El Cristianismo perseguido

Mons. Juan del Río Los mártires de las persecuciones modernas son más numerosos y tan crueles como la de los primeros siglos del cristianismo.

En más de 50 países del mundo ha crecido la violencia contra los seguidores de Jesús. Esta opresión se da en cinco áreas distintas: la vida privada, la vida familiar, la vida en la comunidad, la vida nacional y en la vida de la Iglesia. Los países donde este avasallamiento es mas intenso son: Somalia, Corea del Norte, Eritrea, Afganistán, Maldivas, Irak, Irán, Arabia Saudí, Yemen, Siria, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, Egipto, México, Sudán e India. Son más de 9.000 cristianos los que han muerto en el último año a causa de su fe. Las estadísticas también muestran que por lo menos 2.300 iglesias fueron atacadas o dañadas. También, los cristianos son tratados como ciudadanos de segunda categoría en muchas naciones.

El deterioro de los Derechos Humananos es total en esas zonas de mundo. Para el islamismo radical, el principio de la libertad religiosa no existe debido a su pretensión de islamizar todo el planeta poniendo en marcha una resistencia global (yihadismo global). El Papa Francisco en varias ocasiones ha denunciado esa situación: “ruego, imploro humildemente a esos países que den libertad a los cristianos para poder celebrar su culto y vivir su fe, teniendo en cuenta la libertad que los creyentes del Islam gozan en los países occidentales”.

Tampoco el fundamentalismo laicista, tan de actualidad en nuestra cultura occidental, respeta la libertad religiosa, porque pretende negar la dimensión social del Hecho Religioso y la dimensión religiosa de la persona, queriendo reducir la fe cristiana a un hecho privado, reducido al intimismo de la conciencia y vivido en el silencio de cada uno. Sin decirlo, revela una concepción totalitaria del Estado que pretende invadirlo todo.

¿Y todo esto por qué? Pues porque se cumplen las palabras de Jesús: “seréis odiados por todos a causa de mi Nombre”. Unos u otros perseguidores no soportan la luz de nos ha traído Cristo: de salvación y cercanía de lo divino, del perdón a los enemigos, de una caridad sin limites, de una fraternidad universal, y de una cultura de la paz que promociona a los pueblos.
+ Juan del Río
Arzobispo Castrense

Mons. Juan del Río
Acerca de Mons. Juan del Río 117 Articles
Mons. D. Juan del Río Martín nació el 14 de octubre de 1947 en Ayamonte (Huelva). Fue ordenado sacerdote en el Seminario Menor de Pilas (Sevilla) el 2 de febrero de 1974. Obtuvo el Graduado Social por la Universidad de Granada en 1975, el mismo año en que inició los estudios de Filosofía en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, obteniendo el título de Bachiller en Teología en 1979 por la Universidad Gregoriana de Roma. Es doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1984). Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis de Sevilla. Comenzó en 1974 como profesor en el Seminario Menor de Pilas, labor que ejerció hasta 1979. De 1976 a 1979 regentó la Parroquia de Sta. María la Mayor de Pilas. En 1984, una vez finalizados los estudios en Roma, regresó a Sevilla como Vice-rector del Seminario Mayor, profesor de Teología en el Centro de Estudios Teológicos, profesor de Religión en el Instituto Nacional de Bachillerato Ramón Carande y Director espiritual de la Hermandad de los Estudiantes de la Universidad sevillana. CARGOS PASTORALES En los últimos años como sacerdote,continuó su trabajo con los jóvenes e inició su labor con los Medios de Comunicación Social. Así, desde 1987 a 2000 fue capellán de la Universidad Civil de Sevilla y Delegado Diocesano para la Pastoral Universitaria y fue, desde 1988 a 2000, el primer director de la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (ODISUR). Además, colaboró en la realización del Pabellón de la Santa Sede en la Expo´92 de Sevilla, con el cargo de Director Adjunto, durante el periodo de la Expo (1991-1992). El 29 de junio de 2000 fue nombrado obispo de Jerez de la Frontera y recibió la ordenación episcopal el 23 de septiembre de ese mismo año. El 30 de junio de 2008, recibe el nombramiento de Arzobispo Castrense de España y Administrador Apostólico de Asidonia-Jerez. Toma posesión como Arzobispo Castrense el 27 de septiembre de 2008. El 22 de abril de 2009 es nombrado miembro del Comité Ejecutivo de la CEE y el 1 de junio de 2009 del Consejo Central de los Ordinarios Militares. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro del Consejo de Economía y de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde marzo de 2017. Ya había sido miembro de esta Comisión de 2002 a 2005 y su Presidente de 2005 a 2009, año en que fue elegido miembro del Comité Ejecutivo, cargo que desempeñó hasta marzo de 2017. El 20 de octubre de 2011, en la CCXXI reunión de la Comisión Permanente, fue nombrado miembro de la "Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia".