mismo, básico e imprescindible. La vocación es don de Dios, iniciativa de Dios, gracia suya. Es necesario pedirla. Es preciso que intensifiquemos la oración por las vocaciones: que hagamos preces en todas las Eucaristías que se celebren en nuestra Diócesis; que ofrezcamos frecuentemente la Santa Misa por las vocaciones; que propiciemos encuentros, vigilias de oración, momentos de adoración del Santísimo Sacramento para suplicar por las vocaciones.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 200 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014