Con los obreros y los pobres

Mons. Jaume Pujol Uno de los pontificados que ha dejado mayor huella en la historia ha sido el de León XIII, quien fue Papa durante 25 años, en un tiempo de grandes convulsiones políticas y sociales.

Fue un Papa longevo, ya que murió a los 93 años, y fue el primero que alcanzó a ver el siglo XX, con todos sus avances y contradicciones. Como detalle curioso, fue también el primero del cual se conserva una grabación cinematográfica. Tantas eran las novedades que presenció, que su encíclica más famosa la tituló Rerum Novarum ‘De las nuevas cosas’. Fue la primera gran aportación a lo que se ha denominado doctrina social de la Iglesia. Un párrafo de esta encíclica describe su modo de interpretar los sucesos que desembocaron en el «problema obrero»: «Disueltos en el pasado siglo los antiguos gremios de artesanos, sin ningún apoyo que viniera a llenar su vacío, desentendiéndose las instituciones públicas y las leyes de la religión de nuestros antepasados, el tiempo fue insensiblemente entregando a los obreros, aislados e indefensos, a la inhumanidad de los empresarios y a la desenfrenada codicia de los competidores.» El Papa deploraba la opresión y virtual esclavitud de muchos pobres por parte de «un puñado de gente muy rica», y exigía salarios justos y derecho a fundar sindicatos, aunque rechazaba el socialismo, que entonces era sinónimo de oposición a la propiedad privada y a la religión. Desde su encíclica pionera en este terreno, la mayoría de sus sucesores hicieron valiosas aportaciones, conscientes de que la doctrina social no es para la Iglesia un adorno, sino que forma parte de su esencia, ya que si bien se dirige al individuo no lo hace de forma aislada, sino también en su sociabilidad, y de este modo pretende fecundar la sociedad con el mensaje del Evangelio. Pío XI no rehuyó escribir contra las dictaduras de su época, sobre todo el nazismo y el comunismo; Pío XII divulgó la idea de un derecho natural anterior a todo ordenamiento positivo; Juan XXIII y Pablo VI en la Mater et Magistra y Populorum Progressio actualizaron el mensaje cristiano a la sociedad de la segunda mitad del siglo XX. El Concilio Vaticano II ofreció con la constitución pastoral Gaudium et spes un extraordinario documento sobre las grandes cuestiones de la Doctrina Social. Juan Pablo II redactó tres encíclicas sociales, entre ellas Sollicitudo rei socialis. Hasta llegar al papa Francisco y su encíclica ecológica Laudato si’. Son textos para ser leídos. Muestran que la religión no puede refugiarse en el ámbito privado, ni en las sacristías, sino que tiene mucho que decir para orientar la vida social de acuerdo con la doctrina de Cristo.

† Jaume Pujol Balcells Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.